Nuestra Gente / 25 de noviembre de 2023

Samuel, el niño líder que sueña con ser alcalde de Barranquilla y presidente de Colombia

‘Hola líder’ es uno de los libros de su autoría que muestra orgulloso Samuel Enrique Rueda, quien a sus 10 años de edad ha desarrollado una capacidad impresionante de liderazgo.

Miguel Utria

Con 10 años de edad, ha leído cientos de libros, es autor de dos, y ya trabaja en la producción de otro. Encabeza, además, proyectos de desarrollo ambiental y formación a otros pequeños.

Hablar con Samuel Enrique Rueda Durán es como tener al frente a un adulto con un cúmulo de conocimientos, fluidez verbal y madurez, pero no: resulta que en realidad se está ante un niño de 10 años de edad.

Aunque su mamá y él dicen que es como cualquier otro niño de su edad, quien conversa con él y conoce su historia, proyectos y emprendimientos, seguro piensan que no es así.

Portadas de los dos libros del pequeño Samuel.

A su corta edad, Samuel ha leído tantos libros que se cuentan por decenas, de hecho su madre Natalia no recuerda cuántos. Lo que sí es cierto es que en una hora puede leer hasta 100 páginas, tantas o más de las que tienen muchos textos de autores reconocidos.

De los libros leídos que más le han gustado están Cien Años de Soledad, del Nobel Gabriel García Márquez, y Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra, justamente los dos autores más admirados por él.

Recibiendo instrucciones de su profesor de robótica, Erquino Taborda.

Pero además Samuel es autor de dos libros: Hola líder, que escribió cuando tenía ocho años de edad, y Aventuras de una educación transformadora, editado y publicado este año. Tiene en proceso la producción de una tercera publicación más que llamará ‘Todos son mis líderes’. Siempre inspirado en su abuelo paterno, Manuel Enrique Rueda, ya fallecido y quien siempre ha sido su mayor referente.

Pero la mayor cualidad de Samuel es la capacidad de liderazgo que ha cultivado durante su vida, y todo por iniciativa de su abuelo, quien siempre lo saludaba con un “Hola líder”. Por eso se hace llamar ‘Samuel líder’.

Y eso es Samuel, un niño barranquillero y líder que le gusta enseñar a otros de corta edad los conocimientos adquiridos, y “formar más líderes juveniles para una sociedad transformadora”.

Samuel es el creador de ‘Semillero Líder’ una fundación que se encarga, precisamente, de capacitar a niños y jóvenes en diferentes áreas del conocimiento como pintura, música, danza, programación en robótica, inglés entre otras, que funcionan gracias a empresas y personas aliadas que coordinan todo lo relacionado con la formación.

Samuel con un grupo de niños de barrios de Barranquilla para «sembrar semillas de liderazgo», uno de los objetivos de su proyecto.

El proyecto se divide en tres ramas: Mi casa club semillero líder, que es la sede acondicionada para impartir la enseñanza a los niños en diferentes áreas, y que tiene en cada salón un mensaje de crecimiento, salones a los que llama laboratorios; la segunda rama es Sembrando semillas de liderazgo, con el que pretende llegar a los colegios y universidades para “cambiar el chip mental de la estandarización”, y Semillero líder, que le ha permitido llegar a los sectores más vulnerables de la ciudad como Barlovento, Siete de Abril y La Loma, y de cuya experiencia se origina el programa Sembrando semillas de cambio que consiste en colocar contenedores para el reciclaje en esos barrios  y un laboratorio para enseñarle a los niños el manejo de residuos.

Con su mamá Natalia Durán.
Samuel en una de las actividades que realiza para ayudar al medio ambiente.

Cuando Samuel tenía cuatro años de edad, casi para cumplir los cinco, terminaba el grado transición en el Colegio San José, su madre Natalia Durán notó que siendo su niño bastante aplicado para el estudio, el nivel de inglés no era el mejor y que la educación que recibía no estaba al nivel de sus capacidades, inquietudes y expectativas.

