Vida Cultural / 29 de junio de 2024

‘Casarte’: un sitio de encuentro para el arte, la cultura y charla con amigos

Manuel Sanjuanelo y su esposa Rosaura.

Miguel Utria

El arquitecto Manuel Sanjuanelo y su esposa han hecho de su residencia no solo un lugar de encuentro para hablar de todo, sino en una galería de arte.

Desde que se llega al frente de la residencia de Manuel Sanjuanelo y su esposa Rosaura Rodríguez, el visitante tiene la certeza de que al ingresar a ella se encontrará con una casa diferente, pero ya adentro es posible que no se percate del paso del tiempo y que se corra el riesgo de abandonarla por invitación de sus dueños o al darse cuenta de que ya ha entrado la noche.

Este es uno de los rincones de ‘Casarte donde se reúnen familiares y amigos para hablar de arte.

Manuel, arquitecto y escultor, y Rosaura, odontóloga, quienes son padres de dos hijas que residen con sus familias en Alemania, decidieron un día abrir su casa no solo para los amigos sino a las personas interesadas en el arte y la cultura, y desde entonces a ella llegan a diario visitantes a ver cada detalle del inmueble como los cuadros y esculturas que allí reposan y a disfrutar de la agradable experiencia de estar en el patio de la vivienda.

Se considera un hombre libre e independiente, como también lo es su esposa y como formaron a sus hijas. Pero además afirma que a donde quiera llega algún miembro de la familia se distingue porque tienen un sello que es la alegría, la charla y la buena disposición.

Sobre su casa asegura que él y su esposa quisieron “hacerla un sitio diferente, para mantener ese romanticismo de la Barranquilla que queremos todos. Y en ese afán buscamos mantener la cultura viva. Por eso hacemos conversatorios de arte, exposiciones de obras de pintores y de todo el que quiera tener un proyecto culturalmente aceptable”, apunta Manuel.

Asegura que desde que surgió la idea, hace más 10 años, nació con el nombre de ‘Sanjuanelo patio’, después pasó a ser la fundación ‘Fundabarranquillero’ que era liderada por una de sus hijas, pero al viajar ella a Alemania, la fundación dejó de funcionar, y desde entonces pasó a llamarse ‘Casarte 3962’ que es la casa del arte con el número que le corresponde por la nomenclatura del sector.

La entrada de la pintoresca casa de la familia Sanjuanero.
Una de las esculturas que adornan el lugar.

Según Manuel, desde que se socializó la idea, han tenido muy buena acogida por parte de los amantes de la música, charlas, poesía, teatro, y la simpatía o gusto han sido igual tanto de parte de personas mayores como de jóvenes.

Describe su casa como atípica, y eso se lo dicen las personas que llegan allí por primera vez, que es lo que refleja desde su fachada. Ya adentro las esculturas construidas por Manuel concentran la atención de los visitantes. Pero además la casa de los Sanjuanelo funciona como hostal porque las diferentes habitaciones, además de tener un nombre propio, están siempre a la espera de huéspedes, que son personas que vienen a la ciudad por temporadas cortas.

“El que llega a esta casa se amaña, se involucra con todo el cuento, y así sea un tinto que nos tomemos, esa charla se extiende hasta que no sabes si quedarte, si irte o esperar a que te echemos. Pero siempre se disfruta” apunta.

Recuerda que en una ocasión llegaron unas jovencitas a solicitar un espacio para mostrar su emprendimiento, pero por la clase de actividad no fue posible que el espacio se adecuara a lo que ellas necesitaban. Sin embargo, pese a haber llegado a las 3:00 de la tarde, eran las 7:00 de la noche y las niñas no se querían ir de allí.

Cada espacio está lleno de arte y es un espacio cultural donde también se hacen exposiciones.

Un día en la casa de Manuel y su esposa inicia desde las 7:00 de la mañana cuando después de compartir el desayuno bajan al patio, y allí, mientras escuchan música o comparten la lectura de un libro, visualizan lo que podría hacerse ese día en torno a las visitas que recibirán, especialmente en la tarde.

“Siempre proyectamos tener una locura pendiente por hacer. Porque creo que la vida y la naturaleza te invitan a soñar y estar en constante actividad porque de resto pereces. Esto sin criticar a quien no hace nada”, afirma.

Muchas personas los llaman antes de ir para anunciar su llegada o para manifestarles la intención de presentar allí algún trabajo artístico o cultural. Sin embargo, asegura que las puertas están abiertas para todo el que quiera llegar, ya sea a visitarla, a conocerla, y se aspira a crear un espacio para que las personas atiendan sus visitas, que espera sean compartidas con ellos como anfitriones.

En ese sentido su casa, a la que llamaron ’Casarte’, es una galería de arte en la que se hacen exposiciones, conversatorios, lecturas de poemas, lanzamientos de obras, entre otras actividades culturales. Pero sin duda lo que más atrae de la residencia de los esposos Sanjuanelo Rodríguez es disfrutar de una amena charla bajo los inmensos y vetustos árboles que  conforman el exquisito patio.

El más reciente encuentro con la cultura en la casa de Manuel fue el conversatorio ‘Bacaneando, 26 años’ cuyo tema central versó sobre el movimiento o estilo de vida de la ‘Bacanería, que nació en 1998 por iniciativa de un grupo de amigos que buscaban hacer visible la esencia del ser caribe y su actitud de mantener la alegría como un estilo de vida.

Manuel hizo parte de la génesis de La Bacanería, pero no de manera tan visible como los personajes centrales que hicieron parte del video que mostraba a ese ser que encierra el bacán, ese hombre (o mujer) alegre, descomplicado, amable, decente, pacífico, bromista y siempre sonriente que agrada a todo el mundo.

“La bacanería es un estado ante la vida que uno va sembrando y cultivando para cosechar y recoger el fruto que es ese estado de la vida cuando ya estemos mayores”.

Durante el encuentro se recordó a Hugo González (q.e.p.d.), ideólogo del movimiento, y a quien se le cataloga como un visionario de la alegría, filósofo de la vida así como es la bacanería.

En el encuentro en Casarte estuvieron presentes los miembros de la ‘Bacanaería’, Rosaura Rodríguez Cardona, Katia Osiris Oliveros, Aroldo ‘Pipo’ Martínez, Manuel Sanjuanelo y Alex Salebe, quien fuera el productor del video y quien está residenciado en España.

“El bacán se puede ver desde los primeros meses de edad del niño, cuando empieza a mostrar su sonrisa y actitudes de placer o encanto hacia lo que hay a su alrededor. Es algo que debemos sembrar en las familias, enseñando a los niños a tener amor por la vida y alejarlos de los vicios sin dejar de mostrarle lo qué es esto. Y de manera especial enseñarle a decir ‘te quiero’, diciéndole a diario que se le quiere y abrazarlo”.

Para los próximos días en Casarte se prevé la presentación de una mujer cuentera que va a presentar sus más recientes creaciones. Así mismo hay en la casa un club de lectura que tiene la casa como punto de encuentros.

Casarte nace como una pasión y así se ha manejado, y en tal sentido no genera ingresos, por lo que sus forjadores han pensado en algunas actividades para recaudar recursos que les permita sufragar algunos gastos de la casa. “Esto más que ingresos genera pérdidas, pero genera satisfacciones emocionales, y eso suele ser más valioso que los cuatro pesos que uno pueda ganar”.

+ Noticias


Bájele a la sal si quiere vivir mejor
¡Volver al Centro!
“La comunidad es el eje de Parques para la Gente en Atlántico”
“Amamantar es un acto de amor”