Lo último / 13 de febrero de 2021

Giselle Lacouture, la ex reina que canta, baila y sigue encantando

La barranquillera Giselle Lacouture Pacini, es una de las reinas más recordadas del Carnaval de Barranquilla. (Foto cortesía Emilio Yidi)

Zoraida Noriega

Hace 11 años lideró el Carnaval de Barranquilla al que le dio un giro con sus ideas innovadoras. *Hoy hace parte del disco ‘Te olvidé’ y alista su primer álbum como solista con temas de su autoría.

Esta fue una de sus «locuras» en el desfile de la Gran Parada durante su Carnaval.

El canto, el baile, la moda y todo lo demás que tenga que ver con creatividad le corre por las venas a Giselle Lacouture Pacini, la barranquillera que logró romper esquemas durante su reinado en el Carnaval de esta ciudad, hace 11 años, en el que marcó huella con sus arriesgadas y aplaudidas ideas innovadoras.

Razón tiene al decir: “soy una artista multidisciplinaria, porque me gusta todo”. Y a todo se le mide, porque sabe que tiene el talento que ha puesto a prueba en el arte. Seguramente para su esposo, el músico José Gaviria, es una artista que tiene más que Factor X, como así se llama el reality del que él actualmente es productor y juez.

Demostró sus dotes de cantante en la velada de su coronación interpretando La reina llegó, un cumbión que se “pegó” en toda la ciudad en época carnavalera y que, motivada por sus seguidores en las redes sociales relanzó en 2018 con arreglos más modernos.

Ya como cantante, el año pasado grabó junto con el exponente vallenato Silvestre Dangond el tema Copia y pega, en ritmo de champeta. Este primer corte musical, que hará parte de su álbum, no lo pudo lanzar porque a la semana siguiente se decretó la pandemia. “No he querido hacer un lanzamiento encerrada. Como artista nueva tengo que hacerlo a lo grande. Ya tengo varias canciones listas, pero siguen en remojo”.

Con su esposo, el músico y productor José Gaviria, asistiendo a una gala.
José María, el hijo de la pareja, pocas veces posa, porque no le gustan las fotos.

Video de la nueva versión del chandé «Te olividé».

Giselle también hace parte de las 12 voces de artistas colombianos que grabaron la nueva versión de Te olvidé, considerado el “himno” del Carnaval de Barranquilla, bajo la producción general de Gaviria. La propuesta tiene un fin social, pues el recaudo de las producciones en las plataformas digitales será destinado a los hacedores de la fiesta.

“Todos los artistas grabaron por separado, no nos vimos las caras presencialmente. Todo fue virtual, como son las cosas ahora. Cada quien se grabó. Lo mío lo hice en Miami, donde resido”.

UN CACHACO CHÉVERE

En la noche de su coronación hizo su debut como cantante con ‘Llegó la reina’ que, compuso junto con Nicolás Tovar, para que fuera el tema oficial de su Carnaval.

Cada vez que tiene oportunidad, Giselle Lacouture viene a su ciudad natal para visitar a sus padres y amigos. “Es que Barranquilla ¡siempre me llama!”, dice en medio de carcajadas. “Yo no puedo dejar mis raíces”, apunta.

Ahí está pintada ella. Es la costeña más costeña. En su casa en Miami el mundo gira tanto alrededor de la música y la alegría, que José Gaviria, rolo 100% 100%, tiene sus apuntes jocosos y a veces se le sale una que otra palabra o dicho del diccionario caribeño que se le han pegado de tanto oír hablar a su joven esposa. José María, el inquieto hijo de la pareja, tampoco se queda atrás, pues no recoge del suelo el talento. A sus 6 años, dice Giselle, se la pasa cantando todo el día, es mamador de gallo y le fascina el baile.

Giselle se declara amante de la naturaleza y gran defensora del medio ambiente. Escogió la Sierra Nevada para una sesión de fotos.

