Entretenimiento / 2 de abril de 2022

Carnaval 2022: entre brillos y sombras

La soberana de las fiestas Valeria Charris respondió siempre con una sonrisa al público que la aclamó en los desfiles del Cumbiódromo. (Fotos: José Antonio Berrocal)

Zoraida Noriega

Aplausos por el excelente desempeño de reina Valeria Charris y las reactivaciones de los sectores folclóricos y económicos.*Los baches en los desfiles, avisos publicitarios en las carrozas y la decadencia del Festiorquestas, lo más criticado.

Sin duda, el Carnaval 2022, que estuvo a punto de cancelarse, será siempre recordado por haberse realizado después de la pandemia y en una fecha distinta a la original. La Alcaldía y Carnaval S.A.S se la jugaron toda para que los barranquilleros le dieran otra vez rienda suelta a la alegría, tras dos años de obligado encerramiento.

La llegada del Carnaval reactivó la economía de los artesanos vendiendo toda clase de adornos para la fiesta.

Hay que destacar el buen desempeño de la reina del Carnaval Valeria Charris por su compromiso y entrega. Se metió en el corazón del pueblo por su sencillez, arrolladora personalidad, contagiosa sonrisa y excelentes dotes de bailarina. Todos estos atributos borraron las primeras críticas en las redes sociales cuando se dio a conocer su nombramiento en el nuevo proceso que implantó la alcaldía.

Valeria superó todas las expectativas y se convirtió en embajadora de la alegría, porque a través del programas ‘Vale Bailar’ y ‘Vale Emprender’ que creó, logró impulsar las escuelas dancísticas y negocios con ventas por más de 100 millones de pesos, según balance presentado por la organización del Carnaval.

La numerosa comparsa Los auténticos Monocucos fue una de las más alegres y aplaudidas.

PARA DESTACAR

*La coronación de la reina del Carnaval fue muy lucida de acuerdo con el comentario general. Fue una velada incluyente, lo que hizo que rompiera con todos los parámetros de un espectáculo de esa índole. Hubo derroche de fantasía y variedad de ritmos. Y Valeria brilló en cada una de las escenas, llevándose merecidos aplausos del público.

*El Carnaval 2022 logró promover la reactivación del sector folclórico de la ciudad con más de 55.455 mil hacedores representados en centenares de grupos que volvieron a escenarios y desfiles continuando así la preservación de su Patrimonio.

*El homenaje a Aníbal Velásquez, tocando en vivo durante la Noche de Guacherna, hizo que los barranquilleros revivieran sus viejos éxitos guaracheros. También fue acertado exaltar la trayectoria artística de Gloria Peña por sus 60 años dedicados a la coreografía, y el reconocimiento al cantante Checo Acosta,  el ‘príncipe del Carnaval’, por difundir el folclor a través de su alegre música.

Checo Acosta con el simbólico turbante de congo en el homenaje que recibió durante el Festival de Orquestas.

*La Batalla de Flores contó con 15 carrozas muy bien elaboradas y con adornos en movimiento inspirados, en su mayoría, en nuestros orígenes. Sobre las que desfilaron la reina Valeria y la del Carnaval de los Niños, fueron dos de las que más llamaron la atención por su creatividad de alto nivel.

* Se hizo mucho énfasis en la bioseguridad con la campaña ‘Quien se cuida es quien lo goza’, en alianza con Alcaldía Distrital y Fundación Santo Domingo promoviendo la vacunación, el uso inteligente de la mascarilla y otras medidas preventivas. Se entregaron 50 mil tapabocas en eventos y sitios estratégicos de la ciudad.

*La Gran Parada de tradición y folclor (en la que hubo diferentes expresiones culturales representadas por danzas y cumbiambas de muchos años) y la Gran Parada de comparsas de fantasía, celebradas el domingo y lunes de Carnaval respectivamente, volvieron a llenar de alegría el Cumbiódromo.

*En la Gran Parada de comparsas de fantasía las Marimondas del Barrio Abajo se volvieron a robar los aplausos por su coreografía y novedosos atuendos. Igualmente la participación de la Escuela de Suboficiales ARC Barranquilla y su coordinada comparsa ‘Son de Mar’.

*La cantante Fanny Lu no desaprovechó el lanzamiento de su nuevo disco para saludar al pueblo de barranquillero desde una bonita carroza patrocinada por una empresa de celulares.

 PARA CORREGIR

*En la Batalla de Flores salieron a relucir los avisos publicitarios de los patrocinadores de las carrozas, colocando grandes avisos muy visibles y sin estética. Esto, que se había superado en años anteriores, deslució el desfile lo mismo que la aparición de camiones sin ningún adorno alusivo a las fiestas.

Las Marimondas del Barrio Abajo hicieron, como siempre, las delicias del público. No podían creer que estuvieran bailando otra vez en el Cumbiódromo después de dos años de pandemia.

