Vida Cultural / 4 de junio de 2022

Británicos festejaron por lo alto jubileo de Isabell II

Un aspecto del imponente desfile de ls fuerzas armadas del Reino Unido con ocasión del Jubileo de Platino de la reina Isabell II.

Zoraida Noriega

Tres días de celebraciones marcaron los 70 años en el trono de la monarca. En las calles de Londres hubo venta de todo tipo de suvenires, conciertos, imponentes desfiles, fuegos artificiales y apariciones estelares de la familia real y otras celebridades.

Desde el jueves de esta semana se celebraron los 70 años en el trono de la reina Isabell II (el más longevo del Reino Unido) una mujer de carácter y fortaleza que le ha tocado vivir muchos acontecimientos, que a sus 96 años y pese a sus quebrantos de salud, se hizo presente para saludar a sus súbditos.

Isabell II y parte de la familia real observaron desde el balcón del Palacio de Buckingham el inicio de los festejos conmemorativos en sus 70 años de reinado.

Las actividades comenzaron con el tradicional desfile de las fuerzas armadas durante el cual se vieron soldados a pie, en moto, a caballo y en avión. En el Trooping The Colour, la Guardia de Caballos fue vista por la monarca desde el balcón del palacio de Buckingham, lo mismo que el espectáculo aérea protagonizado por la Royal Air Force y el lanzamiento de fuegos artificiales en distintos puntos del reino. Allí estuvo buena parte de la familia real Camila de Cornualles, Carlos de Inglaterra, Isabel II, Kate Middleton, sus tres hijos y Guillermo de Inglaterra. Menos Harry, nieto de Isabell II y su esposa Kate.

En medio de desbordante alegría los súbditos no pararon de celebrar el Jubileo de Platino de su monarca.

Minutos antes el príncipe Carlos, primero en la línea de sucesión al trono, representó a Isabel II durante el ‘Trooping the colour’. En tanto que él, junto a su hermano Guillermo y la princesa Ana, se adhirieron a los militares a caballo; por su parte, la duquesa de Cornualles, la duquesa de Cambridge y sus tres hijos, lo hicieron a bordo de un bello carruaje.

La banda sonora de este evento estuvo en manos de los guardias a pie y la banda de caballería, junto con el Cuerpo de Tambores. Alrededor de 400 músicos estuvieron presentes en este tramo del espectáculo que duró casi tres horas y fue transmitido en directo por televisión.

Mientras tanto miles de asistentes aplaudían emocionados, entre vítores y agitando banderines. La reina, ataviada con un traje azul celeste y sostenida en su bastón,  varias veces levantó la mano desde el balcón para responder tantas señales de admiración y gratitud, pues ella cuando solo tenía 25 años le tocó dar el paso de convertirse en soberana de Reino Unido prometiendo que lo sería toda su vida. Y lo sigue siendo.

Harry, nieto de Isabell II, acompañado de su esposa asistieron a la misa celebrada en la Catedral San Pablo.
Suvenires invadieron las tiendas.

No queda duda que los británicos esperaban en medio de gran expectativa tan importante celebración, en los tres días hubo conciertos, espectáculos callejeros, celebraciones religiosas y hasta un concurso nacional para dar con una nueva receta de pudin, el llamado pudin del Jubileo, patrocinado por una prestigiosa casa de delicatessen  proveedora durante décadas de la casa real.

SUVENIRES DE TODO TIPO

El comercio se preparó con recordatorios de toda clase con motivo del Jubileo de Platino. Tanto las marcas, como la propia institución, pusieron en el mercado la venta de numerosas piezas. La imagen de la monarca, que ha sido inmortalizada a través del tiempo, apareció en posters, camisetas, banderines,  bolsos, tazas, adornos, figuras a semejanza, artículos de colección, hasta una muñeca Barbie, entre otros que se han convertido en objetos de deseo por muchos de sus seguidores.

En la misa, con elegantes sombreros y vestidos a tono asistieron las damas de la realeza, mientras que los caballeros presumieron de sus condecoraciones en el pecho.

Entre los objetos más comunes se destacan una campana de mano conmemorativa de porcelana;  una copas de champagne con el grabado EIIR (monograma real) y una rama de olivo en dorado. De dichas piezas se crearon 70 pares, en alusión a los años que ha reinado la monarca más longeva.

Hasta unas galletas de helado  con la forma de la corona y de las inconfundibles mascotas de Isabel II, se vieron en los almacenes. 

Campanas de porcelana conmemorativas también hicieron parte de los recordatorios que ofrecían las tiendas.

El ingenio de los comerciantes ha sido tal, que una alta peluquería ofreció un diseño de uñas con gel con la imagen de la reina.

DESPLIEGUE DE GLAMOUR

Siguiendo con las normas de protocolo, las asistentes a los actos conmemorativos derrocharon elegancia con sus estilismos.

Se vieron vestidos en tonos claros y a media pierna, sobresaliendo sofisticados tocados de cabeza, muy habituales en la realeza.

A la misa celebrada al día siguiente en la anglicana Catedral de San Pablo,  no estuvo la monarca por agotamiento, pero acudieron su familia y elegantes figuras destacadas de la políticas, como el primer ministro británico, Boris Johnson, y su esposa, Carrie Symonds; la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon; el líder de los laboristas, Keir Starmer; el jefe de gobierno de la Cámara de los Comunes, Mark Spencer; o antiguos primeros ministros como Theresa May, David Cameron, Tony Blair y Gordon Brown.

Luego de tantas emociones vividas desde el primer día, los festejos siguieron no solo para la realeza, sino para todo el pueblo británico. (Recopilación de agencias internacionales)

+ Noticias


‘Cariñoso’ y la historia del cortometraje hecho con celular
“Estoy tranquilo y abierto a todo”: Carlos Eduardo Botero tras renunciar a Inexmoda
Los mil rostros de Andrés Parra
¿De vacaciones? Cuidado con las ciberestafas