Vida Cultural / 8 de abril de 2023

“Yo soy del Barrio Abajo”

Una de las antiguas y coloridas esquinas del Barrio Abajo.

Miguel Utria

A propósito de la efemérides de Barranquilla, MiREDvista conversó con Jorge Ojeda, un enamorado ‘barrioabajero’ que decidió abrirle una cuenta al barrio para recopilar allí las memorias de ese popular sector.

Caminar por el Barrio Abajo de Barranquilla es encontrarse con parte de la historia de la ciudad, no en vano fue esa esquina donde nació y comenzó el desarrollo de esta urbe.

Casas antiguas, abuelos, sitios de diversión y ventas de comidas tradicional hacen parte de esa Barranquilla del pasado a la que muchos de sus ilustres hijos un día le cantaron, escribieron o plasmaron en bellas obras de arte.

Callejón Topacio, como así fue bautizado este tramo, hoy luce pintoresco.

Así es ese popular sector, cuna y casa de personajes queridos de Barranquilla que un día llegaron y se quedaron allí. Tanto, que hoy, después de sus muertes siguen vivos en el corazón, los recuerdos y el orgullo de los ‘barrioabajeros’ que sienten igual orgullo como cuando dicen: “yo soy del Barrio Abajo”.

Uno de esos orgullosos hijos es Jorge Ojeda, barranquillero y barrioabajero de 62 años de edad quien nació, se crio y allí echó raíces.

Jorge se ha dedicado a recorrer el barrio, buscar personajes, lugares y costumbres, hacer fotos, videos y contar historias para, según dice, dejar memoria de su barrio en una de sus redes sociales.

‘Barrio Abajo, sus leyendas y sus vivencias’ se llama el sitio en Facebook, abierta para que sus seguidores suban las historias de su barrio, ya sean en fotografías o videos.

Ojeda se ha dedicado buscar fotos antiguas que cuentan la historia de los inicios de uno de los primeros barrios de la ciudad, pues recuerda que al inicio de Barranquilla como ciudad solo había tres sectores, que eran barrio Arriba, Centro y Bario Abajo, siendo este último el polo de desarrollo comercial, industrial y cultural de la Puerta de Oro de Colombia.

Jorge Ojeda se ha dedicado a recopilar buena parte de la historia del barrio que lo vio nacer.

Hoy, cuando la Puerta de Oro celebra sus 210 años de historia es precisamente esa sección de la ciudad, donde se encuentran los sitios de mayor tradición y simbología de Barranquilla. Sin embargo las diferentes reestructuraciones y reorganizaciones urbanísticas de la ciudad dividieron el sector en lo que hoy se conoce como Rosario, Barlovento, Bellavista, Modelo y todo el sector industrial de la ciudad, entre otros, y por supuesto el Barrio Abajo conformado en su mayor parte por callejones de casas antiguas que nos transportan a la vieja Barranquilla, la misma a la que le cantaron Esthercita Forero, Nelson Pinedo y Joe Arroyo, entre muchos otros.

Jorge Ojeda es padre de dos jóvenes universitarios, a quienes ha enseñado la historia del barrio. Sin embargo, asegura que no pretende que ellos o alguno de sus descendientes sigan con su tarea, aunque como el mismo dice, “sería muy lindo que algún día a alguien se le ocurra seguir documentando esta idea y mantenga viva la historia del barrio en las futuras generaciones.

“Llena de nostalgia, recorrer la avenida Murillo y recordar que esa era una calle destapada, de un solo carril, polvorienta como era la ciudad en sus comienzos, como lo dicen sus canciones. Pero da gusto ver todo el desarrollo que se ha dado alrededor de este sector de la ciudad, y es un orgullo pertenecer a un barrio que le dio todo ese impulso a la ciudad para llegar hasta donde ha llegado hoy día”, afirma Jorge.

Algunos juegos infantiles tradicionales han sido rescatados para conervar la memoria del barrio.

Asegura que toda esa inquietud que tuvo un día de recoger datos de vivencias, fotos y otros elementos para construir esa memoria los mantuvo guardados con la esperanza de editar un documento escrito y gráfico, pero ante esa imposibilidad, decidió compartirla en su página de Facebook.

Dice que la idea es que muchas más personas que residan o hayan residido en diferentes sectores del barrio aporten lo que sea necesario para complementar esa idea porque “yo no puedo hablar de todos los sectores, porque siempre he vivido en uno solo, y Barrio Abajo comprende varios sectores”.

Aunque por un tiempo corto se trasladó a vivir al barrio Boston, retornó a Barrio Abajo porque quiso que sus hijos conocieran eso de lo que él se enamoró y que jugaran los juegos que el recuerda como son trompos, bolita de uñitas, cometas y rondas en la calle, que aún en algunos sectores del barrio se recuerdan.

“Recuerdo muy bien la casa de la familia Salazar Blanco, a donde llegaban los pelaos a jugar bolita uñita y trompo, y llegaba mucha gente especialmente de Bolívar. Desafortunadamente hoy día esas vivencias no son tan atractivas para los jóvenes como lo es el celular y las redes sociales”, apunta.

Los mayores se reúnen en las puertas de sus casas para recordar sus vivencias.

Otras familias tradicionales de su sector que recuerda son los Correa, Reales, Villa y los Hoyos Pedroza, que fueron de los primeros habitantes del barrio. Recuerda que la señora Teodora Pedroza, era a quien acudían cuando alguien estaba enfermo o tenía alguna urgencia en salud.

“Ella era quien inyectaba, curaba, sobaba, hasta rezaba a los niños. Mejor dicho la casa de ella fue la primera Unidad Básica de Atención Médica que tuvo  Barrio Abajo”.

También recuerda que anteriormente a las calles y carreras del barrio y todo el sector se les conocía por nombres y aunque el actual urbanismo las identifica con nomenclaturas numeradas, aun en el barrio las llaman por el nombre.

La calle 42 era la Obando, la calle 43 se llamaba Medellín; calle 48 fue conocida como Felicidad; la 46 es Santa Ana, Paraíso que es la 47,  la Dividivi que es la popular Murillo o calle 45, la calle 49 es El Limón y la Cisneros que es la calle 50. También hacen parte del barrio las calles Santander y Bolívar.

Viejas casonas se resisten a desaparecer con el paso del tiempo.

En cuanto a carreras recuerda los nombres del callejón del sello o 44, también conocida como Cuartel; el callejón del Líbano o carrera 45; Olaya Herrera o Rosario que es la 46; la carrera 50 es el antiguo callejón de La Aduana, la  50B o callejón de La Luz, carrera 51 es Robles, La carrera 52 es Primavera, la 53 es Topacio, la 53B es el callejón Alondra, La carrera 54 es conocida como La María.

Jorge asegura que es mucho lo que hay que hablar y escribir sobre el Barrio Abajo, y espera que sean muchas las personas que se animen a hacerlo, recuerda que en el marco de su iniciativa leyó el libro del periodista Andrés Salcedo, ‘Barrio Abajo, el barrio de donde somos todos’, una crónica que recoge parte de la historia de la ciudad y las vivencias del barrio.

+ Noticias


Coronación de la reina del Carnaval de Baranoa unió a municipios del Atlántico en una sola fiesta
‘Arte con sentido’, el valor de las piezas vintage recuperadas con amor
Gio Urshela, el mejor colombiano en el Top 100 de los mejores de la MLB
98 años de tradición, amor y fútbol: Feliz cumpleaños, Junior de Barranquilla