Mundo curioso / 8 de octubre de 2020

El confort del hospital donde fue atendido Trump

Esta es una de las habitaciones que hacen parte de la suite presidencial del Hospital Naval Bethesda, el más importante centro médico de los Estados Unidos (foto Instagram).

Miredvista.co

El centro cuenta con una suite presidencial con seis habitaciones adicionales y unidad de cuidados intensivos personalizada.

El Centro Médico Militar Nacional Walter Reed en Bethesda, Maryland, conocido como el Hospital Naval Bethesda, está considerado el mejor y más importante centro médico de Estados Unidos. Desde la semana pasada, allí fue atendido el presidente Donald Trump, tras haber sido diagnosticado con Covid-19 que, tal como lo ha demostrado, fue “algo pasajero”.

Tal como lo muestra la foto, el comedor es adornado con espejos, una lámpara tipo araña y plantas naturales, entre otros detalles.

El hospital, una institución federal de la Armada de EEUU construido hace algo más de 75 años, fue creado para proporcionar asistencia médica a miembros de la marina del país, especialmente a líderes políticos americanos.

Aquí los mandatarios puede descansar y hasta recibir visitas de su equipo.

Como se sabe, la armada norteamericana es reconocida mundialmente por sus investigaciones en medicina interna.

Originariamente con capacidad para 1200 camas, el Centro alberga la Escuela Médica de la Marina, y la Escuela Naval de Odontología, y el Instituto de Investigación Médica de la Marina. En 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial, se incrementó el número de camas para asistir a un máximo de 2464 soldados. 

Según informes de agencias internacionales, el hospital cuenta con una suite presidencial que abarca todo un piso con seis habitaciones amplias. Incluye cocina, una sala de estar con muebles de madera y cómodos sillones para descansar, comedor con todos los implementos (como set de cubiertos de plata y finas vajillas), televisores y hasta computadores. Pero lo más importante es que el interno dispone de una unidad de cuidados intensivos bien equipado de complejos y modernos aparatos.

Ante tanta comodidad y atentito a cuerpo de rey por un personal especializado las 24 horas, cualquier enfermo a se recupera.

Es de anotar, que todos los presidentes, incluyendo a sus familias, han pasado por el Walter Reed para hacerse sus respectivos chequeos anuales, y algunos de ellos han sido hospitalizados según su gravedad. Como el caso de Ronald Reagan y su esposa Nancy, quienes fallecieron de cáncer de próstata y de mama respectivamente, después de haber permanecidos internados.

Uno de los sucesos de mayor impacto fue el ingreso al hospital del cuerpo de John F. Kennedy, cuyo asesinato ocurrió en Dalla, Texas,  hace 57 años. La autopsia practicada en el centro arrojó acertados resultados de los tres balazos que recibió.

+ Noticias


Sin calorías y sin grasa
“Queremos rescatar todo lo que nos hace sentir cartageneros”
Negocios verdes en Atlántico: una apuesta por el uso sostenible de la biodiversidad
Bendito limón…