Mundo curioso / 27 de enero de 2024

El curioso experimento de una pareja que crió al tiempo a un bebé y a un chimpancé

Durante el experimento aparecen la chimpancé Gua, de siete meses, con Donald, el bebé de 10 meses con el que fue criado /Youtube

Miredvista.co

La pareja de psicólogos estadounidenses se pusieron como meta enseñar a hablar al animal. Pero lo que ocurrió no estaba en sus planes.

A principios de los años 30, una pareja de esposos, Winthrop y Luella Kellogg, ambos psicólogos comparativos, decidieron hacer un experimento en el que involucraban a su hijo Donald, de diez meses, con una chimpancé de siete meses llamada Gua.

El experimento consistió en criar al bebé y a la chimpancé bajo los mismos parámetros. /Youtube

El objetivo era saber si es posible educar a un simio y enseñarle a comunicarse como un humano, tal y como se proponían hacer con su hijo en su casa de Florida, EEUU. En un principio, este experimento iba a durar cinco años, pero los cambios en el comportamiento de su bebé fueron tan alarmantes que la pareja de científicos decidieron abandonar la prueba a los nueve meses.

La historia fue revivida recientemente por el Daily Mail, que cuenta que con este cruel experimento, Winthrop Niles Kellogg intentaba responder un interrogante que le rondaba hacía un tiempo: “¿qué nos separa a los humanos de los animales?”. Por ello, este profesor de la Universidad de Indiana y su esposa, con la que venía investigando el comportamiento animal, decidieron criar a su propiohijo, Donald, en compañía de unachimpancé, Gua, que sería tratada como parte de la familia.

En su obra El niño y el mono, Kellogg dejó registrado que ideó ese modelo de experimento luego de descartar la opción de dejar a un bebé solo en la naturaleza, para analizar su comportamiento al ser ‘criado’ por animales, por considerarlo poco ético y peligroso.

La chimpancé iba vestido como un bebé, con pañales. Disfrutaba de sus comidas en una silla para bebés, se desplazaba en un cochecito y dormía en una cama. El bebé y la chimpancé pronto se hicieron increíblemente cercanos, desarrollando un vínculo fraternal al estar juntos todo el día. Al final del día, Gua, al igual que Donald, recibía un beso de buenas noches. La pareja se propuso intentar enseñarle a la chimpancé las mismas habilidades que a Donald. 

A lo largo del experimento, al niño y al mono también se les controló la presión arterial, la memoria, el tamaño corporal, los garabatos, los reflejos, la percepción de profundidad, la vocalización, la locomoción, las reacciones a las cosquillas, la fuerza, la destreza manual, la resolución de problemas, los miedos, el equilibrio, el comportamiento de juego, la escalada, obediencia, captación, comprensión del lenguaje, capacidad de atención y muchos otros criterios.

Al principio, el ritmo de desarrollo de Gua era mucho más rápido que el de Donald, especialmente en lo que respecta a las habilidades motoras: el animal aprendió a comer con cuchara, a beber en vaso y a abrir puertas, mucho antes que Donald . Pero con el tiempo, si bien aprendió a responder 95 frases –»muéstrame tu nariz» o «besa a Donald»—, finalmente comenzó a estancarse y Donald la superó, sobre todo en lo que respecta al habla.

A pesar de los mejores esfuerzos de la pareja, Gua nunca fue capaz de pronunciar una sola palabra y sólo se comunicaba con gruñidos.

Y comenzaron a ocurrir cosas inesperadas para la pareja de investigadores, porque al socializar a Gua para que se volviera humana, su hijo había adoptado algunos rasgos animales: empezó a caminar a cuatro patas, arrastrando los nudillos como un simio; a menudo mordía a la gente cuando se volvía agresivo y compartía con Gua un lenguaje secreto de ruidos parecidos a ladridos que usaban para comunicarse.

Poco se sabe sobre el impacto del experimento en la vida siguiente de Donald, pero se sabe que se quitó la vida en enero de 1973, a la edad de 43 años. Su suicidio se produjo tras la muerte de ambos padres en el verano de 1972.

Donald comenzó a quedarse atrás de sus compañeros humanos en términos de desarrollo y, a menudo, optó por evitar a otros niños y jugar con Gua, mientras esta iba ganando fuerza y volviéndose cada vez más impredecible. Finalmente, la pareja se preocupó tanto por el comportamiento de Donald y la posibilidad de que Gua atacara a alguien que optó por finalizar el experimento antes de tiempo, decepcionados por no lograr ningún avance en hacer hablar al simio.

Gua fue devuelta al cautiverio y se convirtió en objeto de otro experimento. Pasó el resto de su vida en una jaula de laboratorio. «En muy poco tiempo, la vida de Gua había pasado de ser una niña criado en un hogar humano, con una familia biparental, un hermano, una casa, ropa y una cama, a ser un primate de laboratorio enjaulado», escribe  Andrew R. Halloran en su libro de 2021 La canción del simio: comprensión de las lenguas de los chimpancés.

Dos años después de la experiencia con los Kellogg, Gua contrajo neumonía y murió. Los resultados del estudio de la pareja de psicólogos se publicaron en 1933 con el título The Ape and the Child. El estudio concluyó que «existen límites definidos al grado de humanización que pueden alcanzar las especies no humanas, independientemente de la cantidad de efectos socializadores y humanizadores».

Poco se sabe sobre el impacto del experimento en la vida siguiente de Donald, pero se sabe que se quitó la vida en enero de 1973, a la edad de 43 años. Su suicidio se produjo tras la muerte de ambos padres en el verano de 1972.

+ Noticias


+Free, proyecto que puso de moda el  ‘freestyle’ en Barranquilla
Colombia espera dar la sorpresa ante Alemania en el Mundial Femenino 2023
La buena vida de Arnold Schwarzenegger a sus 76 años
Esto es lo mejor de nuestros artistas en 2022, según Billboard