Carlos Polo
Columnista / 12 de marzo de 2022

Literatura y Carnaval

En Barranquilla se aproximan días de celebración, de festejo liberador, de mascarada y goce dionisiaco, días de jolgorio pagano, de baile y mascarada.  Días  de desenfreno y euforia que nos devuelven a los tiempos del hombre primigenio, ese que cuando celebraba, lo hacía despojándose de las estructuras jerárquicas y de sus roles tribales. Barranquilla entra por estos días en un trance festivo dictado por decreto, y su fiesta máxima, su Carnaval, declarado por la Unesco, Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, vuelve a tomarse las calles, los barrios, los bordillos y la ciudad entera.

El Carnaval es tradición, historia viva y palpable, es folclor y como todo Patrimonio Oral e Inmaterial, es también objeto de reflexión, literatura en movimiento, pensamiento fluido y recurrente.

En la historia reciente de la humidad, los pueblos no ágrafos, han abordado el Carnaval no solo desde su mitología,  desde sus ficciones, también desde sus realidades factuales, convirtiendo la fiesta pagana en un tópico recurrente para aedos, rapsodas, juglares, contadores de historias y escritores contemporáneos. En la fiesta de la reflexión como espectáculo,  precisamente en esta celebración de la palabra, de la creación y el goce musical, que desde hace 16 años exalta la reflexión días antes del Carnaval de Barranquilla, los escritores, los pensadores, los cultores del pensamiento, reflexionan sobre los distintos temas relacionados con la actualidad y el acontecer periodístico nacional e internacional.

Esta es la cuota  literaria y periodística del XVI Carnaval Internacional de las Artes.  El sociólogo español y docente del Harvard Summer School y el Whitman College, Álvaro Santana; autor del libro Ascenso a la gloria, obra que relata el camino de Cien años de Soledad para convertirse en un clásico de la literatura universal. El mexicano galardonado con el prestigioso premio Alfaguara de Novela, Xavier Velasco;  los laureados  poetas Juan Manuel Roca y William Ospina. La ganadora del White Ravens, reconocimiento de la Biblioteca Juvenil Internacional de Múnich, Alemania, Melba Escobar. La ganadora del Premio CPB al mejor libro periodístico como publicación editorial, Diana López Zuleta; el cronista, novelista y hombre de radio Juan Gossaín, quien ostenta varios Premios Simón Bolívar y el C.P.B. a la vida y obra de un periodista. La historiadora, cronista, locutora y estelar podcaster, Diana Uribe, galardonada con varios premios y reconocimientos a nivel internacional. Y el novelista, periodista y ex editor de la prestigiosa revista Gato Pardo, Felipe Restrepo Pombo, seleccionado como uno de los mejores autores latinoamericanos menores de 40 años.  

Las citas literarias en esta decimosexta edición de la fiesta de la reflexión se llevarán a cabo de manera bimodal,  presencial y virtual, en  La Cueva (carrera 43 No 59-03), en la tradicional esquina ubicada entre los barrios Recreo y Boston. 

El autor mexicano Xavier Velasco, cultor de uno de los géneros literarios más populares entre los lectores, presentará apartes de su obra, conversará sobre sus procesos creativos y disertará sobre el estado actual de la novela negra de este lado del continente. Felipe Restrepo Pombo charla acerca de sus personajes, sus obsesiones y sus procesos escriturales. Los poetas Juan Manuel Roca y William Ospina, participan en la charla El periodismo pregunta y la poesía responde, moderada por la reconocida periodista Patricia Lara.  

Juan Gossaín desempolvará sus más gratos recuerdos rememorando los mejores momentos junto a García Márquez y sus amigos del Grupo de Barranquilla. La periodista Diana López Zuleta reflexiona sobre la violencia política en Colombia y acerca de su exitoso libro Lo que no borró el desierto. Melba Escobar charla con el autor Carlos Polo sobre su obra, sobre la ficción y la no ficción, sus personajes y sus abordajes literarios. Diana Uribe reflexiona sobre la historia de los carnavales en el mundo, las pandemias históricas, la conexión con la muerte, el duelo y el festejo, en este preámbulo de la fiesta más colorida del país, porque pensar el carnaval, pensar en carnaval, reflexionarlo, antes, durante y después de,  es pensarnos  como sociedad, es  cuestionarnos,  en últimas  transformarnos y gozarnos. Porque quien lo vive, es quien lo piensa, y a su vez  es, ¡quien lo goza!  

+ Noticias


Una mini saludable y fácil
Sir Anthony Hopkins, invencible a sus 83 años
Las tendencias que marcaron la Semana de la Moda en Nueva York
Isabel Villanueva, la violista que cautiva con su talento y belleza