La Buena Sazón / 22 de octubre de 2022

Un vino para un pollo

No necesariamente el vino o el licor que utilicen para esta receta debe ser costoso. Lo importante es darle un sabor especial a este pollo que aquí les contamos.

Carmen Vásquez

Uno de los temas agradables en la cocina es el cocinar con el aderezo de algún licor.

Y creemos que cocinar con licor es cocinar para fiestas elegantes o para alguna invitación muy especial, o celebrar aniversario etc, etc. Nada de eso. Cualquier día y en cualquier momento de nuestro diario vivir, podemos cocinar con cerveza, con vino tinto, con vino blanco, con tequila, con una crema de café, con whisky o con ron. Eso sí… lo importante es que ustedes no pongan la botella al gusto de ustedes y entre ingrediente e ingrediente se tomen un traguito, porque de traguito en traguito… salen borrachitas y la receta queda sin preparar o se quema.

Y otra cosa, no se preocupen pensando que debe ser un licor costoso, ni tampoco desocupar la botella para emborrachar el platillo.  La receta de esta semana es deliciosa, suave y resulta igual para una cena especial que para  disfrutarla ya.

RECETA: POLLO & VINO

INGREDIENTES

6   –  unidades de pechugas de pollo deshuesadas.

1/4   de taza de vino blanco preferible un Sauvignon.

1      cucharadita de ajo machacado.

        sal y pimienta al gusto

8      cucharadas de aceitunas negras, picadas finamente.

250  gr de champiñones picados finamente

    cucharadas de mantequilla.

10    cucharadas de mayonesa.

12    cucharadas de queso parmesano.

8      cucharadas de perejil finamente picado.

PREPARACIÓN

Las pechugas sin piel y deshuesadas las vamos a abrir estilo mariposa y las vamos a condimentar  con la sal, la pimienta, el ajo y el vino. Las dejamos un buen rato para que se sazonen bien.

Los champiñones bien picaditos se ponen en una cacerolita con la mantequilla y se cocinan unos minutos y luego bien escurridos se mezclan con las aceitunas negras. Con esto rellenamos las porciones de pechuga, divididas por partes iguales.

La mayonesa se revuelve con el parmesano y el perejil y a cada porción de pechuga se le unta esta mezcla y se ponen todas en una lata engrasada y se meten al horno por una media hora.

Les van a quedar crocantes y deliciosas. 

NOTA: Las pueden servir con una fresca ensalada y lógico… acompañadas de un vino blanco bien frío.

+ Noticias


Sesiones íntimas, y en vivo, con Monsieur Periné
Estrellas Michelin, el ‘Premio Oscar’ de los restaurantes
La historia del periquito Pericles que conmovió las redes
Ocho famosos que han salido del clóset