Lo último / 15 de junio de 2024

El héroe en la vida artística de Shakira, su padre William Mebarak

Zoraida Noriega

El Día del Padre este año es totalmente distinto para el progenitor de la cantante, pues hace más de una semana sigue hospitalizado en la UCI en la Clínica Iberoamérica, en Barranquilla, donde existe total hermetismo sobre su salud. Por violar acta de confidencialidad, ya rodaron dos cabezas en dicho centro asistencial.

William Mebarak Chadid, el padre que impulsó los pasos de su hija Shakira, el que la ha iluminado en su carrera, ha sido su inspiración y su cómplice, tal como la artista lo escribió cuando le celebró 90 años, aún sigue hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Iberoamérica de Barranquilla.

La cantante acompañó a su padre en 2011 en el lanzamiento del libro ‘Al viento y al azar’ en Bogotá. La quinta obra de Mebarak Chadid.

Para nadie es un secreto que para Shakira la compañía de sus padres, desde los inicios de la música hasta alcanzar la fama, ha sido tan importante como su misma carrera. Su mamá Nidia Ripoll, como el apoyo afectuoso y emocional, y William Mebarak, el visionario, descubridor y primer impulsor del talento de su hija.

Por eso, en el Día del Padre, MiREDvista exalta la tarea que ejerció con vehemencia el progenitor de quien es hoy la artista colombiana más famosa en el mundo. La misma que con apenas 10 años la llevaba de la mano a los medios de comunicación para que escucháramos su voz y las primeras canciones de su autoría, porque siempre creyó en las aptitudes artísticas de su niña, ´la luz de sus ojos’.

Mebarak Chadid sigue delicado de salud. El quinto piso de la Clínica Iberoamérica, se ha convertido como en un  bunquer, donde hasta el personal médico debe cumplir ciertos protocolos para poder ingresar. Pese al control, a un galeno  de planta y una nutricionista fueron despedidos por violar las reglas impuestas.

Cuando cumplió los 90 años, Shakira publicó un video bailando con su papá al son del merecumbé ‘Cosita Linda’.

Desde que la semana pasada, cuando William fue ingresado de urgencia, los medios de comunicación tanto local como internacional prendieron las alarmas. Corrió la noticia sobre el estado grave en que había llegado el padre de Shakira, y que la artista llegaría volada desde Miami para acompañarlo. Así sucedió. Llegó en la madrugada del sábado pasado en un avión privado.

Antes de su arribo, Shakira había solicitado que en la Unidad de Cuidados Intensivos, situada en el quinto piso, fueran unidos dos cubículos exclusivos y completamente equipados para la atención de su progenitor. Allí una enfermera jefe y una auxiliar han estado permanentemente pendientes del paciente.

Los especialistas tratantes, que son los únicos que pueden acceder a la historia clínica, son los autorizados para entrar y  salir a cualquier hora.

Contiguo a la UCI fue dispuesto un amplio salón VIP para que tanto Shakira como su mamá Nidia y demás familiares, puedan estar pendientes y escuchar de primera mano el dictamen médico y la  evolución del paciente a quien el domingo se le practicó una traqueotomía (para que pudiera respirar mejor), lo que se le suma a la sonda de gastrostomía que con anterioridad se le había colocado para administrarle el alimento directamente al estómago. 

ACUERDO DE CONFIDENCIALIDAD

Por el delicado estado de salud del paciente y la presencia de la cantante colombiana más famosa en el mundo, el quinto piso ha permanecido custodiado por miembros de seguridad. Especialmente evitar el acercamiento trabajadores de la clínica que quieran tomarse una foto o pedirle autógrafos, pero sobre todo evitar el acoso de la prensa. Porque en esos momentos tan difíciles había que respetar la privacidad de la artista. Es el precio de la fama.

Momentos felices, antes de que la salud le jugara una mala pasada.
«Un alma creativa, dueño de una vastísima
riqueza literaria e intelectual» definió a su
padre en Instagram.

