La Buena Sazón / 6 de febrero de 2021

Contrastes culinarios

Ensalada de langostinos con vinagre balsámico, un plato muy provocativo para cualquier clima y hora.

Carmen Vásquez

Mientras más gusto le damos a nuestro paladar, más conocimiento vamos a tener de lo que es el buen comer. Aunque hoy en día la cocina tiene sus modas y tendencias, el tema de la actualidad es comer sano, comer algo ligero, comer algo novedoso, comer  algo que nos sorprenda. El sostenerse con buena salud y cuidar la figura es fundamental.

Las ensaladas se han convertido en platos de mucha creatividad. Una ensalada puede ser presentada como plato fuerte, como plato acompañante o como plato de entrada. Todo depende de su contenido. Lo importante es el equilibrio, ni mucho paisaje verde, ni muchas  mezclas de salsa, ni tampoco el corral de animales.

Esta ensalada de hoy es perfecta para sorprender, perfecta a cualquier clima y con un contraste poco común. 

RECETA: DE MAR Y TIERRA CON BALSÁMICO

Cantidades para cuatro personas, perfecta para hoy que no podemos hacer invitaciones de multitudes.

20  – langostinos pueden ser medianos

20  – rebanadas o lonjas de tocineta

Un manojo de aproximadamente 210 gr de diversas lechugas

Un manojo de albahaca, cilantro, cebollino

1  – zanahoria y 1 calabacín mediano

2  – cucharadas de aceite de oliva

2  – cucharadas de vinagre balsámico

sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN

Los langostinos deben estar limpios de su caparazón. Tome cada uno y envuélvalo en una tira de tocineta. Aparte, lave bien todas las lechugas y las hierbas y escúrralas bien. Lave la zanahoria y el calabacín, córtelos en rebanadas y cocínelos por un par de minutos y escúrralos. Los langostinos envueltos en la tocineta los va a cocinar en una sartén hasta que estén doraditos. Tome las lechugas y las hierbas y sazónelas con el aceite, la sal y la pimienta. Para servir, ponga en cada plato en porciones iguales, las lechugas, hierbas, las  rebanadas de zanahoria y calabacín y encima cinco langostinos por plato y por último, el maravilloso toque de balsámico. Deliciosa ensalada para maridar con un fresco vino blanco.

Se prepara en segundos, tiene el balance de verduras y proteínas y es delicioso el contraste.

+ Noticias


Maquillaje en los ojos, otra mirada en Carnaval
$12.685 millones para 362 artistas y gestores culturales como apoyo a su pensión
Trenzas, turbantes, moda, danzas y delicias de Palenque en homenaje a la cultura afro
El turismo de inmersión que promueve una empresaria barranquillera