Entonces emprende la búsqueda de un establecimiento educativo que además de la enseñanza estándar, le permitieran a él desarrollar sus capacidades y cualidades. Y en esa búsqueda se encontró con madres de niños que habían aplicado para el sistema ‘Home School’, que les permitía recibir clases virtuales en casa, dejándoles tiempo para realizar otras actividades.

“Yo notaba que ellos eran niños muy despiertos, con una facilidad para comunicarse con los demás y una fluidez en el hablar que era admirable, además de los múltiples temas de conversación que eran propios de personas adultas, y con amplio conocimiento y preparación académica”, asegura la madre de Samuel.

Pese a eso, ella insistía en buscar un colegio que le permitiera a su hijo desarrollar todo eso que había potenciado y que él pudiera relacionarse con niños de su edad y nivel de conocimiento, pero fue el mismo Samuel quien sugirió a sus padres que le permitieran recibir clases en su casa, de manera virtual.

Samuel entendía, y así lo entendieron igualmente sus papás Natalia y Enrique, que ese método le permitirían aprovechar el mayor tiempo en casa y sacar adelante su mayor proyecto: ´Semillero líder’ que el mismo dirige y orienta bajo la guía de sus padres.

“Este tipo de educación, yo no la llamo ‘Home School, yo prefiero llamarle ‘Educación Transformadora’, es un tipo de educación virtual, personalizada y con docentes para las áreas básicas exigidas por el ministerio de Educación Nacional”, explica con desparpajo, el pequeño líder.

En el marco de su aprendizaje curricular avalado por el Ministerio de Educación, Samuel recibe clases de matemáticas, español, ciencias naturales, ciencias sociales e inglés.

En el espacio que le permite la estrategia de Home School, se capacita en inteligencia  emocional, educación financiera, oratoria de alto impacto, catequesis, educación sexual, marketing digital e investigación, áreas que su madre Natalia cataloga como “materias para la vida” porque permite fortalecer las habilidades de los niños.

Ella y su hijo consideran que presionar a un niño para que sea bueno en matemáticas y demás materias obteniendo altas notas, no les aporta mucho para su vida porque les frustra en las aptitudes que realmente a ellos les haría crecer y desarrollarse como personas integras.

«Una nota no te puede estandarizar, la nota de estresa porque tú subconsciente no está dispuesto para aprender”, aprecia Samuel quien actualmente cursa los grados sexto y séptimo.

Los resultados obtenidos le mostraron a Natalia que su hijo, aún sin asistir a un aula de clases, es un niño que tiene facilidad para relacionarse con otros de su edad, de edades superiores e inclusive con adultos. Y ello lo ha podido notar en cómo se comporta con sus compañeros de entrenamiento en baloncesto, deporte que practica, así como con las personas que viven en su mismo edificio.

 De acuerdo con Natalia en Barranquilla hay 50 familias que son miembros de Home School mientras en Medellín el número supera las dos mil.

 Con el tiempo disponible Samuel comienza a darle forma a lo que tenía en su mente: el denominado ‘Semillero Líder’, que es un emprendimiento social que nace inspirado en su abuelo, quien le enseñó cómo se puede ser un gran líder.

“Mi abuelo murió y después de eso yo le dije a mis papás que quería montar una empresa dedicada a él, porque fue él quien me enseñó todo lo relacionado con el liderazgo, pero además quería enseñarle todo eso a los demás niños y jóvenes”, apunta Samuel Enrique.

Tras la muerte del abuelo, reconocido empresario fundador de Ferreterías Don Kike, el niño entró en un estado de tristeza profunda que obligó a los padres a consultar una psicóloga que les dijo que al niño le hacía mucha falta todo lo que el abuelo hacía con él, que era llevarlo a visitar empresas, conocer empresarios y personas importantes en el mundo de los negocios y el liderazgo.

