En la Nota / 23 de enero de 2021

Una obra de arte llamada Lady Gaga

Miredvista.co

La estrella pop, a la que le correspondió interpretar el himno de su país en la posesión del nuevo presidente de EEUU, es considerada una de las ‘Cien mujeres más grandes de la música’ y una de las personas más influyentes del mundo, según Forbes y Time.

La estrella pop ha ganado once Premios Gammy, entre otros. (Instagram)

Su estética, siempre cambiante, sorprendente, provocadora y disruptiva hace que muchos la consideren, en sí misma, una obra de arte ambulante. Millones la aman, pero ella ha sido objeto de bullying y burlas.  Sin embargo, a ella nada parece perturbarla hoy, porque es consciente de que, si por algo se tendrá que recordar estas primeras décadas del siglo XXI será por su revolucionaria presencia en la escena artística internacional.

Es Lady Gaga, la mujer que fue bautizada como Stefani Joanne Angelina Germanotta pero que eligió su nombre artístico en homenaje a Radio GaGa, de Queen, una de sus favoritos, junto a Michael Jackson y David Bowie. La misma que a mediados de la semana que termina erizó no solo a los asistentes a la ceremonia de posesión del presidente Joe Biden con su versión del Himno de los Estados Unidos, sino a los millones de televidentes que acompañaron la transmisión.

Con un imponente vestido rojo y azul enmarcado con un broche dorado de una paloma de la paz, la reconocida artista, de 34 años, se llevó los aplausos de todos los presentes con su sentida interpretación en el Capitolio.

En agosto pasado, Lady Gaga ganó 5 premios MTV. Esa noche fue vestida de forma futurista y con mascarilla. “Usen tapabocas, es unaseñal de respeto”, dijo. (Instagram)

Nació el 28 de marzo de 1986, en Manhattan, Nueva York, y es la hija mayor de un empresario que dirigía una empresa de instalación de wifi para hoteles, y de una alta ejecutiva de la operadora de teléfonos Verizon, de ascendencia italiana y francocanadiense, respectivamente. Creció con comodidades en uno de los barrios más exclusivos de Manhattan. De niña, fue criada como católica romana y estudió en el colegio El Sagrado Corazón, al igual que Paris Hilton.

Su talento comenzó a evidenciarse desde los cuatro años de edad, cuando comenzó a tocar el piano. Compuso su primera canción a los 13 años; a los 14 ya se presentaba en establecimientos de micrófono abierto, y a los 17 entró a la Escuela de Arte Tisch de la Universidad de Nueva York, donde tomó clases de música con gran éxito, por lo que fue víctima de matoneo: algunas de sus compañeras la apodó “germen”, herida por su popularidad y sus resultados.

Sin embargo, la rebelde Stefani no terminó sus estudio; los abandonó para irse a trabajar de camarera. Rondaba los 18 cuando grabó Boys, boys, boys, canción que no tuvo éxito. Su trabajo en un club neoyorkino facilitaron su inmersión en el mundo de las drogas en unos años en los que ella optó por los shows de tipo burlesque. Fue entonces cuando cambió su nombre.

Corría 2007 cuando se unió con Lady Starlight, otra cantante independiente, para presentarse en el festival Lollapalooza, donde fueron aclamadas por el público, con un espectáculo vanguardista que unía el dance y la música electrónica con el pop y el glam rock.Más tarde firmó un acuerdo con Sony/ATV para la distribución de su música.

Al mismo tiempo, llegó a escribir canciones para artistas como Britney Spears, Pussycat Dolls y Fergie.

En el 2008 decidió teñirse de rubia, luego de que la compararan con Amy Winehouse. Dejó de lado sus orígenes rock para optar por la música dance y lanza Just Dance, un debut con el que arrasó en las listas de Cánada y Australia.

La artista neoyorquina siempre es noticia por sus excentricidades. (Instagram)

Ese mismo año su primer disco, The Fame, llegó a conquistar diversos países como Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda y Canadá. En ese momento nació la estrella de fama mundial que conocemos hoy y comenzaron los rumores en torno a su vida, como aquel que asegura que ella es hermafrodita, cosa que a ella le divierte.

En febrero de 2017, esta estrella del pop ya había vendido 31 millones de álbumes y 150 millones de sencillos, algunos de los cuales figuran entre los más vendidos del mundo. Ha recibido 11 premios Grammy, 7 Billboard Music Awards, 18 MTV Music Awards, un Oscar, un Globo de Oro, un Bafta, dos nominaciones al Emmy y un lugar en el Salón de la Fama de los Compositores.

+ Noticias


La línea Home Style de Orlando González
La nueva Señorita Atlántico, sensible, comprometida y apasionada
Selección Colombia: Listo el debut de la ‘expedición Rueda’
Diez canciones clásicas de diciembre para disfrutar de las fiestas