Familia / 22 de junio de 2024

Prohibir el uso de celulares en colegios: un debate que se agita, y al que Colombia no es ajena

(Internet)

Miredvista.co

Este viernes, 13 planteles privados de Barranquilla anunciaron que prohibirán el uso de teléfonos en el aula de clases, siguiendo el ejemplo de 27 centros educativos de Bogotá. La medida también fue acogida en varias ciudades de los Estados Unidos, donde Nueva York se alista para dar el paso.

La polémica por el uso del celular o de dispositivos electrónicos en el aula de clases está candente en muchos lugares del mundo, entre ellos Colombia, y Barranquilla no es la excepción.

Este viernes, 13 colegios privados de Barranquilla anunciaron que prohibirán el uso de teléfonos dentro de las aulas de clases, con el fin de mejorar el aprendizaje cognitivo de sus estudiantes.

Los colegios que desarrollarán esta medida son de calendario B, por lo que, a partir del 01 de agosto, los estudiantes de preescolar, primaria y bachillerato que comiencen las clases deberán cumplir con esta medida.

Esos colegios son el Altamira International School, Colegio Marymount Barranquilla, Colegio Hebreo Unión, Colegio Británico, Colegio La Enseñanza, Colegio Liceo Campestre Bilingüe, Boston International School, Colegio Medalla Milagrosa, American School, Berckley School, Hartford International School, Colegio San José, IDPHU.

Pero ya antes en Bogotá, en mayo, 27 colegios asociados a la Unión de Colegios Internacionales de Bogotá, habían anunciado que restringirían el uso de dispositivos móviles, incluidos celulares, relojes inteligentes y otros aparatos de uso personal en sus colegios. Unicoli explicó que la restricción será durante el horario escolar, extendiéndose esta medida, inicialmente, a las rutas escolares.

No es una decisión que se vea solo en colegios de Colombia. La gobernadora de New York,Kathy Hochul, ha expresado su preocupación por el impacto negativo que el uso de smartphones tiene en la educación y la salud mental de los jóvenes, y por ello impulsa una medida que busca restringir el acceso a celulares y a redes sociales en hora de clase.

Y los jefes de educación de Los Ángeles votaron el pasado martes a favor de trabajar para lograr una prohibición total del uso de celulares en las escuelas de la ciudad. La medida se produjo cuando el gobernador de California, el estado más poblado de EE. UU., expresó su apoyo a las restricciones a los dispositivos, esto mientras crece la preocupación sobre su impacto en la salud mental de los jóvenes.

UNA DISCUSIÓN DE VIEJA DATA

La discusión acerca de la conveniencia y de los efectos del uso de celulares y otros dispositivos electrónicos en el aula de clase por parte de los estudiantes no es nueva. La hiperconexión a la que están sometidos niños y adolescentes ha sido motivo de constante preocupación, al menos en la última década, entre profesores, padres de familia y estudiosos del comportamiento humano.

Sobre este tema, psicólogos de diferentes partes del mundo han investigado los efectos que tienen los dispositivos electrónicos en los colegios y los resultados han demostrado que hay impactos tanto en la socialización, como en el aprendizaje e, incluso, en la ocurrencia de delitos contemporáneos como el ciberacoso y el bullying.

Es que recibir una notificación en el teléfono y revisarla puede hacer que un adolescente tarde hasta 20 minutos en recuperar la concentración. “Las notificaciones entrantes o la mera proximidad de un dispositivo pueden ser una distracción para los estudiantes, haciendo que pierdan la atención en la tarea que tienen delante”, indica el Informe Global de Monitoreo de la Educación (GEM 2023), realizado por expertos de la Unesco, que establece que a pesar de las ventajas que las herramientas digitales pueden ofrecer en la educación, también existen riesgos que a menudo son ignorados y que afectan el avance del proceso educativo.

De acuerdo al estudio, el uso de smartphones y computadoras interrumpe la actividad de aprendizaje de los niños y jóvenes, pero no solamente en las aulas, sino también en sus hogares. Un reciente meta-análisis que incluyó a alumnos desde el nivel preescolar hasta el nivel superior en un total de 14 países encontró efectos negativos en la relación entre el uso de teléfonos móviles y los resultados educativos, especialmente a nivel universitario. El declive se atribuyó principalmente a la creciente distracción y al tiempo dedicado a actividades no académicas durante las horas de estudio.

MEDIDAS EN OTROS PAÍSES

En los últimos 15 años, los sucesivos gobiernos en Colombia han hecho un gran esfuerzo por facilitar el acceso a la tecnología de la población estudiantil, aún de las regiones más recientes. Sin embargo, a pesar de las millonarias inversiones y de toda la publicidad y promoción de esas acciones, aún no es claro el balance entre el uso de la tecnología y las experiencias pedagógicas. 

Lo otro es que el mundo ha cambiado mucho a la par de esas políticas gubernamentales, y de hecho cada vez es mayor la penetración del internet en nuestras escuelas, lo cual se afianzó en pandemia.

Por eso la discusión sobre el uso del celular en el aula de clase se está dando en muchos lugares del mundo. Producto de ese debate, hace ya tres años que China prohibió que los niños llevaran teléfonos a la escuela; en 2022, Italia restringió su uso en las clases, y recientemente en Inglaterra se publicaron nuevas directrices para prohibirlos en los colegios, un modelo que parece haber dado resultados positivos.

En Suecia la medida fue distinta: a finales de febrero pasado decidieron volver a los libros de papel, echando para atrás la decisión de integrar los dispositivos digitales a las aulas, que habían tomado años atrás.

+ Noticias


La alfombra roja de los Latin Grammy
Bayern Múnich, campeón de la UEFA Champions League
La moda en la posesión presidencial
Gel, tapabocas y otros adornos curiosos de Navidad