La Buena Sazón / 28 de mayo de 2022

De sal y dulce

Estas chuletas agridulces con cebollas confitadas, a cualquiera se le hace agua la boca.

Carmen Vásquez

Uno de los temas interesantes en la cocina es saber combinar lo salado y lo dulce.

Además que el paladar lo recibe de una manera muy especial. Y no crean que esto

solo se consigue con la unión de la sal y el azúcar. Hay muchas especias y muchos

otros productos que consiguen la magia de esta unión. Los orientales tienen muy buenas

recetas que son exquisitas entre lo dulce y lo salado. Igual, hay carnes que son

bien escogidas para este proceso, una de ellas es ejemplo de nuestra receta de este 

sábado: el cerdo.  Y no le tengan miedo al cerdo. Los estudios y pruebas de todos los

beneficios que tiene el comer cerdo, están comprobados científicamente desde hace rato.

Contiene proteínas de alto valor biológico, sus grasas tienen elementos positivos como el 

contenido de oleico, que es un ácido graso monoinsaturado que reduce el contenido total

de colesterol en la sangre. Y anotando el colesterol, la carne de cerdo tiene menos que otros

alimentos como el huevo, los mariscos, la crema de leche…

Esta receta es algo muy especial para un sábado especial de familia. Además es fácil de hacer.

RECETA: CHULETAS CON CEBOLLAS CONFITADAS

INGREDIENTES

6   –  chuletas de cerdo

500  gr de cebollas cortadas en julianas

4   –  cucharadas de aceite de oliva

1   –  taza de vino tinto

100  gr de azúcar morena

        sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN

Caliente la mitad del aceite en una sartén y rehogue la cebolla a fuego medio, teniendo cuidado

de que no se queme.  Agregue el vino, el azúcar, la sal y la pimienta. Baje el fuego y continúe

cocinando hasta que la cebolla esté caramelizada. Aparte, condimente las chuletas con sal y 

pimienta al gusto y sofríalas en el resto del aceite durante dos minutos por cada lado hasta

que usted vea que están en el grado de cocción de su preferencia. Antes de terminar la cocción

de las cebollas, agregue las chuletas y termine de cocinarlas. Sirvalas en bonito plato y ponga

un alegre toque de verde que puede ser unos espárragos.

NOTA: El sabor saladito de las chuletas con lo dulcecito de las cebollas, le van a dar alegría a su

paladar y siga de fiesta con un buen vino rosado.

+ Noticias


¡Ora y obra con la Catedratón!
10 consejos para prevenir la humedad en los closets
“En Colombia si no eres reguetonero o vallenatero famoso, no eres nadie”: Caribefunk
El Liverpool, campeón 30 años después de la liga de Inglaterra