Vida Cultural / 12 de agosto de 2023

Bandas de música imponen su ritmo en pueblos del Atlántico

Integrantes de Bombardinos, banda musical del municipio de Galapa.

Miguel Utria

Municipios como Galapa, Puerto Colombia, Santo Tomás y Malambo, entre otros, tienen sus propias agrupaciones integradas por jóvenes. Algunas hacen parte  de fundaciones, mientras que otras de instituciones educativas.

Cuando se habla de las bandas de música en el departamento del Atlántico, casi que automáticamente a la gente se le viene a la mente la de Baranoa, que es patrocinada por la Gobernación del Atlántico y la que, por los años que lleva, es la más reconocida.

Sin embargo, en otros municipios existe ese tipo de agrupaciones integradas por jóvenes instrumentistas de ambos sexos que, además de tocar, cantan y ofrecen una llamativa coreografía con sus bailes. Estos semilleros de artistas han ido abriéndose camino en la música con éxito participando con sus montajes en importantes eventos nacionales e internacionales.

Una de esas bandas es la que pertenece a la Fundación Bombardinos de Colombia, de reconocida trayectoria nacional, que llegó al municipio de Galapa hace cinco años, bajo la orientación del maestro Eder Hernández, y que constituye una verdadera escuela de artes musicales, de la que hacen parte más de 240 niños dirigidos por 12 personas entre instructores de coreografías y maestros de música.

Eder Hernández, director de la fundación y banda musical Bombardinos,

En Galapa la historia de Bombardinos tiene como epicentro el sector de Villa Olímpica, y acoge a los niños del municipio en su sede donde son evaluados y orientados hacia el área de la música más acorde con sus capacidades, pues aunque los niños lleguen con algún conocimiento o inquietud musical, allí el proceso inicia de cero.

Cuenta el maestro Hernández que el objeto de la Fundación no es tener a niños y jóvenes con tiempo libre o para que vayan a pasar la tarde allí. Para ellos la formación musical es la certeza de que ello hace parte esencial de la formación del ser que les permita contribuir a transformar su entorno.

“Nosotros estamos formando verdaderos maestros de la música, con el firme propósito de hacer de sus vidas una vivencia integral, que sean maestros para la vida, y ojalá encaminados en hacer del arte de la música su pasión y formación profesional en el futuro”, expresa el profesor Hernández.

El inicio del proceso fue tocar puertas buscando ayuda para la consecución de recursos que les permitiera adquirir instrumentos que es, según el maestro, lo más complicado por el alto costo de cada instrumento.

La banda de la Ecuela Rafael Campo Miranda, de Puerto Colombia, en una de sus presentaciones.

El más reciente escenario de presentación de esta banda fue en el XVI Concurso Nacional de Bandas, de Viterbo, Caldas, de donde regresaron con el premio al mejor clarinetista, mejor línea de percusión sinfónica y premio a la ´Banda bonita’, así como reconocimiento a la banda show musical central del concurso.

“Es el resultado de un trabajo hecho a pulso, con las uñas, con gran esfuerzo. A lo largo de este proceso hemos logrado que el alcalde José Fernando Vargas se haya sensibilizado y comprendido que la música es una herramienta de transformación social, y conseguido el apoyo de las empresas del sector industrial del municipio”, apuntó el maestro Eder Hernández.

Paralelo a ello una fundación estadounidense les hizo una donación más de 150 instrumentos sinfónicos que los hacen ser la escuela de música con más instrumentos en toda la región Caribe,

Ensayo de la banda Fundación Música y Vida de Malambo.

El proceso de la Fundación comprende varias áreas como son iniciación, escuela de música, coro y banda sinfónica, así como capacitación individual o personalizada de interpretación de instrumentos.

En Puerto Colombia existe la escuela de música Rafael Campo Miranda, creada en honor del compositor caribeño, que igualmente ofrece varias opciones para el aprendizaje de la música, entre ellos está la banda musical, proyecto que cuenta bajo la dirección musical del maestro Elkyn Viloria y en coreografía con Bryan Daes.

De acuerdo con el secretario de Cultura municipal, Anderson Pacheco, la banda de música ha obtenido premios en escenarios nacionales e internacionales donde se ha presentado. Han estado en concursos y encuentros en ciudades como Cartagena, Sabanalarga, Pueblo Bello Cesar, Mahates Bolívar, entre otros,

Diana Gutiérrez es quien lleva la batuta de la Fundación Musica y Vida.

En Malambo está la banda de la Fundación Acesco y la Fundación Música y Vida de Malambo, aunque son entidades privadas reciben apoyo de la administración municipal.

La Banda de la Fundación Acesco fue fundada en Malambo con el objeto de generar un espacio de formación y desarrollo musical para niños y jóvenes del municipio y lleva alrededor de 20 años logrando sueños de esa población.

La banda Vida y Música de Malambo, que adopta el nombre de la fundación que le da origen, está dirigida por la licenciada en música, Diana Marcela Gutiérrez Thomas, quien lideró la iniciativa ‘Tu sinfónica al barrio’ con el objetivo de preservar la cultura musical, propiciar espacios para la sana convivencia e incentivar en los niños la inclinación por la música y abrazarlo como su proyecto de vida.

Gracias a una convocatoria del ministerio de Cultura, el colectivo hoy cuenta con recursos e instrumentos musicales para su funcionamiento. No cuentan con el apoyo de las administraciones locales, pese a que buscan que dicho apoyo se dé en beneficio de la comunidad inquieta por la música, en especial jóvenes y niños.

Los integrantes de la banda son profesionales y estudiantes de música y buscan obtener el apoyo estatal para servir a la comunidad desde la formación musical.

+ Noticias