Mundo Deportivo / 23 de septiembre de 2023

Dribles mágicos y canastas luchadas: descubre el mundo del baloncesto barranquillero

Romario Quintero

Titanes de Barranquilla es el club más grande en esta disciplina a lo largo de la historia de este deporte en la ciudad.

Así se juega el baloncesto en diferentes zonas de la ciudad de Barranquilla.

En las calles de Barranquilla, un deporte emergió con fuerza y pasión en la década de 1950; el baloncesto. Lo que comenzó como una afición local pronto se convirtió en una parte integral de la identidad deportiva de esta vibrante ciudad.

Fue en el emblemático Barrio Abajo donde se dieron los primeros pasos del baloncesto barranquillero. Jóvenes entusiastas, con sueños de grandeza, se reunían en canchas improvisadas para jugar y perfeccionar sus habilidades. La pasión y el talento desbordante se hicieron evidentes, y así nació el germen de lo que se convertiría en una potencia del baloncesto colombiano.

En la década de 1960, Barranquilla vio florecer su amor por este deporte con la creación de los primeros equipos representativos. Surgieron clubes como los Tiburones y los Caimanes, que rápidamente ganaron reconocimiento a nivel nacional. Sus jugadores talentosos y carismáticos cautivaron a los aficionados, llenando los estadios con entusiasmo y energía.

El baloncesto barranquillero alcanzó su punto más alto en la década de 1980, cuando el equipo local, logró conquistar múltiples campeonatos nacionales.

Caimanes fue un equipo grande y glorioso. Llenaba y hacía vibrar el coliseo Elías Chegwin. El quinteto que representaba a Barranquilla en el torneo profesional de baloncesto en ese tiempo era uno de los equipos más grandes y sus aficionados llenaban las gradas cada partido que jugaban.

Lindo, Mathews, Vargas, Fuentes, Joubert y Sinclair, integrantes del equipo de Caimanes de 1996.

Antes de que las emociones de este deporte se apagaran en la ciudad, por diferentes motivos (principalmente el económico), los reptiles levantaron tres trofeos en 1995, 1997 y 1998.

“Sí, yo jugué dos finales con Caimanes. En 1995 ganamos, ese fue para mí el mayor recuerdo. Jugué con Antoine Joubert que era espectacular, incluso a mi hijo le puse ese nombre. Para mí ha sido el mejor jugador con el que he compartido y ese fue el mejor equipo que conformé”, comentó Alberto Sinclair, exjugador y figura del baloncesto de nuestro país.

Además de los logros en competencias locales, Barranquilla también ha sido sede de importantes eventos deportivos a nivel internacional. En 2018, la ciudad fue el epicentro de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, donde el baloncesto fue uno de los deportes destacados. Este evento no solo consolidó la posición de Barranquilla como capital deportiva de la región, sino que también brindó una plataforma para que los talentos locales brillaran y se proyectaran hacia el escenario mundial.

“Revivir el baloncesto fue una tarea dura que costó muchos años de inversión y lucha, no fue nada fácil porque la pausa que tuvo este deporte en la ciudad fue por falta de presupuesto, pero demostramos que aquí hay talento y todos pueden confiar en eso”, expresó Tomás Díaz, entrenador de baloncesto en Barranquilla.

Por otro lado, comenzó a surgir la idea de un equipo que resurgió el baloncesto local. En vista de las dificultades económicas y la falta de apoyo en su región, el equipo Cóndores de Cundinamarca decidió prestar su ficha al equipo de baloncesto de la ciudad de Barranquilla. Esta decisión permitió que el baloncesto regresara a la ciudad después de 15 años de ausencia, ya que el último equipo que representó a Barranquilla fue Caimanes de Barranquilla.

Para liderar al equipo, se escogió a Tomás Díaz como entrenador. Díaz es reconocido por su medalla de plata con la selección Colombia de Baloncesto en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018. Inicialmente, se consideró darle al equipo el nombre de su predecesor, «Caimanes de Barranquilla», pero debido a temas comerciales y a la similitud con el nombre del equipo de la Liga Colombiana de Béisbol Profesional, se decidió descartar esta opción.

La Selección Colombia de Baloncesto en el coliseo Elias Chegwin de Barranquilla.

En su primera participación en la Liga Colombiana de Baloncesto, los Titanes contaron con la participación de tres jugadores extranjeros: Michael Sneed, Xavier Roberson y Troy Jones, todos provenientes de Estados Unidos. Además, se sumaron dos jugadores barranquilleros, Jerson Quintana y Moises Parra, así como los colombo-venezolanos Eduardo Torres, José Medina, Héctor Díaz y Jesús Medina.

Actualmente, el equipo tiene en sus palmares siete títulos nacionales y es el equipo más importante en el último tiempo en el baloncesto colombiano.  

Hoy en día, el baloncesto sigue siendo una pasión arraigada en el corazón de Barranquilla. La ciudad cuenta con modernas instalaciones deportivas, programas de desarrollo juvenil y una liga local vibrante que continúa nutriendo y formando a las futuras estrellas del baloncesto.

La historia del baloncesto en Barranquilla es un testimonio del espíritu competitivo y la determinación de sus jugadores, entrenadores y aficionados. Es un legado que se ha transmitido de generación en generación, dejando una huella imborrable en la historia deportiva de esta gran ciudad caribeña.

Este fue uno de los títulos del equipo Titanes de Barranquilla.

+ Noticias


Reversazo en Junior: Carmelo Valencia sigue en el equipo
Los actores de “Betty la fea”, 20 años después
¡En la lupa! MinDeporte revisa viabilidad de los Juegos Panamericanos 2027 en Barranquilla
Los variados sabores del raspao dejan frío a cualquiera