Dr. Rodolfo Vega Llamas
Columnista / 22 de abril de 2023

El arte de pensar

Autores como Rolf Dobelli y José Carlos Ruiz, en cuyos excelentes libros expresan, por un lado, cómo los grandes filósofos pueden estimular nuestro pensamiento crítico, y por otro, los errores de reflexión que podemos evitar en el transitar de nuestra vida. Hay una frase maravillosa que leí en uno de estos libros ”aunque la cultura en general no es garantía para vivir mejor ni tener planes de vida más razonable, despreciarla es carecer de armas para enfrentarse a la brutalidad que todos llevamos por dentro“: Victoria Camps.

Tenemos que pensar en algo muy importante que todo ser humanos debe potencializar y es el pensamiento crítico; el equilibrio es el principal mecanismo en el que se sustenta la formación del individuo y la única manera de conservarlo es haciendo uso del pensamiento crítico, esa capacidad de analizar y evaluar la consistencia de los razonamientos, este pensamiento crítico no es nada nuevo se remonta a la antigua Grecia. Ejemplos como Sócrates con su mayéutica, Platón y su dialéctica, y Aristóteles con su retórica. Es importante entender la importancia del pensamiento crítico en nuestras vidas, esa capacidad para analizar la información que recibimos, pero antes hay que analizar el problema que quieres resolver, investiga, haz preguntas, evalúa la mejor solución y presenta tu solución, pero antes analiza tu decisión.

El pensamiento crítico permite cuestionar hipótesis para poder llegar a mejores conclusiones, esto no se aprende a través de un curso; consiste en una variedad de habilidades analíticas e interpersonales, es aprender a tomar una postura abierta y flexible y aplicar tu pensamiento analítico al proceso de encuadre del problema.

Tienes que desarrollar tu capacidad de observación, para identificar problemas potenciales. El pensamiento crítico sirve para identificar amenazas potenciales en nuestra conducta, por ejemplo, cuando afírmanos algo solo porque nosotros creemos que es cierto aún sin tener evidencia concreta, al tomar decisiones basadas en nuestra percepción de la cosas y no en la realidad de los hechos.
¿Cuántas veces hemos estado seguros de tener la razón hasta que la cruda realidad nos echa en cara nuestro error ? Y cuando esto ocurre buscamos culpables, ¿Por qué ocurre esto? Porque carecemos de pensamiento crítico. Para tener un buen pensamiento crítico debemos desarrollar habilidades relacionadas con la alta eficiencia, la comunicación efectiva, y la resolución de problemas.

El pensador crítico no busca tener la razón, sino encontrar razones por la que algo está mal, y por ende, debe corregirse.

Es importante ejercitar la humildad intelectual, hay esta frase que me encanta: “si eres la persona más inteligente de la habitación, estás en la habitación equivocada”.Por el contrario, es común que las personas con menos intelecto padezcan del efecto de Dunning-Kruger, una extraña relación entre ignorancia y la vanidad que genera una ilusoria idea de seguridad intelectual. Descarta el impulso de imponer tu razón y regálate la posibilidad de cambiar de opinión; esto no significa que aceptes de inmediato las razones de los demás, sino que estás ejerciendo una empatía intelectual para identificar tus limitaciones cognitiva. Es muy conocida la anécdota de los tres albañiles que trabajaban en la construcción de Notre Dame.

Cuando un arquitecto supervisaba la obra, el primer albañil le dijo que estaba pegando ladrillos y el segundo le dijo que estaba levantando un muro , el tercero expresó con entusiasmo que estaba construyendo la catedral más hermosa del mundo.

Un pensador crítico aprovecha la perspectiva de los tres albañiles para tener claro cuál es el propósito de sus acciones. Como último consejo concéntrate en las soluciones y no en los problemas.

+ Noticias


Una joyera artesanal que está tejiendo sus sueños
El festival de Tomorrowland: un mundo mágico de música y diversión que vendrá a Colombia
¡Las flores, los pájaros y las libélulas se toman las vajillas!
Rosalía Ramírez, la diseñadora innata que le gusta caminar “sobre medida”