Empresariales / 3 de septiembre de 2022

La marca de lazos personalizados para niñas que comenzó con la venta en un jardín infantil

La feria de emprendedores es una buena vitrina para quienes comienzan, asegura Angie González de Creando con amor.

Alix López

Angélica González Rodríguez, experta en mercadeo, arrancó elaborándolos para su hija. Dos años después, Lazos con Amor está llegando al mercado regional, nacional y a varios países.

Cuando entraron en vigencia las primeras restricciones en la pandemia de Covid-19, Angie Vanessa González Rodríguez decidió renunciar al cargo de mercaderista en una empresa local por el temor a llevar el virus a su hogar.

Así permaneció por varias semanas hasta que una amiga muy cercana le recomendó que empezara a ofrecer a la venta los lazos para el cabello que ella le diseñaba a su hija Liah Valentina.

A esta barranquillera criada en el barrio Buena Esperanza la idea no le pareció mala porque todo lo que su hija de cinco años lucía en su cabeza era muy elogiado por sus amigos y familiares.

Por su experiencia en las ventas, lo primero que se le ocurrió fue ensayar en el jardín infantil en el que la menor estudiaba. Para ello les pidió a las profesoras que la ayudaran a distribuir las tarjetas de presentación de los lazos.

En menos de dos meses ya tenía 50 clientes fijos y el negocio en crecimiento. Un alivio en medio de la crisis que ya agobiaba a su familia por efectos de la pandemia, tal como lo hizo en el resto del mundo.

Ya para ese momento tenía su marca propia Creando con amor by Vale (en honor de Liah Valentina) y abrió su cuenta en abrió su cuenta en Instagram (@creandoconamor_byvale) en la que ofrece lazos personalizados.

A partir de este momento comenzó todo un emprendimiento familiar en el que Angie tiene el apoyo de su esposo Javier Altamiranda, el encargado de llevar la contabilidad y de hacer las fotos y los videos para el contenido de las redes sociales.

Además de los pedidos que reciben desde todos los puntos de la Costa y gran parte del país, ya han traspasado las fronteras enviando colecciones a Australia, Houston y Panamá.

Esta emprendedora, que esta semana participó en una feria en el centro comercial Miramar, asegura que ha participado en varios eventos de la Secretaría de Desarrollo Económico junto a otros colegas de otros oficios.

Ella se siente orgullosa porque los lazos que lucía Liah Valentina ya lo tienen además otras niñas, que además están comprando bolsitos en siliciona, ganchos, piojitos y lentes para el sol, que también hacen parte de la colección de Creando con Amor.

Ver esta publicación en Instagram

A post shared by Lazos con amor (@creandoconamor_byvale)

Angie es la que crea, diseña y elabora en materiales como cintas, cuerina y pedrería.

Siempre está al tanto de lo que está de moda, como es el caso de las películas infantiles que son otra gran inspiración. Aquí, destaca pese a que ya se cumple un año desde el estreno de ‘Encanto’ la película de Disney sobre Colombia, las niñas sigan prefiriendo a la heroína Mirabel.

Así ocurre con la princesas de las series más exitosas, pero también ofrece figuras personalizadas con los rostros en porcenalicron de las niñas que van a lucir los lazos y demás accesorios.

Cuenta que otra de los frentes de comercialización importantes son eventos especiales como cumpleaños, bautizos y primeras comuniones cuando le encargan por docenas.

Ver esta publicación en Instagram

A post shared by Lazos con amor (@creandoconamor_byvale)

A mediano plazo quiere que su marca sea una empresa de talla nacional que de empleo a decenas de mujeres cabeza de familia para que generen sus propios recursos y así puedan emprender el camino que ella comenzó junto a su familia hace dos años: un sueño hecho realidad como las princesas en las que a diario se inspira para avanzar con su marca. Siempre creando con amor.

+ Noticias


Colombia tendrá Vicepresidenta preocupada por la educación
“Lo que me da naturalidad es no estar pensando todo el tiempo en las arrugas”: Amparo Grisales
Karol G, más ‘bichota’ que nunca en la portada de Vogue México
El pan nuestro de cada día