Entretenimiento / 30 de enero de 2021

Natalia París, una modelo y DJ que siempre está en el ojo del huracán

Miredvista.co

Que si el pollo con hormonas vuelve gay a los niños, que si fumar marihuana da celulitis, que si tomar dióxido de cloro previene el Covid-19… un vistazo a la historia de vida y a las ‘metidas de pata’ de la bella empresaria paisa.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por DJ NATALIA PARIS 🎧 (@nataliaparisartist)

Desde su adolescencia, cuando se inició en el mundo del modelaje haciendo un comercial de televisión para una marca de crema dental, hasta ahora, a sus 47 años, cuando causa revuelo por promocionar el dióxido de cloro contra el Covid-19, la vida de la modelo, empresaria y DJ paisa ha estado siempre en la mira de la opinión pública por su belleza o por sus errores.

No en vano, en los últimos años ella ha sido noticia, más que por su rol de modelo, de DJ de lujosas fiestas o por sus apariciones en algunas producciones, por absurdas afirmaciones, como cuando dijo que el pollo con hormonas hace gay a los niños; por haber tenido que repetir 17 veces una escena –ante una variación en el libreto que había memorizado– en la comedia In Fraganti, en la que debutó en 2009 y hasta por sus errores de ortografía en sus redes (Manisales/Manisalez), que la han hecho epicentro de memes, TikToks y todo tipo de sátiras que ponen en duda su inteligencia.

Natalia nació en Medellín, en el hogar de un piloto (Carlos Patrís) que falleció cuando era muy chica, y una de una modelo (Lucía Gaviria) que con el tiempo se convirtió en una conocida abogada penalista en la capital antioqueña.

Esta imagen publicada por la modelo para promocionar un show la hizo blanco de críticas y burlas. Al corregirlo, entonces escribió ‘Manisalez’, por lo que las criticas aumentaron.

A los 8 meses de nacida fue modelo de marcas de pañales, pero fue en la adolescencia cuando por su belleza y candorosa apariencia llegó a ser considerada, pese a su 1,59 de estatura, una ‘lolita’ del modelaje y aparecieron en su vida las fotos, las pasarelas, las campañas y los comerciales, uno detrás de otro. En los años 90 fue un ícono del modelaje en Colombia y una de las más importantes en el país y en Suramérica. Su imagen se hizo célebre no solo por las campañas para la marca de ropa interior Bésame y la cerveza Cristal Oro, sino por aparecer en las tapas de los cuadernos estudiantiles, en lo que fue pionera.

ROMANCES

Natalia París y su hija Mariana. (Instagram)

En 1999, cuando ya había lanzado su línea de productos para el cuidado de la piel y bronceadores, y cuando ya tenía su marca de jeans, la vida de Natalia dio un vuelco debido a su relación con Julio César Correa Valdés, conocido con el alias de Julio Fierro, y quien había sido hombre de confianza del narcotraficante Pablo Escobar.

Con él decide irse a vivir a Miami, al enterarse de que estaba embarazada. En 2000 nació su hija Mariana –que también se roba la atención en sus redes por su belleza– y al año su pareja desaparece y es asesinado.

Posteriormente entabló una relación amorosa con el actor venezolano Juan Alfonso ‘El Gato’ Baptista, pero cinco años después terminaron. También fue muy comentada su relación el baterista Andee Zeta, menor que ella 13 años.

“EL REMEDIO QUE SALVA”

La modelo durante una fiesta que amenizó recientemente en un yate en Cartagena.

En estos años, a la par con las informaciones de su vida persona y de su destacada actuación en pasarelas, campañas, realities y de sus toques en fiestas en lujosos yates, playas y discotecas, con frecuencia Natalia París es objeto de críticas, cuestionamientos y burlas en medios y redes sociales que la califican como una rubia linda y tonta.

Esta semana, por ejemplo, causó polémica su recomendación de Natalia París de usar dióxido de cloro para prevenir el Covid-19. La Superintendencia de Industria y Comercio le ordenó quecesara de inmediato la promoción de esta sustancia como un supuesto tratamiento para prevenir el contagio del virus.

Tras una publicación suya en Instagram de una fiesta en un yate en Cartagena en la que actuaba como Dj, algunos de sus seguidores la cuestionaron porque ninguno de los asistentes llevaba tapabocas ni guardaba el debido distanciamiento social.

Ella les respondió: “Todos tomamos dióxido de cloro, nadie se enferma”, y agregó: “Es el remedio que te salva de vacunarte”.

Hasta el miércoles, día en que se produjo la polémica, el video tenía más de 230.000 reproducciones y 2.417 comentarios. Algunos criticaban su recomendación, pero otros le pedían más información.

OTRAS ‘METIDAS DE PATA’

En marzo de 2013, la admirada modelo apareció en un video diciendo a niñas que comer pollo vuelve homosexuales a los niños. “Las niñas chiquiticas de 7, 8, 9 y 10 años ya se están desarrollando, porque como están comiendo pollo, esas hormonas femeninas hacen que todo su organismo se les acelere”, explicó Natalia en un video que circuló por las redes.

Y agregó: “Por eso, los niños que están comiendo pollo de esos, como le están inyectando hormonas femeninas, se están comenzando a volver homosexuales. Porque los niños comiendo hormonas femeninas empiezan a cambiar su metabolismo y eso es lo que está pasando. Entonces, tener conciencia de cada cosa que nos comemos…”

En otros momentos llegó a afirmar que “las drogas químicas sí que afectan glándula pineal y tu aura, pero la marihuana no, la marihuana viene de la tierrita, orgánica, natural”. Sin embargo, apuntó que no la fuma “porque da celulitis”.

Y antelas premoniciones del fin del mundo dijo: “Eso es mentira de que el mundo se va acabar el 21/12/12, porque acabo de comprar un yogurt que vence el 13/01/2013; así que no se preocupen lindos”.

Sobre las críticas y burlas, ella ha dicho que “si no fuera por todo el garrote que me ha dado la prensa no sería la persona que soy ahora, segura de mí misma y libre de que digan lo que quieran”.

+ Noticias


Así recibieron diciembre los famosos
¡Adiós a las ojeras!
Junior ya tienen su calendario para la vuelta de la Copa Libertadores 2020
16 curiosidades del rey Felipe VI de España