Lo último / 10 de febrero de 2024

Carnaval de la 44: del pueblo y para el pueblo

La reina de la 44, Natalia Ruiz, el Rey Momo Jairo Martinez, y los reyes infantiles Victoria Rubio y Dany López.

Miguel Utria

Tres grandes eventos callejeros se toman las vías del Suroccidente y Suroriente de Barranquilla. Como novedad, en la Gran Parada Carlos Franco participaron grupos folclóricos de México, República Dominicana, Chile y Costa Rica, lo mismo que seis reinas internacionales.

Los habitantes de los sectores Suroriente y Suroccidente de Barranquilla tienen a su disposición tres grandes desfiles callejeros por cuenta del Carnaval de la 44, que lleva hasta sus barrios muestras folclóricas y disfraces de Colombia y de otras ciudades del mundo.

La organización indicó que tal como es su compromiso trabajaron arduamente para que el mayor número de expresiones culturales se hagan presente en estos eventos  que tienen lugar los días sábado, domingo y martes.

‘Contra viento y marea’, carroza venida de Tumaco, Nariño, tras participar en el carnaval de Blancos y Negros, de Pasto, estará en el desfile de la 44.

Durante esos días la reina Natalya Ruiz Blel y su corte conformada por el rey momo Jairo Martínez y los reyes infantiles Victoria Rubio Olivares y Daniel López Mendoza, presiden las actividades programadas para recibir al público y manifestarles su saludo con alegría.

Los desfiles del Carnaval de la 44 se iniciaron el sábado con la Batalla de Flores del Recuerdo ‘Sonia Osorio’, que partió de la calle 74 con carrera 44, bajando por la 44 hasta la Plaza de la Paz, en Barranquilla. Como novedad, en estos 25 años, se destacó la presencia de la una de las mejores carrozas que participó en el pasado Carnaval de Negros y Blancos, de Pasto Nariño, lo cual fue posible gracias a la gestión adelantada por la Alcaldía Distrital de Tumaco.

La carroza llevaba por nombre ‘Contra viento y marea’ y fue considerada la segunda mejor del desfile en Pasto en enero pasado. Es una creación inspirada en un suceso real ocurrido a comienzos del siglo pasado frente a las costas del pacífico, cuando el pueblo de Tumaco se sintió supuestamente amenazado por la presencia de un tsunami que los unió  en oración para evitar la tragedia.

Diseño original de la carroza ‘Contra viento y marea’.
Así, sin cabeza, tuvo que desfilar la carroza por la 44, por cuenta de la gran cantidad de cables que cuelgan en esa vía.

Dice la historia que a comienzos del año 1906 en el municipio de Tumaco se anunció la presencia del fenómeno natural dada las alturas de las olas en ese entonces, por lo que el cura párroco, se aferró al copón de las hostias como símbolo de la presencia de Cristo para calmar la furia de la mar.

La amenaza de muerte que significaban las gigantescas olas está representada en una enorme carabela que conforma la parte delantera de la carroza y la música y bailes alrededor de ella simbolizan la oración que dio el triunfo de la vida sobre ella, lo que según las creencias fue el verdadero “milagro de las olas” como también se le conoce a la leyenda que dio vida a esta carroza que abre la Batalla de Flores del Recuerdo 2024.

Lamentablemente, este monumental escenario rodante no pudo ser apreciado por los carnavaleros que se apostaron a lado y lado de la 44, puesto que la gran cantidad de cables que cuelgan en esa vía obligó al desmonte de la cabeza, para evitar un incidente de marca mayor. De hecho, previendo la situación las autoridades ordenaron la poda de los árboles del sector, pero desafortunadamente muchos se quedaron sin apreciar y sin entender el sentido de la carroza tumaqueña.

También lo fue un grupo de la ciudad de Veracruz, México, conformado por 18 músicos y 26 bailarines que traen la riqueza folclórica de gran parte del país azteca. De igual forma lo hicieron agrupaciones folclóricas de distintos rincones del país, algunas más lucidas que otras, pues si bien hubo hermosas representaciones que llegaron de Sucre, Santander o Bolívar, por ejemplo, también se vieron otros que trajeron una muestra folclórica muy pobre, y en esa medida sería bueno que los organizadores velaran por subirle el nivel y la vistosidad a un desfile tan importante como este.

