Lo último / 5 de septiembre de 2020

Malka Irina León: con pasaporte para continuar un gran legado

“En respuesta a la confianza que ha tenido conmigo de la Gobernadora Elsa Noguera, estoy dispuesta para trabajar muy duro y estoy preparada”.

Zoraida Noriega

La recién nombrada  directora de la ‘Oficina Gloria Plata’ dice que asume el reto de su nuevo cargo con optimismo.

A Malka Irina León no le resulta nada extraño conocer de primera mano los movimientos que se tejen en la Oficina de Pasaportes del Atlántico, cuya dirección hoy está a su cargo. Los 9 años que lleva de trabajar con la Administración Departamental le permitieron frecuentar esa dependencia, pero más que todo, por su gran amistad con Gloria Plata, quien dirigió ese despacho por 33 años hasta su fallecimiento en agosto.

Con sus hijos Luis Carlos, Tania Paola y Valentina Cabrera León, en la boda de la segunda celebrada en febrero de este año.

“Gracias a esa amistad no pude ser ajena a esa oficina, por eso mi compromiso es mayor; además, tuve la oportunidad de conocer a un equipo humano maravilloso”, dijo la funcionaria, sin dejar de exaltar la dedicación y profesionalismo de Gloria Plata, en cuyo honor lleva nombre la dependencia.   

El nombramiento para esta ingeniera industrial con experiencia en el sector público y atención al cliente, significa un desafío porque siente que el deber es mayor. “Nosotros vamos a ser que su legado se mantenga y suba de nivel. A lo que hay que superar le vamos a meter toda la energía. Por eso estamos dispuestos a seguir trabajando para que sea la primera y más eficiente del país esta Oficina de Pasaportes de la que jamás me imaginé algún día iría a ocupar”  

Cuando llegó hace dos días a ocupar su nuevo puesto, confiesa que encontró la Oficina “como una tacita de plata”, lo que nunca le había sucedido en los anteriores cargos que ha ocupado en el sector público (el último fue como subsecretaria de servicios administrativos). “Todo estaba en su lugar. Me dio mucha alegría que el personal me acogió como parte de su familia. En estos momentos serán mi apoyo”.

Malka Irina representando a La Guajira en el Concurso Nacional de Belleza en 1982 con un vestido diseñado por Édgard Pérez.

Para ella el tema de servicio al público es importante, sobre todo la prontitud. “El reto, repito, es mantenerlo, que es lo más difícil. Pero estoy segura que lo vamos a lograr. Yo estoy con mucha fe, con la capacidad de hacerlo”.

Malka Irina nació en Barrancas, La Guajira, departamento que representó en el Concurso Nacional de Belleza en 1982 cuando ganó la bogotana Julie Pauline Sáénz.

Se siente barranquillera de corazón porque la mayor parte de sus años los ha vivido en Barranquilla. Enviudó hace dos décadas de Lucho Cabrera, el amor de su vida, con quien tuvo tres hijos: Tania Paola, Luis Carlos y Valentina, todos profesionales.

Su vocación de servicio hacia los más necesitados la ejerce a través de la Fundación Pan y Panela, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la nutrición de niños y adultos mayores. Es una de las iniciadoras de esa organización desde hace 15 años.

“Dios me puso este trabajo en su momento”, dice refiriéndose a la Oficina de Pasaportes. “Es una labor que requiere mucha dedicación y ahora tengo más tiempo para seguir aportando, pues mis hijos ya tienen organizadas sus vidas”, concluyó.

+ Noticias


Famosos abren las puertas de sus mansiones
Chao al continuismo: Petro y Hernández van a segunda vuelta
Lo que hay que saber sobre las propiedades del ginkgo biloba
Mario Venturini, un hotelero cinco estrellas