Dr. Rodolfo Vega Llamas
Columnista / 27 de enero de 2024

La soberbia

“La soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices mortales, que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder o con dinero añadiría yo»: José de Martin.

Estás personas menosprecian a los demás, tienen ínfulas de superioridad; además, presentan un apetito desordenado de ser preferidos a otros, una satisfacción y envanecidos por la contemplación de ellos mismos ,con menosprecio de los demás.

Se les olvida que la vida es un ratico, se les olvida que en un pestañear nos vamos de este mundo, pensamos que vamos a tener mil vidas, nos cohibimos, postergamos, eternizamos recuerdos, y dejamos de sonreír, nos preocupamos por el qué dirán, y cuando llega él momentos de irnos vienen los arrepentimientos. Y los soberbios preocupados en su narcicismo, hundidos en su egocentrismo , solo buscan reconocimiento social, intoxicados en su orgullo, dan lástima por esa autoestima inestable, y su intolerancia los hace vivir una vida con un trastorno de personalidad, con un permanente desafío emocional, pues se enfocan en convencer a los demás que ellos son los más importantes, los más exitosos, los más felices, cuando internamente se sienten diferentes.

Estas personas que sufren de soberbia pueden verse envueltas en problemas emocionales como ansiedad, depresión, e incluso: adicciones.

Estos soberbios, sufren de inseguridad, baja autoestima, costumbre a los grandes éxitos, necesidad de aprobación y reconocimiento, halagos extremos durante la infancia y adolescencia.

Además, no aceptan que tienen un trastono de personalidad; si los aconsejas, rechazan recomendaciones porque los hace sentir vulnerables.

Yo les aconsejo que busquen terapia psicológica, abrirse a nuevas formas de comportamiento hacia otras personas, que no piensen que el estatus social es lo más importante, es lo que logres con tus buenos actos, lo que la humanidad va aplaudir de ti. Si no has realizado nada no esperes reconocimiento, este nos es gratuito, aprecia los logros ajenos, aplaude con sinceridad, la humildad es el mayor engrandecimiento de un ser humano, nunca desprecies los logros ajenos.

Realiza una autocrítica y verás que siendo soberbio, las consecuencias negativas que te traen este comportamiento,te harán daño a largo plazo.

+ Noticias


Chao al continuismo: Petro y Hernández van a segunda vuelta
Sanción de la Superintendencia a directivos de la FCF por reventa de boletas
Ella es Leonor, la bella la princesa que ya está lista para heredar el trono español
Olvídese de los acrílicos: vuelven las uñas cortas