Decoración / 8 de julio de 2023

Siete cosas que están pasadas de moda en la decoración

Miredvista.co

Es hora de hacer un cambio urgente en la decoración si tiene armarios de madera tallada de pared a pared, muebles pesados y voluminosos, salas decoradas en blanco, cortinas que arrastran y paredes pintadas uniformemente en tonos fuertes.

Sí, seguramente en un tiempo se usaron; sí, ya sé que te hicieron felices, sí, también sé que en su momento gastaste tiempo y mucho dinero en esos muebles, cuadros, adornos, etc. Pero acéptalo: en materia de decoración la moda es cambiante, y si bien hay muebles objetos atemporales que pareciera que nunca pierden vigencia, esto no aplica para todos los casos. Tampoco se trata de deshacerte de todo lo que tienes, ni más falta, pero sí de que empieces a hacer los cambios que tu hogar requiere para verse mucho más bonito y acogedor. Toma nota de la lista de cosas pasadas de moda en materia de decoración que hoy te presenta MiREDvista:

1. Paredes recargadas

Atrás quedaron los tiempos en los que las paredes se usaban a manera de vitrina, con muchas composiciones de láminas, cuadros y otros objetos. Ese efecto de saturación ya no está de moda en la decoración de interiores. Hoy la apuesta va por paredes despejadas, pero si aún así deseas seguir luciendo todos tus cuadros, posters o láminas procura que haya simetría en su composición para un efecto ordenado.

2. Muebles de pared a pared

Nos referimos a aquellos muebles enormes en madera tallada (tipo boisserie) que lucen pesados, inamovibles, rígidos y que además solemos atiborrar de montones de cosas. No es que no se pueda decorar con un mueble que cubra la pared, pero hoy lo que recomiendan los interioristas es que estos se integren a la decoración y que tengan un efecto menos pesado, más ligero, en el que todo armonice con el resto del hogar. Debe tener espacios abiertos, pero también algunas puertas y la iluminación también debe estar integrada.

3. Sofás enormes

Olvidos de esos enormes y pesados sofás que ocupan todo el salón, que dan la sensación de ser más grandes que el propio espacio y que no dejan sitio para nada más. Los sofás de hoy son más ligeros, no ocupan todo el salón y reducen la altura de su respaldo, por ejemplo, y el ancho de su reposabrazos.

4. Colores sólidos en todas las paredes

Pintar todas las paredes del salón de un color marcado está pasado de moda. Tampoco se usa pintar todas las paredes iguales, y peor si hacemos que todos los objetos decorativos de la estancia sean del mismo tono. Como la pintura se usa para crear efectos, se recomienda llevar el color a la pared pero usar pequeñas dosis del mismo en detalles y sumar otra tonalidad que aporte movimiento y dé más vida al salón.

5. Cortinas muy largas

Sí, esas cortinas que llegan al piso y que prácticamente se arrastran ¡están out! Lo recomendable es que estén un par de centímetros por encima del suelo y que por nada del mundo se les marque una arruga.

6. Decorar la sala en blanco y negro

En la decoración, el blanco y negro está pasado de moda, pues ese contraste resulta agresivo, poco elegante y le resta vida a un lugar. Ahora, no quiere decir que hay que desaparecerlos, sino matizarlos, darles calidez. Por eso, en vez del blanco pleno, prefiera lo que hoy se conoce como blanco roto, o una especie de beige muy suave. ¿El negro? Llévelo en pinceladas, y más bien mate. Prefiera la madera, y aporte notas de color que le den vida a la estancia.

7. Mezcla marcada de estilos

Combinar dos estilos es bastante frecuente. Que predominen muebles y accesorios modernos y se cuele entre ellos una pieza heredada de la abuela es chévere, siempre y cuando esta se destaque realmente por su estilo y se integre al resto de la decoración; es decir, que se vea en su lugar y no fuera de él.

+ Noticias


Los estilismos de película que volvieron a sorprender en Festicannes
150 músicos de cuerdas brindan concierto a Barranquilla en el Sagrado Corazón
‘El gran teatro’ que une a Santiago Cruz y Andrés Cepeda
“El cirujano facial debe respetar las facciones y origen del paciente”: Eliseo Caicedo