Lo último / 4 de noviembre de 2023

Katia Nule y Liliana Borrero aspiran a seguir “construyendo sobre lo construido”

Miredvista.co

Las esposas del Alcalde de Barranquilla y del Gobernador del Atlántico electos dicen que están listas para asumir como gestoras sociales del Distrito y del Departamento.

Lo bueno no se cambia. Ese pareciera ser el lema que aplica a las futuras gestoras sociales de Barranquilla y del Atlántico, Katia Nule de Char y Liliana Borrero de Verano, dos de las primeras damas más queridas de los últimos años.

Por el hecho de que sus respectivos esposos, Alejandro Char y Eduardo Verano, fueron elegidos por tercera vez como alcalde de Barranquilla y Gobernador del Atlántico, respectivamente, pocas primeras damas con la experiencia para acompañar la gestión de un mandatario y el conocimiento que tienen ellas de las necesidades de esta parte del país.

KATIA DE CHAR: LA MUJER, NIÑEZ Y ADULTO MAYOR

El alcalde electo Alex Char, con su esposa Katia Nule.

“Continuar sobre ya lo construido”, dice Katia Nule de Char, refiriéndose a los proyectos que adelantó en los períodos 2008-2011 y 2016-19 cuando fungió como primera dama del distrito como esposa del alcalde Alejandro Char, quien hoy volverá a ocupar ese cargo al ser reelegido.

Esta barranquillera, que durante 24 años ha acompañado a su esposo en campañas y liderando programas sociales en la ciudad, afirma que “fortalecer las habilidades productivas de las mujeres, ha sido una de las metas que me propuse en la Alcaldía, y voy a seguir trabajando en eso”.

“Me di cuenta que las barranquilleras quieren capacitarse, estudiar, formarse y ser productivas, por eso voy a seguir con los cursos de peluquería, modistería, entre otros, que organicé y que fueron todo un éxito. Cuando abrimos las convocatorias los cupos se acababan enseguida. Logramos capacitar a por lo menos 8 mil mujeres, de las que  hoy muchas tienen sus propios  negocios desde sus casas. Mi finalidad es entregarle las herramientas necesarias para que puedan desempeñar su trabajo y se adueñen de sus propios potenciales”.

La esposa de Char, que fue reina del Carnaval de Barranquilla en 1995 y es una reconocida empresaria en la capital del Atlántico, asegura que en esta, su tercera función como primera dama, va enfocada también a la niñez desprotegida. 

“Quiero acabar con esos pequeños que trabajan en los semáforos, como yo lo venía haciendo desde la Alcaldía.  Inicié esa campaña recogiendo a los niños que estaban en la calle, hablábamos con los padres, les conseguíamos unos cupos para que fueran a colegios públicos y hasta los vacunábamos. Fue un trabajo integral que voy a continuar”, comenta Katia, quien aclara que para ello no importa que sean venezolanos o de otra  nacionalidad. El objetivo es no seguir viendo a mujeres pidiendo limosnas en las calles con chiquillos cargados en sus brazos.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Katia Nule (@katianule)

Para ella, su tarea también estará enfocada en el adulto mayor, sobre todo los que deambulan. “Con los habitantes de la calle, organicé en una sede en el centro de Barranquilla, donde podían dormir, les conseguimos camas y hasta les dábamos comida. Pero en este período les vamos a meter más el pulso a ese programa para que eso mejore, que tengan hasta los servicios gratuitos de un médico y pienso montar comedores comunitarios para los más vulnerables”.

Comenta que con Liliana Borrero, esposa del recién elegido gobernador Eduardo Verano, le ha ido muy bien. “No hemos hablado de lo que queremos hacer, pero estoy segura que podemos apoyarnos mutuamente”.

FOMENTAR EL TURISMO EN MUNICIPIOS, EN LA MIRA DE LILIANA DE VERANO

El gobernador electo, Eduardo Verano y su esposa, Liliana Borrero.

Si algo tiene claro Liliana Borrero, esposa del gobernador del Atlántico electo Eduardo Verano es que en los próximos cuatro años ella quiere ver convertido en realidad lo que ha sido su gran sueño en los dos periodos que lleva como gestora social: impulsar el turismo en el Departamento, apalancando esto en la gastronomía, el talento artístico, la hotelería, las artesanías, entre otras bondades de nuestros municipios.

“Estoy dándole forma a un proyecto en el que la meta final es que se abran muchos emprendimientos, pues pienso que para que un proyecto social impacte hay que poner a trabajar a la gente, de manera que nada sea regalado ni subsidiado, sino que la persona sea capaz de generar sus propios ingresos”, explicó 48 horas después de que su esposo hubiera sido elegido Gobernador del Atlántico por tercera vez.

Verano, con su esposa Liliana y sus hijos Eduardo y Sebastián.

Casada con Eduardo Verano hace 33 años, madre de 3 hijos –Stephanie, Eduardo y Sebastián— y abuela de dos niños –Sabela, de 9 años, y Esteban de 6-, esta arquitecta barranquillera dice que de esta forma ella aspira a enlazar todos los proyectos productivos y de formación con comunidades, así como el de mejoramiento de las entradas a los municipios que adelantó en los periodos anteriores en los que su esposo fue gobernador, 2008-2011 y 2016-2019, para continuar y culminar su anhelo de promover unos circuitos turísticos en Atlántico.

Tras destacar el impulso que se le dio al turismo departamental en estos últimos años, Liliana de Verano dice que “hay municipios que ya tienen un camino andado, pero hay otros a los que toca preparar para que inicien su propio camino, y en eso quiero trabajar. Es una labor a cuatro años porque hay mucho para hacer, y es importante aunar los esfuerzos también del sector privado y de la academia”, precisó.

Sthepanie, la hija mayor, con su esposo Juan Fernando Villegas y sus hijos Sabella, de 9, y Esteban, de 6.

“Si queremos que llegue turismo de calidad –agrega— tenemos que capacitar, formar a la gente para que esté en capacidad de brindarle a los visitantes opciones en materia de buena comida, buena estancia, mejoramiento del entorno, conocimiento de la historia y buena atención”, precisó.

Para ella también es importante aunar fuerzas con el Distrito para recuperar escenarios culturales tan importantes como el Teatro Amira de la Rosa, el Museo de Arte Moderno, el Museo del Caribe. «Es urgente rescatarlos y dejarlos andando de manera que sean sostenibles», apuntó.

La próxima gestora social del Departamento dice que es mucho lo que el Atlántico ha avanzado en los últimos 15 años, pero dice que aún se requiere hacer muchos esfuerzos para dejar completa la infraestructura básica de agua y alcantarillado para todo el Atlántico. «Esta tierra es muy linda y aquí mucho talento innato en la gente que debemos apalancar, impulsar, y en eso estaré acompañando la gestión del Gobernador para poder hacer realidad todas estas metas», puntualizó.

+ Noticias


Ahorrar es clave en tiempos de carestía
La misteriosa delicia del Frozo Malt que deja a todos fríos
Un rollo de pollo diferente
Yo sola me he ido abriendo las puertas: Elianis Garrido