La misma Shakira había pedido también a la clínica una carta de confidencialidad para proteger información sobre la salud de su padre.

Con todo y eso, trascendió el miércoles que la directiva de dicho centro asistencial decidió cancelarles el contrato a un médico de planta y a una nutricionista que llevaba 15 años laborando allí, al ser descubiertos tomándole fotos a la historia clínica de donde William.

Se supone que ese documento tan confidencial iba para ser publicado en algún medio de comunicación, con el fin de dar la primicia.

NO ES LA PRIMERA VEZ

No es la primera vez que la intérprete de ‘Monotonía’ llega volada a su natal Barranquilla para estar al lado del ‘hombre de las gafas oscuras’ a quien ella dedicó, siendo apenas una adolescente, su primer álbum ‘Magia’.

Shakira es la protagonista de la portada de la revista Rolling Stone que por estos días está en circulación.

El año pasado estuvo en el Centro Hospitalario Serena de Cartagena acompañándolo cuando fue  intervenido con una válvula de Hakim para combatir la hidrocefalia, de la que, según se dijo, fue como consecuencia de la aparatosa caída que había sufrido en el 2022 estando en Barcelona, España, donde se había radicado por un tiempo. La cantante, entonces compartió un video en el que mostró a su padre de buen ánimo mientras lo ayudaba a hacer unos ejercicios de rehabilitación.

De ahí en adelante la salud de William Mebarak se ha ido deteriorando hasta hoy a sus 93 años.

“Creo que de él he aprendido a soportar los embates de la vida. Lo que ha aguantado y superado físicamente en el último año y medio, a su edad, no tiene explicación alguna. Ha soportado seis operaciones, dos Covid, dos caídas, un sangrado cerebral, afectación neurológica, una neumonía, y sigue con su sonrisa iluminando la vida de las personas que lo amamos”, dijo en su momento la cantautora.

AMOR POR LA LITERATURA

Aunque William nació en Estados Unidos y es de ascendencia libanesa, cuando emigró a Colombia la ciudad que acogió a él y a su familia fue Barranquilla. Por eso se siente más barranquillero que ninguno. Aquí nacieron sus hijos Tonino, José Antonio, Alberto, Edward, Robin, Moisés, Patricia, Lucila y Shakira.

Fue un gran emprendedor.  Se desempeñó en varios oficios. Tuvo relojerías, almacenes de calzado, locutor de radio, fue agente de seguros y hasta visitador médico. Su amor por la literatura lo llevó a escribir varios libros entre ellos ‘Mambolé’ y ‘Si yo fuera presidente’, siendo el más reciente ‘Al viento y al azar’ que presentó en Bogotá acompañado de Shakira.

Queda claro entonces, el por qué a la artista le corre por sus venas el amor por la escritura. Siendo niña, cada vez que escribía una canción al primero que se las mostraba era a su papá, porque siempre le inyectaba confianza y sentía su apoyo.

Confiando en el talento de su hija, dejó todo a un lado para irse a respaldarla y radicarse a la capital colombiana, donde prácticamente arrancó la carrera de la intérprete de ‘Las caderas no mienten’, aunque antes ella había hecho sus pinitos como actriz en la serie televisiva ‘El oasis’, sin que trascendiera. Pero lo de ella era la música. William insistió en seguir tocando puertas a directores de medios hasta llegar a Estados Unidos, donde se conectaron con el músico y productor cubano Emilio Estefan.

Lo demás es historia, gracias a su versatilidad vocal, además de autora, bailarina y productora, y unas ventas millonarias de su música en todo el mundo, es considerada ‘La reina del pop latino’, gracias al impulso de su papá.

+ Noticias


Hasbulla, el fenómeno viral que ha conquistado el mundo del internet
Colombiamoda: entre tejidos y el poder femenino
“El cielo de las mascotas”, el sueño hecho realidad de Vanessa Orozco
Cinco famosos y sus curiosas y lujosas casas