Lo último / 12 de septiembre de 2020

Margarita Ortega: No me gusta hacer las cosas a medias

La periodista y actriz Margarita Ortega con sus mascotas Tobías y Mateo, dos de sus “hijos” que adoptó a través de una fundación.

Zoraida Noriega

La actriz y presentadora de noticias le contó a MiREDvista  aspectos de su vida fuera del foco de las cámaras y de los escenarios.

“O es lo uno o es lo otro, pero no puedo a la vez leer informaciones para un noticiero y dedicarme a la actuación. El tiempo no da”, es lo primero que le dice a MIREDvista  la caleña Margarita Ortega a quien la teleaudiencia colombiana vio primero como actriz y años más tarde como presentadora de noticias.

Con Nieves, otra de sus mascotas, en su residencia en Bogotá.

La comunicadora social confiesa que todos los papeles que ha desempeñado a lo largo de su carrera actoral le han dejado una grata experiencia, pero el que más le dejó huellas fue el que hizo en  Detrás de un ángel porque fue su debut en la actuación hace 27 años al lado de Robinson Díaz. Para ella son también de grata recordación Las aguas mansas, La quiero a morir y Rosario Tijeras, en este último dice que se divirtió mucho.

 Como conductora se inició en el matutino informativo 7:30 de Caracol, luego de hacer una pausa para seguir en la actuación, pasó a la presentación de la secciones de entretenimiento y cultura en el mismo canal, y años después volvió a presentar noticias en RCN. Actualmente comparte el set con Claudia Palacios en la emisión central del noticiero CM&. 

Durante la pandemia no dejó de trabajar. “De lunes a viernes nada más salía para ir al noticiero, eso sí, acatando todos los protocolos de bioseguridad”.

Siempre ha cuidado su salud  “sin ser obsesiva”, advierte. “Más que cuidarme es porque me identifico con ese estilo de vida, donde están los pilares de todo. Esa manera la asumí hace como 20 años,  a raíz de que se me presentaron algunos problemas de salud. Entonces me vi en la necesidad de cambiar mis hábitos alimenticios”.

Comenzó entonces a investigar, leer mucho y asistir a cuanta conferencia y taller que podía sobre la alimentación natural, “especialmente de esos nutrientes que vienen de la tierra. De comida menos industrializada, de la que viene en paquetes y con muchos aditivos”.

Volcada en temas de vida saludable y bienestar, la llevó a escribir su primer libro Regresar al origen, sin la pretensión de dar cátedra sobre cómo llevar una dieta pura y natural, porque no se considera especialista en la salud, sino porque quería contar su propia experiencia. El perfecto balance y El camino sencillo son otras dos sus obras, aunque proyecta escribir una más en corto plazo.

No se considera versada en la cocina, pero experimenta con recetas de su inspiración, algunas de las cuales están en su trilogía de libros que “son el resultado de mi experiencia que quiero compartir con la gente, son sugerencias”.

La belleza natural de Margarita lo dice todo. Es vegana, hace yoga, ejercita en una bicicleta estática que tiene en su apartamento, no es rumbera, poco amiga de los maquillajes excesivos y no es esclava de la moda, porque para ella “la sencillez está por encima de todo. Prefiere andar en tenis y ropa cómoda, pero cuando le toca, se sube en los tacones.

Su día a día comienza muy temprano: lee la prensa “para llegar bien informada al set del noticiero y nada me coja fuera de base”, y revisa los mensajes que le llegan a su celular (es muy activa en las redes sociales). Tiene un canal en Youtube donde da a conocer sus recetas y su página www.margaritaortega.com.

A los estudios del canal llega siempre a las 6 de la tarde para prepararse, aunque el noticiero, de lunes a viernes, comienza a las 9 p.m. Para ella salir en cada emisión es un reto, ya que todos los días son informaciones distintas.

Confiesa que siente profundo respeto y admiración por los reporteros, porque son los que se esmeran buscando  la noticia todos los días en la calle. “Yo solo soy un instrumento, un medio, para decir esas informaciones a la teleaudiencia”, apunta sin antes destacar su aprendizaje al lado de Yamid Amat, director de CM&, a quien considera su maestro.

Para ella no le resulta fácil dar noticias nefastas en este mundo convulsionado, especialmente las que tratan sobre violencia en este país. “A uno también le duele mucho como colombiano, aunque la violencia siempre ha existido aquí. Lo que pasa es que cada vez es más aterrador lo que pasa a diario.”

La presentadora tiene dos hijos, y su pareja actual es el productor teatral y realizador audiovisual Daniel Álvarez Mikey, hijo de la recordada actriz Fanny Mikey.

Escribir libros no ha sido de la noche a la mañana, lleva años investigando y acudiendo a talleres y seminarios de alimentación que le han dado las bases y el conocimiento para producirlos.

Sus otros amores son sus perros Tobías, Mateo y Nieves, que adoptó en una fundación, pues ella no está de acuerdo en la compra de mascotas. De ahí la campaña “No compre un perro de raza, adopte uno sin casa” que emprendió hace algunos años con el fin de generar conciencia frente a la necesidad de ayudar a estos animales que en su momento tuvieron un dueño y después los abandonaron.

“No importa que no sean de raza, los que yo tengo no lo son, pero les he brindado todo mi cariño como parte de mi familia. Las mascotas nos cuidan y nosotros también debemos cuidarlas”, anotó.

+ Noticias


“El silencio de mi obra es invocar a quienes no tienen voz”
Pasarela de Milán volvió a brillar en el Fashion Week
Carles Puyol, el gran capitán del Barcelona se paseó por Barranquilla
Snacks saludables, la receta del éxito de dos empresarios barranquilleros