*Pese al esfuerzo de Telecaribe, esta vez no resultó óptima la transmisión en directo de los principales desfiles. Cuando las cámaras hacían los primeros planos de los danzantes las imágenes se distorsionaba. Ni qué decir de los presentadores. Carmen Meléndez, reconocida folclorista e investigadora, fue quien salvó la conducción. 

*Los baches estuvieron a la orden del día en todos los desfiles. Muchos palcos se vieron vacíos por falta de público. Y numerosos colectivos quedaron represados, por largas horas y bajo el inclemente sol, esperando  que le dieran luz verde para iniciar su presentación en la Gran Parada. Hubo descontrol en la partida del desfile por la aparición de abejas.

*Hasta el mismo día, cantidades de hacedores se quedaron esperando los estímulos que ofreció la Secretaría de Cultura. Nunca les llegaron y aún siguen esperándolos.

Dos negros congos pertenecientes a una de las danzas más tradicionales del Carnaval.

*El público echó de menos la participación en el Carnaval de la Danza del Garabato de Emiliano, con más de 86 años de tradición. ¿La razón? pues por falta de presupuesto. El estímulo se lo redujeron a la mitad, lo cual no alcanzaba para costear transporte, conjuntos de millos, logística y otros gastos que requiere la organización de los 650 bailarines.

*Mucha gente opinó que ya es hora de que las ex reinas del Carnaval dejen de desfilar en carrozas individuales sino que lo hagan en grupos, para dejarle esos escenarios a reinas nacionales e internacionales, o artistas reconocidos.

*Lástima la cancelación de eventos masivos en los municipios del Atlántico, por parte de las alcaldías, durante los cuatro días.

FESTIORQUESTAS EN EL OCASO

Como en cualquier concurso, todos los años  la escogencia de los ganadores en el Festival de Orquestas del Carnaval siempre ha desatado inconformismo. Pero lo que ocurrió en la reciente edición celebrada en el Romelio Martínez dejó claro que ese importante encuentro musical ya no es ni sombra de lo que era antes. La decadencia fue notoria.

Épocas atrás reconocidas orquestas nacionales e internacionales que venían al Carnaval se peleaban un cupo para competir por el preciado Congo de Oro. Y si no ganaban el trofeo era ‘good will’ presentarse como una forma de retribuirle al público su respaldo. La participación era por modalidades: vallenato, tropical, salsa, folclórica y merengue.

En la Batalla de Flores las cumbiambas más tradicionales desfilaron en un solo bloque.

Como es natural, cada vez aparecen nuevos géneros, como  la música urbana y de despecho, entre otros, pero esto no da pie para que este evento se haya convertido en 2022 en un Festival Musical y no de orquestas.

La poca atractiva programación hizo que el público no asistiera masivamente para gozar en vivo con los artistas de su predilección. Inclusive, muchos creyeron que el boricua Gilberto Santa Rosa, quien actuó el sábado en el Country  y se fue al día siguiente, iba a regalarle al público una actuación.

Los encargados de seleccionar a los participantes esta vez no tuvieron en cuenta la trayectoria, ni el gusto popular, (aunque no se trata del o los temas que tienen ‘pegados’ en la radio) al momento de ‘rellenar’ la programación.  Por eso se vieron grupos desconocidos y cantantes que ya se les acabó su cuarto de hora que quisieron darse un vitrinazo.

Como el caso del cartagenero Danny Daniel, quien a pesar de haber interpretado  viejas canciones y un popurrí de éxitos de otros artistas de talla internacionales, terminó con el Congo de Oro en la categoría salsa.

Aunque no concursó, el dominicano Bonny Cepeda, cuya orquesta estuvo conformada por músicos locales, también quiso reencaucharse cantando viejos temas; y su compatriota Miryam Cruz, quien se vendió como ex integrante de Las Chicas del Can, no desaprovechó el Festiorquestas para darse a conocer en Barranquilla.

El festival se inventó hasta un Congo de Oro para la mejor voz, trofeo que le fue otorgado a Caliope, cuya carrera apenas despega.

Otra de las críticas que se llevó la maratón musical fue permitir la actuación de artistas cantando con pistas, lo que no tenían razón para estar en tarima. Y encima de eso, actuaron en un horario privilegiado.

El show que hizo Checo Acosta con su orquesta y grupo de bailarinas fue lo mejor del Festiorquestas. En su merecido homenaje y entre lágrimas al recordar a su madre, quien falleció por Covid, el soledeño recibió con emoción el turbante de congo de manos de la reina Valeria Charris.

+ Noticias


Abran pista: ¡Shakira invita a bailar con ‘Don’t wait up’!
¿Listos para vacaciones de octubre? No descuides tu piel
98 años de tradición, amor y fútbol: Feliz cumpleaños, Junior de Barranquilla
¡Ora y obra con la Catedratón!