Wilson García
Columnista / 17 de julio de 2021

Buscando la belleza de la tristeza

Una recordada frase emitida por el autor teatral del siglo XX Samuel Beckett ha sido “Nada es más divertido que la infelicidad, esto es la cosa más cómica del mundo…”  Si este hombre hubiera vivido este año y medio de desarmonía mundial que llevamos, emitiría la carcajada más grande del universo consecuencia de la más alta pesadumbre que nos está dejando esta sindemia del siglo XXI. Se dice que somos uno de los países más alegres del mundo y si aplicamos el sentido Beckettiano podríamos decir que la felicidad en “c”olombia es directamente proporcional a la desdicha.

Hay que encontrarle la belleza a la tristeza, para crear poesía, para cantar, para hacer memoria. Esto es lo más que se me ocurre decir a quiénes han sufrido desgracias y tragedias por estos días de tanta enfermedad, luto y dolor, porque se me están agotando las palabras para consolar, para despertar ánimo, para escribir emociones, es por esto por lo que en esta columna de hoy no encuentro nada más apropiado que compartirles este texto de Enrique Buenaventura para clamar esperanza y ungirlos un poco de buen ánimo, para aferrarnos a un halo de ilusión y buena energía.

¿Habrá que cantar en los tiempos difíciles?

La gente suele decir

no es este tiempo

un tiempo para cantar,

es un tiempo maldito,

un tiempo para callar

Y yo digo ¡hay que cantar!

Hay que cantar ahora,

en este minuto,

en esta polvareda de segundos

hoy aquí en este cementerio

¡Hay que cantar!

Hay que cantar para hacer salir el sol,

para que se abran las flores,

para que engendre la tierra,

para que sientan los hombres

que la sangre por las arterias

sube a sus corazones.

Sólo la voz derrota al grito

apaga al alarido

y seca el llanto

y detiene al asesino

y aplaca a los locos y las fieras.

Hay que cantar ahora,

hoy, aquí, en este sitio

en donde estamos sitiados

por la violencia y la guerra.

Bendita sea la voz

que arde y sobrevive como llama

y bendita sea la luz que irradia

sobre los oscuros seres humanos.

PD: Hay estados y gobiernos que pensando en la salud y la calidad de vida por encima de la economía, han sabido accionar y cercar la epidemia para bien de todos, evitando una desmedida infelicidad en su sociedad. @eldelteatro

+ Noticias


Tendencias que reinarán este año
Tapabocas ¡hasta en las reuniones familiares!
Copa Betplay ya tiene sus 16 clasificados a los octavos de final
Ibagué afina los oídos con el Festival de la Música Colombiana