Con la periodista Vanessa de la Torre, quien lo entrevistó sobre su primer libro.

“Además de llevarlo a hacer visitas empresariales, lo animaba a leer libros que eran para edades de 16 años en adelante, cuando él apenas tenía cuatro o cinco años. Entre esos libros estaban ‘Cómo ganar amigos e influir sobre las personas’ y ‘Los diez mandamientos del empresario’. El abuelo le regalaba libros, y el niño comenzó a leer libros tras libros”, explica Natalia.

Recalca que lo que es Samuel no fue impulsado por ella y su esposo sino por el “Abuelo líder”, como lo llamaba el niño, quien le enseñó que había que romper paradigmas, que el poder de la mente era muy poderoso y que leyera todo lo que pudiera. Y asegura que su hijo ha leído este año más de 800 libros, entre grandes de más que 500 páginas, hasta los más pequeños de 20 páginas.

“La psicóloga nos sugirió que debíamos lograr que ese dolor del niño por la muerte de su abuelo la lleváramos a algo que él le gustara mucho o que le permitiera superar el duelo, y es entonces cuando escribe su primer libro, ‘Hola Líder’.

‘Hola, líder’ es un libro de 20 páginas en el que Samuel comparte las vivencias con su abuelo, las cosas que hacían juntos, de cómo era el trato entre ellos y de lo mucho que lo extraña.

El segundo libro, ‘Aventuras de una educación transformadora’, es de 120 páginas y narra las experiencias vividas en el narco de la estrategia de Home School (Enseñanza transformadora, como el la llama) y todo alrededor del proyecto ‘Semillero líder’.

“A mí me ha encantado una educación que potencia, ya que me ha permitido conocer monumentos, ciudades, pueblos, universidades, colegios, personajes, bibliotecas, museos, he estado en ferias, conferencias, congresos, capacitaciones y mi primer ‘summer camp’, con niños de mi edad y lejos de mi familia por espacio de 13 días”, comparte Samuel en el prólogo de su segundo libro.

El tercer libro ‘Todos son mis líderes’, está proceso, y está relacionado con el liderazgo de empresarios, de quienes ha investigado y con quienes se ha entrevistado. El libro está en una especie de espera porque no ha podido tener a tres de los personajes que quiere entrevistar para que sean protagonistas de sus páginas. Se trata del alcalde electo de Barranquilla, Alejando Char, su padre el empresario Fuad Char y el también hombre de negocios Christian Daes.

En este libro cuenta cómo ha sido la vida de sus personajes en el ámbito empresarial y su liderazgo en dicho campo, y, al igual que en las dos primeras obras, sus páginas contarán con fotografías e ilustraciones.

 “Mi sueño es ser, además de un buen líder, un gran empresario y un político reconocido. Quiero ser alcalde de Barranquilla y presidente de Colombia”, y me estoy preparando para serlo”, apunta este joven líder, quien asegura admirar al expresidente estadounidense John F. Kennedy a Nelson Mandela, y en un plano más cerca a los ex mandatarios colombianos Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe Vélez.

Entre sus múltiples conocimientos, recientemente comenzó a recibir clases de robótica con el profesor Erquino Taborda con quien prepara un vacacional sobre el tema, auspiciado por su madre y la fundación que el lidera. El vacacional será en el mes de diciembre próximo.

Y mientras Samuel recibía las primeras indicaciones de su profesor sobre cómo ‘darle vida’ a un robot, su madre Natalia y su  productor audiovisual Christian González Molano, hacían videos para sus contenidos en redes sociales (@semillerolider; @clubsemillerolider y @samuel.Rueda.lider)  en las cuales suma más de 8000 seguidores.

+ Noticias


James Rodríguez: de estrella del fútbol a emprendedor innovador
¿Cómo prevenir accidentes caseros?
Tiger Wood, el deportista que ha vivido una ‘vida loca’ entre excesos y escándalos
Tendencias que reinarán este año