Enredad@s / 27 de abril de 2024

Basura electrónica, la crisis actual de la tecnología en el mundo

Romario Quintero

América Latina genera 9% basura electrónica mundial, la mayoría proviene de Brasil, Colombia y México.

En el oscuro amanecer de un día cualquiera, mientras el mundo duerme, una sombra silenciosa se cierne sobre nuestras cabezas. No es el eco de un desastre natural ni el presagio de una guerra inminente, sino más bien la manifestación palpable de nuestra voracidad insaciable por la tecnología.

En el siglo XXI, la humanidad ha dado un salto exponencial hacia el futuro, impulsada por la innovación y la promesa de un mundo más conectado y eficiente. Sin embargo, detrás del brillo deslumbrante de nuestros dispositivos electrónicos yace un oscuro secreto que amenaza con desbordarse: la basura electrónica.

Desde los bulliciosos mercados de electrónicos en Asia hasta los opulentos distritos comerciales de Europa y América Latina, la fiebre consumista se extiende como un virus imparable, alimentada por la constante demanda de la última tecnología. Pero a medida que los dispositivos se vuelven más pequeños, más rápidos y más poderosos, también se vuelven más desechables.

La obsolescencia programada se convierte en la norma, y los productos que alguna vez fueron codiciados se convierten rápidamente en reliquias obsoletas, condenadas a languidecer en el olvido.

La historia de la basura electrónica es una crónica de nuestro tiempo, una narrativa tejida con hilos de avance tecnológico y ambición desenfrenada. Desde los primeros días de la Revolución Industrial hasta la era digital, hemos acumulado montañas de desechos electrónicos a nuestro paso, dejando un rastro de destrucción ambiental y desigualdad social a nuestro paso.

En los rincones más oscuros del mundo, donde la pobreza y la desesperación son la norma, los desechos electrónicos se acumulan en montañas tóxicas, emitiendo un eco silencioso de nuestra propia insensatez.

El panorama en números

En Colombia, se generan alrededor de 180,000 toneladas de desechos electrónicos cada año, y se estima que esta cifra está en aumento.

En Barranquilla, la situación es especialmente preocupante, con un crecimiento acelerado en la generación de basura electrónica debido al rápido avance tecnológico y la alta tasa de consumo de dispositivos electrónicos.

La basura electrónica es un problema que viene crecimiento en Latinoamérica.

«El impacto es grande. Se debe realizar un trabajo amplio para que toda la comunidad pueda conectar con el mensaje actual del mundo. Es alarmante todo, pero se puede lograr grandes resultados y se reacciona con tiempo», comentó José Quiroga, experto en temas ambientales en la región Caribe.

Se estima que solo alrededor del 10% de los desechos electrónicos en Colombia se reciclan adecuadamente, dejando el resto para contaminar el medio ambiente y poner en riesgo la salud de la población.

Impacto ambiental y de salud

La gestión inadecuada de la basura electrónica en Barranquilla y otras partes de Colombia tiene consecuencias graves para el medio ambiente y la salud pública.

La quema informal de desechos electrónicos para recuperar metales valiosos libera toxinas peligrosas en el aire, contribuyendo a la contaminación atmosférica y aumentando el riesgo de enfermedades respiratorias.

La disposición inadecuada de los desechos electrónicos contamina el suelo y el agua, afectando los ecosistemas locales y poniendo en peligro la biodiversidad.

Los componentes tóxicos presentes en los desechos electrónicos, como el plomo, el mercurio y los retardantes de llama, representan una grave amenaza para la salud humana, especialmente para los recicladores informales que manejan estos materiales sin protección adecuada.

Desafíos y soluciones

Enfrentar el problema de la basura electrónica en Barranquilla requiere un enfoque integral que aborde los desafíos en múltiples niveles.

Es necesario implementar políticas y regulaciones más estrictas para la gestión adecuada de los desechos electrónicos, así como fortalecer la capacidad de las autoridades locales para hacer cumplir estas regulaciones.

Se debe promover la educación pública sobre la importancia del reciclaje adecuado y el manejo responsable de los desechos electrónicos, así como fomentar la conciencia sobre los riesgos para la salud asociados con la exposición a sustancias tóxicas.

La inversión en infraestructura de reciclaje y la promoción de la economía circular pueden ayudar a aumentar la tasa de reciclaje de desechos electrónicos en Barranquilla y en toda Colombia.

Según el experto Quiroga unas de las recomendaciones para cambiar la situación en el país y Barranquilla son las siguientes:

 Fortalecer la regulación y la aplicación de la ley

Es fundamental establecer políticas y regulaciones más estrictas para la gestión adecuada de los desechos electrónicos en Barranquilla. Esto incluye la implementación de normas para el manejo, transporte y disposición final de los desechos electrónicos, así como sanciones más severas para aquellos que incumplen estas regulaciones.

Promover la educación y la sensibilización

Se debe llevar a cabo una campaña de concienciación pública sobre la importancia del reciclaje adecuado y el manejo responsable de los desechos electrónicos.

Esto incluye informar a la población sobre los riesgos para la salud asociados con la exposición a sustancias tóxicas presentes en los desechos electrónicos y fomentar prácticas de consumo más responsable.

Invertir en infraestructura de reciclaje

Es necesario aumentar la capacidad de reciclaje de desechos electrónicos en Barranquilla mediante la inversión en infraestructura adecuada. Esto incluye la construcción de plantas de reciclaje equipadas con tecnología moderna para el tratamiento seguro de los desechos electrónicos.

Fomentar la economía circular

Se debe promover el diseño de productos electrónicos que sean más fáciles de desmontar y reciclar, así como fomentar la reutilización y el reciclaje de materiales en la fabricación de nuevos productos. Esto ayudará a reducir la generación de desechos electrónicos y a maximizar el uso de recursos.

Apoyar a los recicladores informales

Se debe brindar apoyo y capacitación a los recicladores informales que trabajan en la gestión de desechos electrónicos en Barranquilla. Esto incluye proporcionar equipos de protección personal y capacitación en prácticas seguras de manejo de desechos, así como ofrecer oportunidades de empleo alternativas para aquellos que deseen dejar esta actividad.

+ Noticias


Y la nueva Miss Universe Colombia es…¡Valle!
¡Los puffs están de moda!
Cómo llamar con número oculto o privado desde tu celular
El poder y la magia de encender velas