La apariencia de Gaviria es de psicorrígido, pero según Giselle tiene buen sentido del humor, que a veces es sarcástico. Lo chévere es que la acolita en todo. El asunto es que el cachaco está tan compenetrado con el ambiente costeño, que por algo produjo Te olvidé y acaba de hacerle un tributo al cartagenero Joe Arroyo con En Barranquilla me quedo que contiene 7 canciones interpretadas por un elenco de lujo entre quienes están Eddy Herrera, Wilfrido Vargas, Víctor Manuelle, José Alberto El Canario, entre otros. Como son tantos los temas del Centurión de la Noche, ya se está planeando hacer un segundo álbum.

 Además de estar enfocada en la música, la exreina también es empresaria. Como amante de la moda y como siempre ha sido inquieta con el cuidado del medio ambiente, porque según ella es industria es la que más contamina el planeta, junto con una amiga montó en Barraquilla un negocio que ella llama “moda circular”. Se  trata de la venta de ropa reutilizable, sostenible y en buen estado que venden a través de Instagram bajo el nombre Tru Revolution. “Primero hacemos una curaduría. Como la pandemia nos complicó la vida a todos, los vestidos de diario son los que más hemos vendido”.

EL ANTES Y DESPUÉS

A Giselle le halaga que la gente la recuerde y que todavía muchos digan que su reinado en el Carnaval marcó un antes y un después, pero ella asegura que todas sus sucesoras han dejado huella porque cada una de ellas ha puesto su granito de arena para ir transformando nuestra fiesta.

“En mi desempeño no hice nada a propósito, no fue estrategia y nada planeado para que mi Carnaval trascendiera, yo vivía el momento. Fui yo misma. Todo fue espontáneo y muy vivencial. A mí el pueblo me inspiraba. Pensaba que si el Carnaval es libertad de un pueblo, no había razón para encasillar nada, y mucho menos si la reina es la líder. Hoy, 11 años después, miro hacia atrás y me pregunto: ¿Cómo se me ocurrió hacer tal cosa? ¡Qué loca fui! siendo que a mis 22 años de edad no sentía miedo arriesgarme”.

“Después de mí, siento que todas las reinas han podido ser totalmente ellas saliéndose un poco de los protocolos y estándares. Han aportado algo más con su personalidad y  con más libertad. Cada quien ha dejado una huella de lo que es verdaderamente su esencia en el Carnaval. Y eso lo sigue transformando, y espero que sea siempre”.

A lo que esta barranquillera se refiere es porque como Reina del Carnaval 2010 rompió el hielo. Se atrevió a cambiar los diseños tradicionales que venían usando las sobernas, le dio un giro a la protocolaria Lectura del Bando, sin perder su esencia, inventándose sus propios decretos; logró reunir a muchas de sus antecesoras para que hicieran parte de la velada de su coronación, marcó la diferencia pedaleando sobre un gran triciclo por el Cumbiódromo disfrazada de marimonda, se puso la camiseta del Junior para hacerle homenaje bailando champeta, género que aún no estaba de moda y se estrenó como cantautora.

Reconoce que haber sido Reina del Carnaval le permitió conocer al ser humano de manera más profunda, “porque uno conoce a mucha gente con pensamientos distintos, pero después en los días en que uno reina es como si fuera solo una persona. Ahí es donde uno se da cuenta que la humanidad es una, venga de donde venga y hagas lo que hagas, todos somos iguales.

“Yo siempre he sido muy conectada a la gente y muy analítica, entonces como que a mis 22 años lo sabía, pero en mi reinado lo comprobé. Eso lo hace madurar a uno y se da cuenta de muchas cosas a muy temprana edad”

A la pregunta cómo se veía en la música dentro de ocho años, respondió: a mí nunca me gusta planear nada. Vivo el presente. Hacer bien las cosas, de sentir lo que estoy viendo y plasmarlo en el arte. Y si eso me lleva donde sea, bienvenido. Para mí es una expresión de ser, es enfilar el alma y tocar la de otros que cualquier otra cosa”.

+ Noticias


“Nunca me he creído la gran estrella”: Judy Henríquez
Cuidemos nuestros pies
Cuidados para los cabellos decolorados
Lionel Messi venció al coronavirus en búsquedas de Google