Empresariales / 15 de enero de 2022

El dulce emprendimiento de una joven ingeniera

La ingeniera Ingrid Polo en su repostería artesanal.

Miredvista.co

La repostería artesanal Bonet’s Cake empezó como una tienda virtual de tortas, postres y helados, pero en el segundo semestre de 2021 abrió en el barrio Olaya.

Panna cotta, postre italiano en la versión de Bonet’s.

Tortas para todo tipo de ocasiones, postres fríos, helados, brownies, mesas de dulce y todo tipo de galletas, además de otras delicias de sal como pastelitos, empanadas y deditos hacen parte de la oferta culinaria de Bonet’s Repostería Artesanal, una repostería que nació en el mundo de las redes sociales, pero que hoy se consolida con una linda tienda en el barrio Olaya.

Al frente de ese dulce emprendimiento está Ingrid Polo Bonet, de 24 años, quien muy pronto se gradúa como ingeniera civil en la Corporación Unicosta, y quien aspira a especializarse en estructuras.

Ella cuenta que desde niña se sintió atraída por la repostería, y por eso aprendió desde muy chica a hacer pudines. Pero fue en 2015, cuando empezaba su carrera, que vio la oportunidad de empezar a ganarse unos pesos extras haciendo cupcakes, en los que empezó a especializarse y a aprender tips para el decorado de los mismos.

Copa de helado

Galleta con helado

Napoleón

“Empecé a personalizarlos, y eso gustaba mucho. Los hacía por encargo y cada vez gustaban más, al tiempo que yo los iba mejorando”, recuerda.

La acogida fue tal, que un día se decidió a abrir su página en Instagram, @bonetscake, en la que empezó a desplegar su creatividad en diseños y decoraciones, su habilidad culinaria y también su buen gusto repostero. Todo este talento fue muy bien recibido durante la pandemia, en la que los pedidos crecieron, sobre todo los encargos personalizados.

Torta de zanahoria
Mousse de frutos rojos

En el segundo semestre de 2021, Ingrid sintió que había llegado la hora de pasar de esa gran vitrina virtual que es Instagram, a una vitrina real, en una linda tienda de repostería que abrió en la calle 71 con 30, y que decoró muy a su estilo, con el deseo de ser un punto ameno, cálido, lindo y acogedor, ideal para el encuentro de familiares amigos.

La novedad es que si bien el fuerte es la repostería, también es posible desgustar allí  pasabocas de sal y bebidas.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Bonet’s Repostería (@bonetscake)

Entre las tortas y postres más apetecidos en la oferta de Bonets están las tortas de zanahoria y vainilla con arequipe, así como el napoleón, la panna-cota, el cheese-cake de oreo, el mini-pay con helado y las galletas red velvet, chocolate y la cookie-pay.

El sueño de esta joven ingeniera es seguir aprendiendo y especializándose en patelería y repostería, abrir varios puntos en Barranquilla y franquiciar su marca a otras ciudades.

+ Noticias


Rosas rojas, el regalo que no pasa de moda en Amor y Amistad
Trucha con mucha vitamina C
Reinaldo Rueda, DT de Colombia, da el primer vistazo a la ‘Casa de la Selección’
“Turismo post pandemia favoreció a la región Caribe”: Anato