Mundo curioso / 13 de abril de 2024

Esta es la curiosa razón por la que no hay relojes, ni ventanales, en los centros comerciales

Miredvista.co

La estrategia, que muchas veces pasa desapercibida, es la misma que aplican los casinos.

Los centros comerciales son signos de modernidad y desarrollo. Le imprimen a los lugares donde se encuentran la dimensión de una ciudad grande, y a quienes lo visitan sensación de confort y de ser ciudadano del mundo.

Pero, ¿y quién no se siente así en un lugar que te brinda posibilidad de comprar ropa, calzado, accesorios, etc; pero además de comer, hacer el mercado, ir al gimnasio, hacer una vuelta bancaria, pagar tus servicios, llevar a los niños a una sala de juegos infantiles y a tu mascota en la peluquería y, como si fuera poco, tomarte una cerveza mientras te diviertes en un casino?

Los centros comerciales son la nueva forma de estar juntos. Allí lo resolvemos casi todo, y como si fuera poco son, para muchas personas, la única forma de distraerse o recrearse dentro de la ciudad.

Pero, no sé si usted lo haya notado, en los centros comerciales no hay relojes a la vista, ni ventanas, y por eso para muchos, cuando están en ellos, pareciera que el tiempo no existe.

En estos días en los que el tiempo vale oro y en el que todo el mundo anda a prisa, conocer la hora de manera inmediata es una necesidad básica. Pero esto va en contravía con el objetivo de los centros comerciales: que sus visitantes se queden más tiempo y que compren más.

Por eso es que tampoco hay allí grandes ventanales, por lo que el comprador casi ni se percata de la evolución del día, ni si oscurece, llueve o hay sol.

Pero, ¿por qué no hay hay relojes, ni ventanas en los centros comerciales? Para la psicóloga Laura Geige la razón es muy sencilla, y responde a una cuestión mental. Así lo explica en declaraciones para el medio británico Mirror, en las que afirma que se trata de una «estrategia meticulosamente elaborada» que se basa en la «psicología del consumidor».

«Los centros comerciales están diseñados para ser universos autónomos donde el concepto de tiempo se manipula sutilmente», dice, y agrega que «la omisión deliberada de los relojes es un elemento estratégico de la psicología ambiental, cuyo objetivo es desconectarte del paso del tiempo».

En otras palabras, cuantos menos referentes temporales tengamos, más probable será que nos demoremosen los establecimientos de los centros comerciales. Y por tanto compremos más.

Los centros comerciales no son los únicos lugares que utilizan este truco, que a menudo se conoce como «distorsión temporal». Un ejemplo clásico de este dispositivo psicológico se puede encontrar en los casinos de Las Vegas.

Bill Friedman, ex adicto al juego y autor de Casino Management, dice que los casinos en Nevada originalmente tenían relojes en su interior, pero fueron retirados rápidamente después de que los jugadores se quejaron.

De hecho, un casino que fue construido con un lateral cubierto de vidrio perdía a entre el 85 y el 90% de los clientes cuando el sol comenzaba a salir de madrugada.

Es por eso que a menudo no se suelen ver grandes ventanales en los casinos o en los centros comerciales, porque oscurecer cualquier sentido del tiempo o la normalidad puede disuadir a la gente de gastar más.

+ Noticias


Consejos para que sus manteles y servilletas duren más
El Papa Francisco en 10 impactantes frases
Cuidar la piel en época de calor
¡Hay que ser más prácticos!