Empresariales / 16 de marzo de 2024

Juan García, el docente y empresario que hoy preside la empresa de servicios postales del país

Juan García frente a la sede de la empresa estatal de correos 472, de la cual es presidente.

Miguel Utria

Nacido en San Jacinto, Bolívar, el actual presidente de 472, entidad estatal de envíos y correos, recuerda sus inicios como líder comunal y político en el sur de Barranquilla.

La misión de servir a los demás siempre formó parte de la vida de Juan García desde que era un estudiante de colegios públicos en su natal San Jacinto Bolívar, municipio del que salió en busca de un mejor futuro para su vida.

Siendo alumno del Instituto Agropecuario de San Jacinto, Bolívar, lideraba los movimientos estudiantiles en busca de mejores condiciones para los jóvenes de su comunidad antes de trasladarse a Barranquilla donde realizó sus estudios superiores.

A la edad de 17 años llegó a la capital del Atlántico y se radicó en el barrio Siete de Abril donde comenzó una campaña en beneficio de los barrios del Suroccidente de la ciudad.

Las primeras luchas fueron para la construcción de escuelas comunales y comunitarias, proceso que le dio la posibilidad de formarse como docente llegando a ser director de escuela.

Pero la lucha se expandió hacia la dignificación de la gente en el sentido de defender sus derechos a tener servicios públicos de manera adecuada. Lucha que lideró con más de 200 líderes comunales de los barrios del Suroccidente de la ciudad en una ‘Propuesta para que el Suroccidente se convierta en ciudad’.

García en una de sus intervenciones ante personal de la empresa que supera las 5 mil personas.

El propósito era precisamente que los habitantes de dichos sectores tuvieran acceso a los servicios públicos básicos, educación, salud y vías, para que vivieran dignamente.

Cumplidos los 24 años, y tras haber sido miembro de las juntas comunales, llegó a ser elegido edil del sector, luego concejal y posteriormente funcionario en varios cargos del Distrito de Barranquilla entre ellos el de alcalde distrital en calidad de encargado.

“La defensa por las comunidades y el trabajo por la gente nos hicieron entender que para que estas se desarrollaran había que inmiscuirse en el terreno de la política, llegar a esos espacios de discusión que nos permitieran estar más cerca de los gobernantes, que el gobierno llegara a esas comunidades y lograr que esos sectores apartados tuvieran oportunidades en educación, salud y servicios básicos”.

Por eso, con otros jóvenes de dichos sectores, se encaminaron por las sendas de la política como candidatos a cargos de elección popular que le dieron la oportunidad de alcanzar logros en beneficio de las comunidades, entre los que recalca la llegada a esos sectores de servicios de alcantarillado, acueducto, vías, salud, educación, cultura y deporte.

Pero además de lo anterior, se logró el reconocimiento de las escuelas comunales como instituciones de educación del distrito, el nombramiento de docentes. También se implementó la figura de jueces de paz y reconsideración, que no existían en Barranquilla y que aún se mantienen vigentes para el tema de solución pacífica de conflictos y convivencia ciudadana.

“Fuimos nosotros quienes lideramos el tema de la descentralización administrativa mediante las alcaldías locales, a través de proyectos de implementación de la Ley de Distrito y propusimos implementar las tres primeras alcaldías locales que, después como alcalde encargado, completamos las cinco existentes”.

Estando como alcalde encargado, en el año 2007, por directriz del Gobierno Nacional debió dejar el barrio Siete de Abril con el objetivo de reducir los riesgos en su seguridad y la de su núcleo familiar. Sin embargo aún sigue trabajando de la mano de líderes, a favor de esa comunidad a través de la fundación que tenía y que funciona en la que fue su residencia, y desde la cual también se lidera el trabajo para todo el Suroccidente y Suroriente de Barranquilla.

Con un grupo de sus empleados en la sede de la empresa en Barranquilla.

Durante su carrera política además de edil, concejal y alcalde encargado, ocupo los cargos de secretario de Gestión Social, secretario de Gobierno Distrital, secretario General del Distrito y secretario Privado.

Pasado ese tiempo fue candidato a la alcaldía de Barranquilla en 2011, cuando enfrentó a Elsa Noguera, posteriormente aspiró a la Gobernación del Atlántico en 2014.

Siendo estudiante de administración de empresas, y mientras realizó pasantías, se familiarizó con el tema logístico, transporte de mensajería y correos.

Paralelamente realizó estudios de gestión de negocios en la Unad (Universidad Nacional Abierta y Distancia) en la que presentó la tesis de grado ‘Estudio de factibilidad para la creación de una empresa de servicios en la ciudad de Barranquilla y el departamento del Atlántico’, que luego convierte en empresa familiar, la cual lleva casi 30 años en el mercado y ha generado muchos empleos.

La experiencia de la actividad de logística, correo y transporte de encomiendas, que se realiza desde entonces en toda la región Caribe, le sirvió para hacer alianzas con empresas del sector y a conocer más del tema.

Precisamente por ese conocimiento y el nombre alcanzado en este mercado, una empresa ‘caza talentos’ ante la que había inscrito su currículo, lo llamó para ofrecerle el cargo de presidente de 472, empresa de servicios de envíos del Estado.

“Son más de 20 años en dirección de empresas de logística, más la experiencia como administrador, como especialista en gerencia, como Magister en Administración de Empresas y con algunos estudios de doctorado que hicimos en el tema económico y social, y por eso decidí presentarme a esas empresas ‘caza talentos’ en las que siempre estuve en su radar y para las que me llamaron varias veces”.

La empresa estatal que ahora preside estaba en crisis y a Juan lo llaman para que estudiara la factibilidad de su permanencia o liquidación. En tres meses en el cargo se ha dedicado a estudiar la situación de la misma, emitir conceptos y comenzar el proceso de sacarla adelante gracias a lo que considera un buen equipo humano encontrado allí y con fortalezas que aún posee la compañía nacional.

“Hemos dado los primeros avance y esperamos que en poco tiempo esté recuperada tanto financiera como operativamente”.

Dice que la docencia no ha dejado de ejercerla y lo hace como servicio a las nuevas generaciones, además por ser algo que le gusta, sin pensar en retribución económica. Considera que la administración de empresas y el servicio a la comunidad se complementan y tiene claro que la política no va más en su vida, porque el ejercicio que hizo dio los frutos que se buscaban con ello.

“Trabajar para la comunidad es ser empresario, ser gerente, porque estás trabajando con seres humanos. Esta es una empresa que tiene más de 5 mil trabajadores por lo que las decisiones que se toman deben ser sabias, en beneficio de ellos, que tienen una esperanza, muchos sueños y objetivos, que con nuestra misión buscamos ayudarlos a cumplir. Es decir, ser directivo nos da la connotación de estar con la gente, de servirles a ellos, al igual que la política. Se puede servir a los demás desde cualquier cargo y posición que uno tenga, ya sea en lo público, en lo privado o familiar”.

+ Noticias


La cultura picotera busca posicionarse en Barranquilla
“Fico me enseñó a amar más a Colombia”: Margarita Gómez
“Las mujeres no deben normalizar la violencia”
Homenaje a Emilio Yidi en la Semana de la Fotografía de la Alianza Francesa