Diciembre, mes de esperanza en materia de ingresos extras

Claudia Soto decorando la fachada de una vivienda en el norte de Barranquilla.

Miredvista.co

Aunque para una decoradora y tres maestros de construcción el 2020 no ha sido el mejor, esperan en esta temporada de fin de año recuperar lo que dejaron de ganar.

La diseñadora de modas Claudia Soto es además una experta decoradora.

Desde agosto Claudia Soto De la Ossa se pone en ‘modo diciembre’ buscando las tendencias de final de año en decoración de Navidad, ya que desde entonces sus clientas comienzan a llamarla para que les garantice el embellecimiento de sus residencias en la temporada.

Esta diseñadora de modas de la Universidad Autónoma del Caribe dice que siempre tiene que estar bien informada de lo que se va a usar, porque diciembre es para ella sinónimo de ingresos extras.

Empezó a decorar para sus familiares, luego se fue extendiendo a los amigos hasta llegar a almacenes locales.

Hoy la llaman desde Riohacha, Sincelejo y Santa Marta no solo de residencias sino de comercio y zonas hoteleras, por lo que la agenda está copada desde noviembre.

El arte lo aprendió de su mamá, Ana Raquel De la Ossa de Soto, y Claudia a su vez se lo transmitió a su hija Valentina López, próxima a graduarse de diseñadora de modas de la Universidad Autónoma del Caribe.

“Me encanta vestir las casas de rojo, blanco, dorado, plateado y verde”, comenta Claudia Soto, que muchas veces se ha puesto el vestido de ‘Mamá Noel’ para repartir regalos entre sus sobrinos.

Dice que le gusta escuchar a las clientas, pero también les sugiere ideas. Así hace cuando decora fiestas o fechas especiales como Amor y Amistad, Halloween y Carnaval, sin embargo asegura que para ella, la mejor época de ganancias es diciembre.

@claudiasoto72, como aparece en Instagram, pide que el 2021 sea un año de mucha salud y de esperanza para los colombianos.

José Gregorio Caballero confía en que el 2021 será mucho mejor.

Pero diciembre también es sinónimo de “platica extra” para el sector de la construcción, tal como lo confirman tres expertos barranquilleros que por estos días se mantienen atentos con broca, brocha, rodillo y cemento en sus manos.

José Gregorio Caballero Ariza, 19 años, tecnólogo en construcción del Sena y con apenas un año en el oficio, confiesa que su papá, Jean Carlos, maestro de obras, fue quien lo motivó para ganarse la vida en esta actividad.

“Este 2020 fue muy duro, pero confío en que el 2021 sea mejor para todos. En este oficio hay que seguir adelante para ganarse alguito y poder disfrutar en familia”, dice, al añadir que la mayor demanda en final de año son los contratos de remodelación.

Guillermo Granadillo, un veterano en albañilería.

Un veterano en el oficio, Guillermo Granadillo, 51 años, dice que lleva 30 dedicados a la albañilería. “Es muy poco lo que no sé de esto”, dice con orgullo el esposo de Yorlanys Munive, de cuya unión hay tres hijos todos mayores de edad.

Él, que espera que el 2021 sean solo bendiciones, cuenta que fue su hermano Habib quien le enseñó lo que sabe.

“Para nosotros este año ha sido trágico en materia de finanzas, pero esto tiene que mejorar”, añade, mientras mezcla para refaccionar el piso de una piscina.

Virgilio Barragán, el Piti, se ha dedicado a los acabados y enchapes.

Otro veterano, Virgilio Rafael Barragán Coronado, 47 años, asegura que lleva 25 en el sector. Es todo un experto en acabados, enchapes y pintura, asegura.

Manifiesta que desde agosto no le ha faltado trabajo, pero coincide con sus colegas que diciembre es la mejor época para ellos, aunque este 2020 ha sido la excepción.

“Piti”, como le conocen sus clientes, está casado con Nayibe Osorio con quien tiene tres hijos. Con ellos vive en el barrio El Bosque, pero ninguno se ha lanzado de lleno a seguirles los pasos. Solo Luis, de 19 años, lo acompaña. “Es para mantenerlo ocupado”, agrega.

Barragán confía en que esta pandemia que los dejó de brazos cruzados acabe pronto.

José Villar es especialista en acabados de fachadas e interiores.

Otro especialista en acabados de fachadas e interiores es José Villar, 26 años, que por estos días tiene varios contratos en edificios del norte, luego de siete meses duros, como él mismo lo señala.

“Este año ha sido un poco tenaz porque la pandemia nos dejó cesantes, ya que no podíamos trabajar, lo que se agravó con las medidas en los edificios y conjuntos residenciales pues no podíamos entrar”.

José vive en unión libre con Diana Cantillo, de cuya unión nació Matías, que tiene 4 años. Por eso sale a ganarse la plata todos los días, sobre todo en estas fechas de final de año cuando hay que reunir para el regalo de su hijo.

“Solo pido que se vaya el Covid y que el 2021 traiga salud, prosperidad y sobre todo proyectos laborales”, dice.

+ Noticias


La Fiesta de la Virgen del Carmen debuta por Facebook Live
¿Piensa redecorar su hogar? ¡Escoja entre estos estilos!
Las nuevas pisadas de la moda
Meme de la semana