Decoración / 19 de junio de 2021

La barranquillera que hace de las “mesas bien puestas” todo un arte

Además de la vajilla, son de gran importancia los objetos que realcen la vista de una mesa, por tanto no puede faltar un centro elegante, ya sea con flores o candelabros, según la ocasión.

Zoraida Noriega

Los originales arreglos que Ana María Lewis publica en su cuenta de Instagram vienen causando sensación por su buen gusto y elegancia.

Vestir la mesa para presentar y degustar platos, es un arte y una disciplina que va de la mano del protocolo y creatividad. Una buena mesa tiene que ser bonita, elegante, práctica, sin complicación y que cumpla con una función.

Una bella mesa con detalles decorativos que le dan un toque muy especial.
Ana María Lewis

Así opina Ana María Lewis, hoy toda una experta en el arreglo de ese indispensable mueble del comedor. Aunque, trabajó como relacionista en dos importantes hoteles de Barranquilla (donde tuvo la oportunidad de montar eventos, estar muy cercana al departamento de banquetes) y hasta creó la empresa Protocolo-Comunicaciones, no había podido desarrollar ese arte.

La llegada de la pandemia logró despertar ese talento dormido. Cuenta que para distraerse un poco, comenzó entonces a sacar del stand todo lo que tenía guardado para reutilizarlo. “Empecé con la locura de decorar la mesa de mi casa”, apunta con una carcajada. Sus familiares fueron los primeros en llevarse una grata sorpresa el día que los invitó a una cena.

El rosado del mantel va a tono con las servilletas adornadas con rosas y otros elementos.
Uno de los servilleteros que elabora la talentosa barranquillera.
Otra propuesta de servilleteros e individual inspirado en los vestidos de cumbiamberas.

Cuando Ana María publicó en Instagram sus primeras “obras de arte”, los elogios y solicitudes de sus amistades no pararon, “y así poco a poco me fui metiendo en este cuento”, dice.

Por ahora no lo tiene como negocio, porque lo de ella es pura pasión. Pero está feliz con lo que ha logrado sin proponérselo. De acuerdo a fechas y celebraciones especiales (como el Día del Amor y Amistad, Navidad, Día de las Madres y cumpleaños) tiene muy en cuenta la decoración. “Un buen mantel, vajilla, cristalería, cubertería y un delicado adorno en el centro con flores, velas o candelabros, según la ocasión, son fundamentales.”  

Sencilla, pero muy colorida mesa, para una ocasión especial.
El dorado y blanco le da un toque de elegancia a esta mesa.

“La mantelería, es además de un elemento de protección, es pieza esencial para una comida o cena de gala, donde no deben faltar las servilletas. Los tiempos han cambiado y los colores han variado, pero siempre, ante un evento o celebración formal, se opta por poner el mantel blanco o de color claro, invariablemente a juego con las servilletas, cuya medida deberá depender de la solemnidad de la ocasión”.

“Hoy en día una cosa es el protocolo de una mesa formal y otra el table-setting (arreglo de mesa o ajuste de tabla). En esto último se hace lo que a uno le gusta; claro, guardando lo básico de la etiqueta. Según el protocolo, poner un mantel y no colocar individuales, eso no se debe hacer en caso de que el comensal sea un presidente, embajador, ministro, etc. Eso lo puse en práctica cuando me desempeñé como relacionista, pero me gusta más el table setting porque es más tipo familiar y casero, y resalta más mi vajilla si al mantel le pongo individuales”, comenta la barranquillera, asegurando que todo depende el estilo o personalidad de quien lo realice.

Para darle la importancia que tiene la puesta en escena de una comida, advierte que el decorador también tiene que ser recursivo. “Yo por lo menos reciclo las botellas de vino para colocar flores; porque no tengo muchos floreros distintos para cada ocasión. Las servilletas las diseño y escojo el color adecuado”.   

Plantas naturales, flores de cayena y hasta los personajes de una de las danzas más tradicionales del Carnaval de Barranquilla complementan esta atractiva decoración.

“Lo importante de un arreglo de mesa es que haya conexión y armonía entre todos los elementos. Por ejemplo, si pongo una vela verde, es porque debe haber algo del mismo color. Trato que las servilletas y servilleteros vayan a tono con los colores del plato”.

“Cuando mis invitados se sienten satisfechos en una mesa bien decorada uno también disfruta ese placer. Es como una forma de decirle a la gente bienvenida a mi casa. La mesa, es un lugar donde el anfitrión halaga a sus invitados”.

Colocar ordenadamente el material del servicio en una mesa, pero sobre todo engalanarla, no es un trabajo sencillo. Su capacidad de crear hace que Ana María Lewis no repita decorados, como así lo viene haciendo con su línea de accesorios tipo joyas, otro emprendimiento que la mantiene ocupada casi las 24 horas.   

+ Noticias


¡Lo último! Descubre todos los cambios del Balón de Oro
El arte de decorar con figuras en globos de una diseñadora barranquillera
“Fue una experiencia luminosa haberme salvado del covid”, dice madre de J. Balvin
Brotes y flores comestibles, negocio con mucho sabor y color