Vida Cultural / 17 de septiembre de 2022

Con un festival en Bogotá se conmemorarán los 40 años del Nobel de Gabo

Miredvista.co

La décima edición del Festival Gabo se realizará del 21 y al 23 de octubre en el Gimnasio Moderno, en la capital.

El próximo 21 de octubre se cumplen cuarenta años del anuncio, por parte de la Academia Sueca, del Premio Nobel de Literatura para nuestro admirado escritor cataquero Gabriel García Márquez, quien habría de recibirlo mes y medio después (11 de diciembre) vestido con un clásico liquiliqui de lino blanco con el que rompió el protocolo de aquella fría ceremonia en Estocolmo, en presencia de los reyes suecos, a la vez que dejó su impronta de hombre caribeño.

Gabriel García Márquez saluda al rey Carlos Gustavo de Suecia tras recibir el Premio Nobel.

En aquella ceremonia, Gabo, como se le conoce, fue recibido de pie y con aplausos por los 400 asistentes a aquella ceremonia en la que pronunció su célebre discurso La  soledad de América Latina, en el que en uno de sus apartados más célebres dijo: “Poetas y mendigos, músicos y profetas, guerreros y malandrines, todas las criaturas de aquella realidad desaforada hemos tenido que pedirle muy poco a la imaginación, porque el desafío mayor para nosotros ha sido la insuficiencia de los recursos convencionales para hacer creíble nuestra vida. Este es, amigos, el nudo de nuestra soledad”.

Este año, para conmemorar aquel momento histórico, ese discurso será el eje central de la décima edición del Festival Gabo, que este año se realizará en Bogotá por primera vez, del 21 al 23 de octubre.

El Festival Gabo, organizado por la Fundación Gabo –creada en 1995 por el propio Gabriel García Márquez—, es el mayor encuentro dedicado al periodismo, la ciudadanía y la cultura de Iberoamérica.

Variada agenda. En este espacio de celebración los contadores de historias de Iberoamérica, independientes de formatos, géneros periodísticos y temáticas, se unirán para buscar nuevas formas de narrar la región y así contribuir a desenredar este nudo. 

Por eso se realizarán encuentros que girarán en torno al periodismo, la literatura, la poesía, la educación, la diversidad, el género, la creatividad y la innovación. Temáticas que se desarrollarán en más de 50 actividades entre talleres, exposiciones, charlas y encuentros, que  reunirán a 100 expertos nacionales e internacionales.

Entre los participantes estarán los ganadores del Premio Gabo, que se darán a conocer en las próximas semanas. Este reconocimiento se entrega anualmente y tiene el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética en el periodismo, con inspiración en los ideales y la obra de Gabriel García Márquez.

Esta vez, el Festival tendrá un especial énfasis en las audiencias, que cada día son más protagonistas en el oficio del periodismo y la comunicación. Por eso, aunque su punto de partida se encuentra en el periodismo, Gabo y las historias, este evento busca involucrar a todos los miembros de la ciudadanía sin importar las edades.

Esta es la razón por la que Bogotá acoge al festival en el Gimnasio Moderno como punto central de la programación, que incluye otras actividades como exposiciones fotográficas, oferta gastronómica y conciertos.

Gabo en Bogotá. De esta manera se pretende además rememorar además la conexión especial que unió a Gabriel García Márquez con la capital del país, adonde llegó a principios de 1943. Fue allí donde comenzó su inconclusa carrera de Derecho en la Universidad Nacional y descubrió los paseos en tranvías y los cafés donde se reunían poetas, escritores e intelectuales.

Once años después fue contratado por El Espectador, diario en el que ganó un espacio con la columna ‘Día a Día’. Luego pulió su estilo hasta convertirse en un reputado cronista con textos como La reina sola, en el que insiste en el tema de la soledad y del poder, que profundizó en El otoño del patriarca, su quinto libro.

Además, en 1959 nació Rodrigo, su primer hijo. Un año después, ejerció como jefe de noticias de la Agencia Cubana de Prensa, y hacia los años 90, la ciudad fue el escenario del último libro periodístico que publicó, Noticia de un secuestro, y el lugar en el que adquirió la revista Cambio, junto con otros socios. 

+ Noticias


Bruce Sprigsteen y Obama, juntos en un show de audio
Carolina Herrera se montó en un bus neoyorkino
El licor artesanal “macerado” con tradición familiar que nació en pandemia
Hope Burgers, el emprendimiento de dos amigos que nació en pandemia