Vida Cultural / 26 de junio de 2021

La Cinemateca lucha por seguir en la escena cultural del Caribe

Una foto de archivo de una actividad en la Cinemateca del Caribe, sede Boston. (CMM Noticias)

Miredvista.co

María Fernanda Morales, su directora, dice que ese escenario ha sido clave para la formación de reconocidos realizadores audiovisuales de todo la Costa y pide apoyo para la institución.

María Fernanda Morales.

En sus casi 35 años de existencia, la Cinemateca del Caribe ha presentado las mejores cintas del cine independiente en Barranquilla; ha traído a reconocidos directores, artistas y expertos del séptimo arte; ha formado público en apreciación cinematográfica; ha sido escenario para los nuevos realizadores locales tuvieran un sitio para ver cine para formarse;  ha llevado el cine-móvil a muchos rincones de la Costa y ha rescatado la memoria audiovisual de la Región Caribe.

Su aporte a una ciudad y una región tan abiertos al mundo ha sido fundamental. Sin embargo, esta sala en la que muchos tuvimos la oportunidad de acercarnos a las redes del cineclubismo, de maravillarnos con los grandes clásicos del cine y de acercarnos a auténticas joyas de realizadores que están por fuera del circuito comercial, hoy afronta, por cuenta de la pandemia, tal vez el momento más difícil desde su fundación, por la falta de recursos.

Al igual que muchas otras entidades del sector cultural, la pandemia la llevó a acerrar sus puertas comenzado 2020 y hoy no ha podido reactivarse en pleno, debido a sus dificultades económicas tras quince meses de cierre; a los estrictos protocolos de seguridad que debe cumplir por ser un sitio cerrado, y a la falta de apoyo de las autoridades de la ciudad.

María Fernanda Morales, su directora, dice que no se explica por qué, si la ciudad vive la apertura total de su economía, las entidades culturales siguen en pañales.

Aspecto de un cine-móvil en un sector popular de Barranquilla.

“En un momento tan difícil como este que vivimos, lo único que alimenta el espíritu son las artes. No el lógico creer que la Cultura es menos importante”, asegura esta comunicadora social que viene haciendo una ardua tarea para conseguir el respaldo de los sectores público y privado.

La Cinemateca de Barranquilla es una fundación privada sin ánimo de lucro, única en su género en la Región Caribe, que ha traído a Barranquilla lo mejor del cine independiente a través del cineclubismo.

Su máximo evento anual es el Salón de Arte Audiovisual, del que se celebró en 2020 su edición 24 de forma virtual, y al que tradicionalmente han asistido grandes realizadores, artistas y expertos a las actividades en sus sedes de Combarranquilla Country y Boston.

Por la pandemia, la dinámica de las actividades de la Cinemateca se transformaron. Así el Cineforo de los martes, al que la gente iba a ver una película y luego la comentaba o analizaba en un foro, hoy es a través de la plataforma Zoom, de forma gratuita gracias al patrocinio de Gases del Caribe.

En las últimas semanas se ha realizado un piloto para la apertura de la sala para proyección en eventos empresariales. Sin embargo, su directora dice que es urgente la reactivación plena de las actividades, por lo que presentó un proyecto de concertación al Ministerio de Cultura para volver a sacar el cine-móvil y para la realización de cine-foros, y dice que también está tocando puertas de las secretarías de Cultura Distrital y Departamental, pero que no ha recibido respuesta aún, así como también a las empresas.

“Es un momento muy complicado. La ciudad en general, los gobiernos locales, las empresas, en fin todos tenemos  que volver la mirada a un proyecto de 35 años como la Cinemateca, que ha hecho inmensos aportes en lo cultural y que lucha por seguir y permanecer. La ciudad tiene que entender que no todo es Carnaval, no todo es Malecón, no todo es cemento; la cultura también importante para progresar”, expresó finalmente la directora.

+ Noticias


Murió el actor Chadwick Boseman, protagonista de ‘Pantera Negra’
Emprendedores del Carnaval en “modo reactivación”
La encantadora arracacha
2020: ¡que se largue rápido!!