Nuestra Gente / 18 de marzo de 2023

Natalia Fuentes, la guionista con paso gigante en el cine internacional

La guionista y creadora de contenidos, Natalia Fuentes, en los 5 años que lleva radicada en Estados Unidos, ha forjado una carrera cinematográfica con gran éxito.

Zoraida Noriega

La joven bogotana lleva una vida de película en Estados Unidos. Sus filmes y obras para teatro han sido premiadas en los más importantes festivales cinematográficos.

A sus 22 años, la bogotana Natalia Fuentes Amaya ya acumula varios premios como guionista de cine y teatro a nivel internacional. Una vez terminó su etapa estudiantil en la capital colombiana, decidió alzar el vuelo hacia Estados Unidos para estudiar actuación, pero más pudo en ella escribir tramas e historias únicas para convertirse hoy en una de las grandes promesas de la industria del entretenimiento.

“Cada vez que escribo un guión le incluyo siempre el español, que es mi lengua nativa, mi identidad”. (Fotos Hu the Zine)

Hablamos con ella  desde Nueva York, donde reside hace apenas tres meses, luego de haber vivido en Georgia. En ‘La gran manzana’ actualmente trabaja como asistente de producción y desarrollo cinematográfico en Jax Media, la productora detrás de shows como ‘Muñeca Rusa’ y ‘Emilia en Paris’ (Netflix), entre otros.

Distinto de lo que cualquiera pensaría, de que Natalia seguramente tenía en la mira a Hollywood, Los Ángeles, por ser la meca del cine, afirma que “desde hace mucho tiempo quería radicarme en Nueva York, donde la mayoría de los escritores están. También por la cultura y la vida aquí me parece es mucho más interesante”.

Es la única mujer y la segunda de dos hermanos: Gustavo, que acaba de graduarse en producción musical en la Universidad de los Andes; y Jorge Andrés, quien en la misma institución también estudia composición musical para medios audiovisuales.

Pero a pesar de ser la consentida de la casa, la niña de los ojos de us padres, el reconocido cardiólogo barranquillero Gustavo Fuentes y la dermatopatóloga Andrea Amaya (fallecida hace 4 años), Natalia decidió a los 18 años (acabándose de graduar de bachillerato) independizarse e irse de Colombia para estudiar Escritura Dramática, con una opción en Escritura Creativa, en el Savannah College of Arts and Design (SCAD), universidad de artes situada en Savannah, Georgia, Estados Unidos.

Viene mucho a Barranquilla para visitar a su abuela, tíos paternos y primos. Dice que le encanta la Costa colombiana, el ambiente caribeño, su cultura , su gente. “Mi papá me dice siempre que el Caribe es una nación, y estoy de acuerdo”, apunta entre risas la también creadora de contenidos digitales que  se declara ferviente admiradora de la obra de Gabriel García Márquez.

Con su papá, el cardiólogo barranquillero Gustavo Fuentes y sus hermanos Gustavo y Jorge.

Heredó el gusto por la literatura gracias a su papá. Desde niña se lo inculcó. “Yo veía leer a mi papá todo el tiempo, y me decía léete este interesante libro que acabo de terminar. Me llevaba a mi cuarto unos tomos sobre literatura de más de 3.000 páginas. Recuerdo que la primera novela que me ofreció fue sobre la primera Guerra Mundial, después otra, y otra,  y así se me fue despertando la afición por la lectura”.

DRAMATIZA SUS LIBRETOS

Andrea Amaya de Fuentes, patóloga que falleció hace 4 años, con sus tres pequeños hijos.

“Cuando comencé a escribir guiones lo hice conjuntamente con la parte dramática. En el colegio era la actriz y participé en varias obras. La verdad es que llegué a Estados Unidos porque quería estudiar actuación, pero todo quedó a un lado al darme cuenta que, pese a que soy histriónica, me gustaba más analizar los guiones que me entregaban en las audiciones en vez de actuar”.  

Contó que siempre ve la ceremonia de los Premios Oscar y que desde muy pequeña ha tenido la ilusión de estar algún día allí. “Recuerdo estar muchas veces en mi cuarto imaginándome que me daban esa estatuilla como mejor actriz, hoy en día ya no sería eso sino como la ganadora del mejor guión original”, suelta una carcajada.

“Al escribir un guión, lo hago en privado, porque casi siempre, yo actúo las líneas mientras las pongo en el papel. Hago caras y  gestos, yo misma armo la escena. Por eso, en las obras que me han producido, lo que hago es no entregarle inmediatamente el texto al actor porque yo vengo con mis propias ideas, de que cómo debe desempeñar el papel”.

Como su amor por la actuación sigue latente, dice que aspira algún día escribir una obra de teatro en la que pueda actuar también, e igualmente, en el futuro, poder dirigir y producir sus propios guiones.

El primer libreto que escribió para llevarlo a las tablas fue ‘La Casa de las Santas’, semifinalista del Austin Film Festival Playwriting Competition.

SOBRE SUS OBRAS GANADORAS

 ‘El Canto de los Coquis’, su primer cortometraje, ya ha ganado los primeros puestos en múltiples festivales internacionales, incluyendo el Multidimension Independent Film Festival y el Frida Film Festival.

Este trabajo también hizo parte de la selección oficial de los 2022 ARFF Barcelona International Awards y los Hollywood Gold Awards, entre otros. Más recientemente, Natalia fue la ganadora del premio al mejor guion original en los Hollywood on the Tiber Film Awards.

¿De qué trata ‘El canto de los Coquis’? 

Natalia es escribió para este corto.

-Esa historia nació de un trabajo que le hice a una chica, que es actriz, cuando me pidió que le escribiera su tesis de  grado para que la actuara y produjera. Narra su historia. Ella nació y creció en Estados Unidos, y al ir a Puerto Rico entró en conflicto con su identidad cuando se dio cuenta que su familia boricua no la veía con raíces latinas. La trataban como gringa.

Pero ¿qué tienen que ver los coquis, que son unas pequeñas ranas con un sonido peculiar cuando cantan, con la historia de su obra?

–¡Si tiene que ver! (risas). Los coquis son ranas del Caribe, pero muy de Puerto Rico. El título es bastante metafórico. Lo que pasa es que en una escena del guión, esa joven, tras una discusión familiar, un tío de ella (que es el único que la apoya) le dice: “tienes que cantar como los coquis, con libertad y sin miedo”.

¿Qué la inspiró escribir la obra para teatro ‘La Casa de las Santas’?

-Se basa en una tragedia familiar (risas). Tiene algo de real y de ficción. Es sobre la vida de una trabajadora sexual en un pueblo ficticio que encuentra un diario de su madre y descubre que ella se escapó siendo muy joven. Y empieza a darse cuenta que su vida es casi la repetición de lo que fue su mamá. Trata de los ciclos generacionales que suceden en Colombia y Latinoamérica, en muchas de nuestras familias y cómo el pasado se repite. El título de la obra es el nombre del prostíbulo.

Para el productor puertorriqueño y ganador del Emmy, Wilfred Rodríguez, actualmente Natalia está escribiendo una película inspirada en el problema esmeraldero en Colombia. Se llama ‘En Loreto caminan las palas’, un pueblo inventado por ella, pero ubicado en cualquier país Latinoamericano.

También está escribiendo un piloto de televisión inspirado en lo que fue su caótica vida escolar cuando vivió en Bogotá.

+ Noticias


Coronación de Carlos III: ¿por qué la apatía de los ingleses? ¿qué comerá el rey? ¿y los invitados?
Desde noviembre se siente el ambiente navideño
Barranquilla “se alquila”
Meme de la semana