Dr. Rodolfo Vega Llamas
Columnista / 11 de diciembre de 2021

El amor y el corazón

Un entorno emocional en el que abunden los problemas sentimentales resulta perjudicial para la salud cardiovascular. Fue la conclusión de otro estudio: Marital Stress Worses Prognosis in Women With Coronary Disease, llevado a cabo por el instituto Karolinska  de Estocolmo.

Tras estudiar a 600 mujeres de entre 30 y 65 años, estos investigadores encontraron una relación entre el sufrimiento en las relaciones amorosas y el aumento de riesgo cardiovascular. Según esa investigación, las mujeres con matrimonios estresantes tienen tres veces mas riesgo de sufrir infartos que las mujeres felizmente casadas. En concreto el estrés es un factor de riesgo cardiovascular, y si este estrés se encuentra en el matrimonio con mayor razón provoca una progresión de la aterosclerosis coronaria. Revisando todos los estudios coinciden en que mantener una buena salud emocional, con vínculos afectivos estables en nuestro entorno familiar, es beneficioso y reduce el riesgo cardiovascular. Si a esto le sumamos una buena dieta, ejercicio regular, y el control de factores de riesgo cardiovascular como diabetes, hipertensión arterial, sedentarismo, tener buenos niveles de colesterol, mantener buenos vínculos familiares y sociales, es un perfecto aliado para nuestro corazón.

Hace más de dos mil años Confucio dijo: «Debes tener siempre fría la cabeza, caliente  el corazón y larga la mano»y por muy lejos que el espíritu vaya, nunca ira más lejos que el corazón. Parece increíble, pero el corazón siempre se ha relacionado con los sentimientos, el alma y el amor cuando nos encontramos ante una encrucijada, una situación difícil o al tomar una decisión trascendental, sentimos que el corazón es nuestra guía y como dice el refrán ver con los ojos cerrados y el corazón abierto, la corazonada es la señal de nuestra alma.

El corazón late una media de 36 millones de veces al año. Ninguna maquina puede funcionar con tanta precisión, tanta eficacia, durante tanto tiempo y solo pesa 300 gramos. Todos los médicos queremos escuchar los latidos del corazón ante cualquier enfermedad, a causa de la tos , fiebre, dolor de barriga, por la tensión alta, ansiedad, dolor de cabeza, sentir el pulso es la prueba más sencilla de que una persona está viva o está muerta.

Cerca de 10.000 años el corazón ha sido considerado el órgano importante de nuestro organismo. Desde siempre, ha sido ligado a la emoción mas importante de nuestra existencia que es el amor. A pesar de que el cerebro es el órgano más importante de nuestro organismo, el lugar rector donde se originan todas las ordenes trasmitidas a todo el cuerpo en forma de impulsos neuronales,hormonales o enzimáticos,el corazón sigue siendo el órgano ejecutor principal. Cuando existe una gran decepción amorosa, el corazón sufre y desfallece. Se dice que derrama lagrimas de sangre, de ahí viene el dicho “le rompieron el corazón”. Es por esta razón que el corazón y el amor se relacionan íntimamente, porque los dos son justos, son dadivosos, generosos, equitativos, y ambos constituyen el principio y el fin de nuestra existencia. Todos sabemos que el cerebro origina estados fisiológicos durante el amor, pero digamos para quedar en un empate que el órgano responsable del amor es el cerebro y que la sensación fisiológica se encuentra en el corazón.

Es chistoso, pero cuando queremos expresar nuestro amor, decimos ¡te amo con todo mi corazón! Pero, en realidad se enamora todo el ser, es decir cuerpo, alma y espíritu.

¿Por qué será que todos los poetas cuando hablan del amor, siempre lo relacionan con el corazón y no con el cerebro? por ejemplo “sollozante y medroso, vuelve al fin a su nido, llorando como un niño, mi pobre corazón. Vienes lleno de sangre mi corazón ¿te han herido? ¡qué ojos te hicieron daño mi pobre corazón con una herida has vuelto cada vez que te has ido».

Hoy quise dedicarle estas letras recordando que el corazón no es solo una bomba que impulsa la sangre, es también un órgano vinculado al amor, y además quitándole el trono al cerebro, pero también sufre con las malas emociones, la tristeza lo maltrata, lo destruye. El amor lo engrandece y ese palpitar de sentimientos, es lleno de rosas, que hacen ver la vida con una sonrisa. rvegallamas@hotmail.com(corrreo) drodolfovega(instagram)


 [R1]

+ Noticias


Música a todo timbal en diez escenarios de Barranquilla
Dos de sus grandes amigas recuerdan a ‘La Gaba’
¿Quién dijo que las mujeres ‘plus size’ no pueden ser lindas, felices y fashions?
Una deliciosa ensalada de lentejas rojas