Patricia Escobar
Columnista / 15 de abril de 2023

Lo bueno también es noticia

La mayoría de los seres humanos somos ‘expertos’ en ver todo lo negativo, lo no tan bueno, lo malo, o el lado oscuro de las cosas o la vida. Y más que en verlo, somos expertos en expresarlo, maximizarlo y compartirlo. Hay personas a las que nunca, o casi nunca, se les escucha un comentario bonito, positivo, bueno.

Ahora, de ese mismo modo, los medios nos hemos convertido en expertos en ‘encontrar’ todo lo escabroso, lo morboso, lo desagradable, lo feo. Y lo ‘malo’ no es la búsqueda de las noticias y sus diferentes caras, pero con lo que no estoy de acuerdo es que nunca reporten datos, aspectos, hechos que den una mira menos oscura a la vida.

La crítica, que básicamente es un juicio que puede ser objetivo o subjetivo, la enmarcamos en este último enfoque (el de la subjetividad), y refleja el sentir de una persona que termina por anular la vitalidad de quienes lo rodean.

Personalmente pienso que todo en la vida tiene algo o mucho que destacar. Un día soleado puede ser hermoso, bello, y hasta sano. Pero no falta quien lo critique y le busque, como se dice comúnmente ‘la comba al palo’ y que diga que es lo peor.

Dicho esto, me gustaría resaltar algunas vivencias o acciones de los últimos días.

En Semana Santa, Telecaribe se lució con la programación de Jueves y Viernes. Una programación distinta a la de todos los canales de TV, que repitieron por enésima vez las mismas películas. Aquí hubo transmisiones en vivo, con directos o falsos directos, desde varias poblaciones del Caribe, con notas y música desde los estudios centrales y aportes interesantes por parte de los invitados.

Dicen los que saben que el canal regional marcó un hito histórico con más de 40 horas de transmisión en directo y seis señales en simultánea desde cinco municipios y el estudio central en Barranquilla, que por cierto fue recientemente remodelado por las manos creativas de Maurio Cherkes. Unas 150 personas trabajaron en ese proyecto en el que las limitantes para los espectadores fueron las constantes caídas de la señal, lo que demuestra que Colombia y el Caribe no estás tan conectados como deberíamos estarlo. Hay otros detalles menores para corregir, para seguir en la búsqueda de la excelencia. Pero de mi parte, aplausos para Telecaribe.

En la radio, Emisora Atlántico también hizo un trabajo digno de ser resaltado. El Jueves y Viernes Santo ofreció una programación de lujo conservando su estilo musical, pero presentándolo con otro “vestido”. El Jueves se seleccionaron unos 22 artistas de distintos géneros musicales y se presentó algo llamado Una hora con tu artista favorito, y durante esos 60 minutos hicieron sonar algunos de los temas más reconocidos de artistas y grupo queridos en el Caribe colombiano. El Viernes fueron 24 horas de baladas y boleros, sin escándalos.

Otro hecho al que no se le dio mucha importancia sucedió en las playas del Magdalena, más concretamente en las de Santa Marta y sus municipios costeros cercanos.

Luego de una exitosa temporada de vacaciones de Semana Santa y con el propósito de continuar con las acciones de protección de las diferentes playas que tuvieron una alta carga de turistas durante estos días, se realizó una jornada de limpieza y oxigenación de las mismas. En la zona rural, las playas de Buritaca, Guachaca, Mendihuaca y Don Diego y parte del Parque Tayrona fueron intervenidas. Igualmente las que están en la zona urbana como la Bahía, Los Cocos, El Rodadero, Taganga, Playa Grande, Bello Horizonte, Plenomar, y playas del Aeropuerto. Playa Blanca en su condición de destino bandera azul y en cumplimiento de los requisitos de esta certificación de sostenibilidad tuvo dos jornadas. Lo mejor de esto fue que en la limpieza participaron, de alguna manera, todos los actores turísticos y medioambientales: caseteros, hoteleros, carperos, lancheros, buzos, biólogos y funcionarios de las empresas de servicio público. Aplausos para los samarios.

Y por último, destacable también que, en medio de todo lo oscuro que está el panorama cultural en Barranquilla se hayan producido dos hechos muy destacables: la exposición itinerante de Vicent Van Gogh en la Fábrica de Cultura de Barranquilla. Quienes tuvimos la dicha de visitarla vivimos un recorrido inolvidable por reproducciones de algunas de sus obras. Pudimos ‘visitar’ una reproducción de la habitación del artista y del cuadro ‘Terraza de café’, inspiradas en los famosos lienzos del pintor; acceder a espacios que rinden tributo en clave contemporánea a las obras de ‘Los Girasoles’ y la ‘Noche estrellada’ e ingresar a las salas de inmersión, en las que el espectáculo audiovisual despertaba grandes emociones.

Y el proyecto de arte público Vacasquilla, que lidera la Corporación Luis Eduardo Nieto Arteta, permitió que artistas de la ciudad intervinieran varias vacas en fibra de vidrio, para ampliar el conocimiento ciudadano de nuestro mito fundacional, fomentar las artes plásticas e impulsar y dar visibilidad a los artistas del departamento. ¡Aplausos para todos ellos!

+ Noticias


Fueron bellos y sexis, pero hoy lucen ¡irreconocibles!
Síndrome de Asia: famosas les dicen no a los implantes mamarios
El lustrabotas de abogados, jueces, fiscales y muchos funcionarios
Carlos Capella: reconocimiento a toda una vida de pasión por la fotografía