La Buena Sazón / 4 de marzo de 2023

Para tardes de té

Esta bruschetta de jamón con pan campesino es ideal para saborearlo con una taza de té.

Carmen Vásquez

Con el título de tardes de té, con seguridad muchos de nuestros lectores de la Costa, me van a decir «pero es que aquí no se acostumbra tomar el té». Pero yo les digo, la globalización mayor se da hoy día en la cocina con el conocimiento y compartir de una gastronomía mundial.

Y la bebida del «té» es algo que se popularizó además con el tema de la cocina saludable. Nada más recomendado que la bebida del «té verde» por todas sus propiedades. Miren nada más el aumento de mercadeo de las bebidas frías de té. Son una delicia. Pero también les digo a los miles de lectores de nuestra MiRedVista, esta receta es para acompañar el té, el café y lo más delicioso con un muy frío vino rosado. Lo que más quiero y recomiendo es que seamos creativos en nuestras cocinas… si no tengo algo, lo puedo remplazar por otra cosa.

BRUSCHETTA DE JAMÓN MUY ESPECIAL

INGREDIENTES

1  –  tajada de pan campesino o del que más les guste.

100  gr de queso de cabra.

8  –  tomates cherry cortados en dos.

100  gr de jamón serrano.

        aceite de oliva.

        lechuga la que más les guste, ojala sea variada.

        una mezcla de brotes.

        sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN

Lo primero que vamos hacer es untar las tajadas de pan generosamente con aceite de oliva. Luego, las ponemos en un sartén o en una plancha a que se asen hasta que queden crocantes. Paso siguiente es ponerle encima las lechugas, el queso cabra, los tomates y las lonchas de jamón. Aquí le ponemos el puntico de sal y pimienta, los brotes y otro poquito en goticas de aceite de oliva.  Las servimos calienticas.

NOTA: Este es un delicioso bocado para una tarde amigas y amigos. Pero también son perfectas  estas tostadas para reuniones de trabajo donde el servicio es en brunch. 

+ Noticias


Jairo Gómez, el ingeniero barranquillero que lidera comunidad literaria virtual
Los pequeños gigantes del baloncesto
Daniel Pérez y el placer de producir platos únicos
Moda colombiana llegó a África de la mano de Hernán Zajar