Dr. Rodolfo Vega Llamas
Columnista / 3 de junio de 2023

El arte de saber callar

Hacer las cosas en el momento oportuno lo es todo. El otro dia hablé cuando lo que realmente debería haber hecho: permanecer en silencio. Son pensamientos que nos pasan por la cabeza después de decir algo en un momento inoportuno, y esta es mi regla general: en caso de duda, no lo hagas. Hagamos una pausa de 10 segundos antes de dar una opinión, una instrucción o una sugerencia.

Es importante conocer el tema antes de dar tu opinión; si eres ignorante es mejor callar, evita a toda costa distraerte con otros temas, ideas ,etc. Sé claro con usted mismo y sobre todo lo que está intentando comunicar.

Es importante que sea preciso, conciso y macizo en la opinión, no sea profuso, confuso o difuso. Hay una frase que me encanta, «se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar» decía Ernest Hemingway. Para otro escritor, Andre Gide, “muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se presentan ante nuestro espíritu hasta que ya es demasiado tarde”. Que levante la mano quien no se siente convocado por este afirmación.

Cuántas veces hemos lamentado no haber dicho algo a tiempo, haber callado eso que asomaba a nuestros labios y que no sabemos ¿por qué motivo nos reprimimos de decirlo? Cervantes decía muy a menudo que más vale una palabra a tiempo que cien a destiempo. Me encanta lo que decía Winston Churchill: ”A menudo he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada».

Las palabras tienen vida propia, no lo olvidemos, y carecen de vuelta atrás; una vez que hablamos, vuelan como pájaros en el viento, y no tornan; algunas son como balas que hieren y matan otras acarician y consuelan.

La palabra es mitad de quien la pronuncia y mitad de quien la escucha.
Hay que tener una inteligencia emocional para saber cuando es mejor callar que hablar, saber quedarse callado cuando es oporuno es lo que verdaderamente marcará la diferencia en nuestras relaciones interpersonales ya que nos estaremos ahorrando problemas innecesarios.

Según el investigador Albert Mehrabian, una conversación entre dos personas está compuesta por un 35% de componente verbal y más de un 65% de pura comunicación no verbal. Entender la importancia de los silencios es necesario para poder expresarnos de manera concisa y clara. En ocasiones, por no guardar silencio a tiempo podemos ser hirientes y después arrepentirnos, pero en ocasiones puede ser tarde y la metida de pata nos sale caro, como decía Jodorowsky: ”procura que tus palabras sean tan bellas como tus silencios”.

Pero no estoy diciendo que siempre hay que quedarse callado, hay momentos que toca levantar la voz sin contemplaciones, si somos testigos de acoso, de bullyng, si tu opinión es tan valida como la de los demás; y en muchos otros casos donde tu opinión es válida exprésate con confianza, ya que si no te expresas de manera adecuada tarde o temprano no será saludable para ti.

No olvidemos que el lenguaje es poderoso por qué crea la realidad que describe, por ende, si la usamos para hacerle frente a las más terribles tragedias de nuestro mundo, habremos construido entre todos un futuro mejor.

+ Noticias


El de los Cantillo Torregrosa, un emprendimiento que huele a tortas, brownies y galletas
Latin Grammy celebra a ellas y su música
Los hijos de tres artistas latinas que les siguen los pasos a sus famosas mamás
Un coctel de resurrección