Lo último / 13 de junio de 2020

Barranquilla “se alquila”

Así lucen hoy varios de los locales desocupados al norte de Barranquilla.

Patricia Escobar

Más de 2 mil locales se ofertan en revistas especializadas. Y un número similar de grandes cartones blancos con letreros rojos cubren ventanales y paredes de locales en la ciudad.

2019 terminó para los barranquilleros con altísimas expectativas económicas. El año, según los comerciantes, fue muy bueno, y el 2020 pintaba mejor.

La ciudad, digan lo que digan, lucía distinta: más de 200 parques recuperados, un Malecón que, junto a la Venta al Mundo, se convirtieron en los sitios turísticos más visitados del país. Una urbe con un crecimiento en las ofertas gastronómica y hotelera nunca antes vistos, la aparición de números centros comerciales, y un incremento notable de visitantes de todos los estratos económicos. Recobraba su carácter comercial pegado de un nuevo aire vestido de atractivo turístico, sobre todo porque aquí se vendía de todo, se podía comer bien, y se estaba consolidando cierta actividad turística.

Desde que comenzó la pandemia muchos comerciantes decidieron cerrar definitivamente sus negocios.

En los dos últimos años Barranquilla y municipios como  Soledad y Santo Tomás recibieron inversiones en cinco nuevos centros comerciales que sumaron más de $624.500 millones. Los mismos representaron una oferta de 182 mil metros cuadrados de área comercial arrendable, sin incluir otros proyectos que están licenciados.

Se decía a principios de este año que las inversiones en el sector seguirán creciendo en los próximos dos años en el norte de Barranquilla, el corredor de la calle 30 hacia el sur y Malambo, con la apertura de tres nuevos proyectos que superaban los $600.000 millones.

En la ciudad, según los expertos, por cada mil habitantes existen 719 m² de comercio. Y en el país el promedio es mil habitantes por cada 100 m².

Aquí funcionaba un pequeño bar, pero tuvo que ser abandonado.

Hoy, después de cuatro meses de angustias generadas por el famoso virus, que ha obligado, como en el mundo entero a una cuarentena angustiante, oficialmente se ofrecen 2 mil locales comerciales para arriendo porque sus inquilinos empacaron maletas y migraron, o porque definitivamente ya no van más en el negocio.

Barranquilla hoy está en arriendo. Por todos lados se ven grandes letreros de “Se vende” o “Se arrienda”. El coronavirus ha golpeado fuertemente al sector de finca raíz. Pocos han podido aguantar pagar arriendos de más de 3 millones de pesos, servicios públicos costosos, pago a empleados y deudas anteriores, sin tener una entrada fija. No hay ahorro que alcance, ni cuerpo que lo resista. Y muchos pequeños y medianos empresarios se han visto en la obligación de entregar los locales donde tenían negocios que, además de producir para ellos, daban trabajo a por lo menos 3 personas-familias más. También los dueños de los locales están padeciendo los rigores de esta situación que nadie esperaba.

Duele ver al Country Plaza y Gran Centro, dos de los primeros centros comerciales, prácticamente desocupado; con otros numerosos centros comerciales pequeños prácticamente abandonados, con casas remodeladas para funcionar como establecimientos comerciales con letreros de arriendo, con sectores de gran actividad cerrados y cubiertos con un manto gris de incertidumbre, porque nadie sabe a ciencia cierta cuándo saldremos de ésta, y mucho menos cómo podremos reactivarnos.

+ Noticias


En septiembre, las “dulces” ventas con sabor a chocolate
La película colombiana ‘Los Reyes del Mundo’ estarán en los festivales de Toronto y Biarritz
Paredes con mucha vida y estilo
Tres deportistas se bajan del ‘Vuelo del Deporte’ por dar positivos por coronavirus