Como siempre, las marimondas hicieron las delicias de grandes y chicos.

“Este año rompimos el record que traíamos del número de disfraces participantes, que superaron los 1.000, también tuvimos 72 grupos de diferentes rincones del país como la Región Andina, los Llanos Orientales y las diferentes manifestaciones del Atlántico y la región Caribe”, expresó Edgar Blanco, director de la Asociación de Grupos Folclóricos del Atlántico (AGFA) que organiza dicho carnaval.

EN EL SUROCCIDENTE

Las actividades de la organización AGFA se trasladaron el domingo al corredor de la carrera 21, en el Suroccidente de la ciudad, donde desde la 1:00 de la tarde, con la Gran Parada Carlos Franco.

En este desfile participaron 11 grupos folclóricos y seis reinas internacionales. Cuatro grupos eran de México, 2 de Chile, 3 de Costa Rica y 2 de República Dominicana, que entre todos sumaron 322 artistas.

Los eventos en vía pública de esta organización culminan el martes de Carnaval cuando regresa ´La Conquista’, tras cuatro años de ausencia en estas festividades, y que trae disfraces, música, danzas y el cortejo que se lleva la alegría de Joselito Carnaval hasta el próximo año.

En la Gran Parada Carlos Franco grupos folclóricos del Caribe desfilarán por el corredor de la 21, suroccidente de la ciudad.

Este desfile recorre la carrera 8, Suroriente de la ciudad, pasando por barrios como Santa Helena, Las Nieves y Rebolo hasta llegar al bulevar de Simón Bolívar, donde culmina.

Para el director, en esta edición tuvieron que decirle ‘no’ a varios grupos folclóricos que solicitaron participar. Ello debido a la imposibilidad de contar con espacios para albergarlos y logística para tenderlos.

“Por un lado es una satisfacción que cada año haya más agrupaciones y ciudades del país y del exterior que quieran sumarse a esta manifestación folclórica y popular, que no cobra un solo peso por verlo, que la gente puede apreciar desde sus terrazas, balcones, sentada en el bordillo o en la mecedora de su casa. Pero también hemos tenido que decirle ‘No’ a muchos que nos han llamado para solicitar pista, pero ya se nos habían agotado los recursos para tenerlos y atenderlos como se merecen”, indicó Blanco.

En el Carnaval de la 44 en esta edición contó con la presencia, en el tramo inicial, de la primera dama Verónica Alcocer, esposa del presidente Gustavo Petro, quien acompañó bailando cumbia a un grupo de internas del Buen Pastor. Sin embargo, al parecer por un impase con su vestido, no pudo hacer el recorrido completo.

Édgard Blanco, gestor y directora del Carnaval de la 44.

Las directivas del Carnaval de la 44 organizaron todo de tal manera que distribuyeron los grupos en los tres desfiles, para que el público apreciara algo diferente en cada escenario.

A lo anterior se agrega que el formato con que se construyó la idea de este Carnaval exigió que los grupos folclóricos llevaran su música en vivo, prohibiéndose los parlantes con amplificaciones. Con ello además se les dió visibilidad a los músicos que hacen parte fundamental de estas celebraciones, además que se les da la oportunidad de generar un ingreso por concepto de la contratación que hacen las diferentes danzas y  comparsas, según explicó Blanco.

“Nuestro lema es claro y conciso: Nosotros no llevamos gente al Carnaval sino que le llevamos el Carnaval a la gente. Fíjese que la Plaza de la Paz la llenamos en la coronación de los niños, luego nos desplazamos a la 44, posteriormente nos iremos para la 21 y finalmente llevaremos nuestro carnaval a la carrera 8 y el suroriente. Entonces le estamos llevando nuestro carnaval a las terrazas, al bordillo, a los barrios, y ese ha sido lo que a través de estos 25 años hemos pretendido, que la gente arrope el Carnaval de antaño, y sin pagar un peso por verlo”.

+ Noticias


Meme de la semana
En la lejanía, barranquilleros no lloran el Carnaval, sino que lo gozan adonde van
El “paseo” de 15 elefantes que tienen en vilo a China desde hace 17 meses
Walter Molano, con el legado de los grandes estilistas de Barranquilla