Mundo curioso / 24 de junio de 2023

El divertido cara a cara entre un canguro ‘boxeador’ y un turista

Miredvista.co

El hecho, que se viralizó en redes, tuvo como protagonista a un joven y ‘fogoso’ marsupial australiano.

En un refugio para animales situado en las afueras de Perth, en Australia, se ha producido un encuentro de lo más insólito: los visitantes se han visto las caras con un canguro famoso por su destreza en el boxeo.

El tenso cara a cara tuvo lugar en el tranquilo Cohunu Koala Park, en Byford, donde los visitantes se encontraron con Buckley, un bebé canguro que le hizo pasar un sofoco a varios turistas. La escena, grabada en vídeo, se difundió rápidamente por todas las plataformas y se hizo viral en varias redes sociales.

Iniacialmente, Courtney Turtur, una mujer que recorría el lugar, se encontró involuntariamente en un improvisado enfrentamiento con Buckley. En las imágenes se la ve intentando separarse tranquilamente de la criatura, que a dos patas intenta dar puñetazos. La desprevenida visitante, que visitaba el santuario con su hijo, sufrió pequeños arañazos en el cuerpo.

Recordando la mala experiencia, Turtur dijo a medios internacionales que el canguro empezó a arañándole el calzado. “Sentí que el pánico se apoderaba de mí. En un momento dado, miré por encima del hombro y vi que me seguía de forma inquietante. Fue entonces cuando la criatura se volvió bípeda y se agarró a mi muslo. Estaba aterrorizada».

Como la mujer no podía librarse del animal, fue entonces cuando apareció otro turista, un estadounidense, para intentar calmar a la fiera. Trató de crear una distancia de seguridad entre la mujer y el canguro, que seguía ‘cuadrándose’ y enfrentando a puñetazos al hombre. 

Hoy la anécdota resulta divertida, pero el momento fue tenso para sus protagonistas, se fue agravando poco a poco y se prolongó por más de diez interminables minutos, mientras los visitantes del parque se unían para intentar mantener a distancia al inatajable marsupial. Al final, el personal del parque consiguió apaciguar la situación y calmar a Buckley.

Los empleados del santuario de Byford explicaron después que Buckley era un recién llegado de la costa este de Australia y que como había sido criado a mano, en realidad no suele ser agresivo.

Sin embargo, a modo de precaución, el canguro fue confinado temporalmente mientras se aclimata a su nuevo hábitat. Al final a la mujer le dieron dos helados gratis como compensación. 

+ Noticias


Johnny Ventura ‘galopó’ en la música hasta el fin de sus días
Insólito: se secan los canales de Venecia
2020: ¡que se largue rápido!!
Maquillaje en los ojos, otra mirada en Carnaval