Dolce vita / 11 de septiembre de 2021

Tulio recomienda… el sancocho, el amor hecho sopa

Tulio Zuloaga

¿Cómo explicarle a mis hijos que el sancocho, más que comida, es sentimiento y recuerdo para el colombiano?

Porque a uno le servían “pal engorde”, como a un pisco y luego le repetían y caía uno al pasto con modorra, exhausto de tanto amor hecho sopa y de tanta comelona…, así lo recuerdo yo: Mi mamá revolviendo con el cucharón de palo, advirtiendo con su mística sapiencia que “nadie más lo puede revolver porque, si tiene mala mano daña o se agua la sopa”. ¡Vea pues!

Mi papá, repartiendo las carnes con justicia: “Yo quiero esa, yo quiero esa”, se escuchaban las peticiones de los pequeños e inquietos comensales: un hueso carnudo, un cubo de morrillo y una pata e’ pollo; al lado una yuca, un plátano, una papa, un ñame y un tris de arracacha para cada uno: -¿Quiere más caldo, mijo?-, preguntaba mamá mojando el arroz, mientras mi papá soplaba la leña con la misma tapa de la olla y le echaba a escondidas una copita de guaro al caldo: “Que así sabe mejor”… y así, de a poquitos, me adoctrinaba en la religión del sagrado caldo.

Luego mis hermanitas cortando aguacates, cilantro y bananos sobre los platos del Carmen de Viboral y sus irregulares flores azules, repartiendo arepas, hogao, limones y ají; sirviendo colombiana, agua e panela, aguardiente y hasta refajo en vasos plásticos!

Todos oliendo a humo; porque el sancocho también se lo lleva uno pegao encima, desde el pelo hasta la punta de los pies… sosteniendo los platos entre las piernas y dando resoplidos para alivianar el calor del más sabroso menjurje del colombiano: nuestro plato nacional, el que se come con hambre de verdad, con el alma y con el cuerpo.

Y yo, el encargado de los palos y palitos, todo gordito y sucio, corriendo entre los pinos y sus alfombras de acículas, buscando ramitas secas y chamizos para atizar el fuego. Me sentía el héroe de la espesura del divino caldo. Ese era yo: el rey del sancocho en leña.

Ni se imaginan la delicia, la “grandura” y la llenura. Porque a uno le servían “pal engorde”, como a un pisco, y luego le repetían; y caía uno al pasto con modorra, exhausto de tanto amor hecho sopa y de tanta comelona… TULIO Recomienda!

+ Noticias


16 curiosidades del rey Felipe VI de España
Alejandra Murgas, lista para dar el gran salto en la presentación de noticias
Encanto de herencia
Un dulce sabor para los diabéticos