Personaje / 29 de octubre de 2022

María Elena Restrepo, la mujer que ve con el corazón

La barranquillera María Elena Restrepo es un ejemplo de superación, valentía y perseverancia. Su falta de visión no ha sido impedimento para trabajar en la fundación que creó.

Zoraida Noriega

Su loable labor en Fundavé, entidad que esta barranquillera creó para ayudar a la población con limitación visual, será reconocida por la Asociación Cívica por Amor a Barranquilla en acto que tendrá lugar en el Club ABC el 16 de noviembre.

María Elena Restrepo Posada perdió completamente la visión en el año 2000, y hace 8 viene luchando contra un cáncer con admirable estoicismo; pero eso no ha sido impedimento para seguir optimismo disfrutando la vida, y sobre todo continuar con su admirable labor en Fundavé, una entidad que creó orientada a trabajar por la inclusión de la población con limitación visual en su natal Barranquilla y municipios del departamento del Atlántico.

Como ejemplo de superación, valentía y perseverancia, y para reconocer su trabajo frente a la fundación,  la Asociación Cívica por Amor a Barranquilla la distinguirá este 16 de noviembre en el Club ABC.

Uno de los objetivos del programa es estimular el desarrollo integral del niño y niña ciego..

Lleva en su ADN la belleza de sus primas hermanas, las ex reinas de Colombia Martha Ligia y Luz Helena Restrepo.

Cuando trabajaba en el sector bancario (pasó por el Banco de la República, Bancoquia y Banco Santander desempeñando buenos cargos)  y luego en una compañía de seguros, veía la vida color rosa, se casó y tuvo tres hijos que hoy son exitosos profesionales.

En ese entonces nada presagiaba que años después fuera aparecer la glaucoma que poco a poco fue haciendo estragos en su nervio óptico.

Tiene 77 años, es pensionada y vive en Bogotá en compañía de una empleada hace 22 años, quien ha sido su guía por lo que la considera como su hija.

“Viajo con ella a todos lados, visito mis hijos, a mi familia y así me mantengo en forma”, dice entre risas.

“La vida me trajo a Bogotá desde que me casé y me quedé aquí también para continuar con el tratamiento de mi enfermedad, pero no dejo de ir a Barranquilla, donde tengo mis hermanos y la mayor parte de mi familia”.

Confiesa que su ceguera no ha sido obstáculo “para nada”. Se mueve sola por todos los rincones de su casa, a veces cocina y “ve” televisión. Es ahí donde sus oídos son sus ojos, porque percibe los colores e imágenes de la Tv a través de la descripción que le hace su empleada.

Así lo logra, por ejemplo, con la serie ‘Leandro Díaz’ de la que no se pierde porque está basada en la vida del cantautor vallenato que nació ciego, a diferencia de María Elena, quien sí pudo ver la luz del mundo antes de perder su visión.

El sentido del tacto es otra de sus valiosas herramientas. A sus 6 nietos no los conoce, pero sabe que son bellos porque los toca, los abraza.

“La vida a uno le enseña cómo poder comunicarse con las personas. Aprende a usar los otros sentidos. No es que los sentidos se desarrollen unos más que otros, sino que uno aprende a usarlos”.

Niños y adultos son orientados a través de programas y servicios educativos para su rehabilitación.

 “Yo no tengo ningún problema de desadaptación. Soy feliz rodeada de mis hijos, nietos ¡y pronto seré bisabuela!”, comenta con entusiasmo la barranquillera, que como salesiana es devota de María Auxiliadora, nombre de la virgen que lleva el colegio donde estudió.

“FUNDAVÉ ES MI VIDA”

Al perder la visión ingresó al Centro de Rehabilitación para Adultos Ciegos CRAC, Bogotá, para recibir atención. Durante ese proceso y motivada para ayudar a personas sin esa condición visual, entró a formar parte del voluntariado de la institución.

Al poco tiempo creó la Fundación María Elena Restrepo – Fundavé- para trabajar por la inclusión social, escolar y laboral de niños y jóvenes ciegos, con sordoceguera y discapacidades múltiples relacionadas con la visión.

La fundación, que tiene sede en la calle 42#41-39 de Barranquilla, desarrolla su labor gracias a la solidaridad de personas con un alto compromiso social y el apoyo de entidades gubernamentales y fundaciones, instituciones y empresas privadas nacionales y extranjeras, como el Ministerio de Cultura, Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), Gobernación del Atlántico, entre muchas otras.

Entre sus alianzas está la Organización Nacional de Ciegos Españoles (Once) una corporación de derecho público de carácter social sin ánimo de lucro que tiene el propósito fundamental de mejorar la calidad de vida de invidentes, personas con resto visual y personas con discapacidad de toda España.

Fundavé también es miembro de la Unión Latinoamericana de Ciegos (ULAC) y de la Red de Redes de Rehabilitación Basada en Comunidad (RBC).

Tiene una junta directiva (cuya presidenta esla barranquilleraMaría Estela Donado) que se reúne periódicamente para ejecutar proyectos con asociaciones de cooperación internacional, alianzas y convenios con entidades públicas y privadas del orden departamental y nacional.  

Como líder, María Elena está al tanto de todos los movimientos de la fundación, y trabaja para seguir cumpliendo con la misión de Fundavé como es la de seguir brindando atención gratuita, organizar actividades académicas y culturales para estimular a niños y adultos con limitación visual.

“Es que Fundavé es mi vida”, dice.

RIFA A FAVOR DE PROGRAMAS

Una de las actividades que realiza Fundavé es su rifa anual a beneficio de los programas que adelanta.

Este 24 de noviembre el comité de apoyo de la entidad, conformado por damas barranquilleras, sorteará con la lotería de Bogotá, tres obras que han sido donadas por  artistas de la plástica.

El premio mayor, es un cuadro de Michelle Betancourt; el premio seco es una obra de Piedad Tarazona y segundo seco de Henry Alvear.

La donación es de $50.000.oo. Transferencias: Nit fundavé 802.013.636-1. Ahorros Davivienda 027900051528. Bancolombia 44200000862.

+ Noticias


Para el día de las madres
La periodista barranquillera que viste a los niños con ropa ´personalizada´
Convertir Mompox en destino de bodas, el proyecto de Hernán Zajar
Receta de una médica