Lo último / 13 de enero de 2024

‘La Universidad de la Cumbia’: 45 años saliendo al ruedo y dictando cátedra

Con la tradicional pollera de cuadritos rojos y blancos, tal como lucieron desde que fue creado el ‘Gallo Giro’, las cumbiamberas le rendirán homenaje a este colectivo en sus 45 años.

Zoraida Noriega

Por el ‘Gallo Giro’, cumbiamba que desde que fue rescatada por los esposos Guzmán en el popular barrio Las Nieves viene difundiendo uno de los ritmos más autóctonos del Caribe, ha sido escuela de varias generaciones. El próximo 20 de enero, el desfile del Bando rendirá homenaje a este insigne grupo folclórico.

La cumbiamba ‘Gallo Giro’ nació hace 81 años en el barrio Rebolo de Barranquilla gracias al entusiasmo y amor por la tradición de la  familia Hernández.

El nombre de ese colectivo lo escuchaba en su casa y desde muy joven María Eloisa Núñez, porque un familiar de su mamá era uno de sus integrantes, pero ella también sentía que le corría por sus venas la alegría que producían los sonidos rítmicos del tambor y la flauta de millo. De hecho, a sus 17 años, ya pertenecía a la cumbiamba ‘La Revoltosa’, donde conoció a Bernardo Guzmán Medina, un joven de 21 años, gozón y parrandero, que tiempo después no solo se convirtió en su esposo, sino compañero de lucha por el folclor.

La dinastía Guzmán en pleno. Ahí están los hijos y nietos que heredaron el legado de sus padres.

Fue en 1979 cuando los esposos Guzmán decidieron conformar en el barrio Las Nieves su propia agrupación entre familiares y vecinos. No fue tarea fácil. Aunque contaban con un buen número de integrantes de ‘La Revoltosa’ se necesitaba mucho dinero para costearse los vestidos y pagar la música. Les tocó hacer maravillas, porque no tenían los patrocinios con que la mayoría de grupos folclóricos cuentan hoy. “Nos tocó hacer rifas, bazares y pedirle apoyo a los amigos”, nos dijo Bernardo (Q.P.D)en una entrevista que publicamos en El Heraldo.

María Eloisa Núñez así posó hace 3 años frente a una foto de su esposo Bernardo Guzmán, con quien rescató el ‘Gallo Giro’.

Bernardo quiso bautizar con el nombre ‘La Soberana’ a su novedosa agrupación, pero fue María Eloisa quien le sugirió a su esposo que se llamara ’Gallo Giro’ porque en su memoria seguía vivo ese recuerdo. Se pusieron de acuerdo y rescataron la emblemática cumbiamba que viste de folclor nuestra máxima fiesta desde hace 45 años.

El nombre es inspirado en un gallo de pelea para demostrar que su grupo sería combativo en el Carnaval y que estaría dispuesto en entregar hasta la vida por la fiesta barranquillera.

Inicialmente, en sus presentaciones la cumbiamba iba presidida por dos gallos vivos aleteando y dándose picotazos mientras los bailarines iban haciendo movimientos suaves y cadenciosos al son de los tambores y la flauta de millo. Hoy, han sido reemplazados por una mujer disfrazada de esta ave para continuar con la tradición. Otra de las características que atesora el ‘Gallo Giro’ (@gallogirobaq) es la destreza de las cumbiamberas llevando una botella sobre la cabeza sin que se caiga con su ritmo.

LA DINASTÍA GUZMÁN

La conservación y difusión del ritmo autóctono más representativo musical y dancísticamente de Colombia, la sensualidad en la que el hombre se entrega a la pareja sin condición y el contoneo de las caderas de las mujeres, no solo han llevado al ‘Gallo Giro’  ser reconocida como “La Universidad de la Cumbia”, sino la labor que ha venido desarrollando a lo largo de los años transmitiendo de generación en generación de cómo se baila la cumbia, patrimonio cultural de la nación.

Alexandra Guzmán, actual directora de la cumbiamba, con su hija Darla Ferrer Guzmán.

La cumbiamba ha sido galardonada con múltiples distinciones a nivel nacional, entre las que se cuentan más de 40 congos de oro por sus presentaciones en el Carnaval de Barranquilla.

Su director Bernardo Guzmán Medina, fue elegido Rey Momo del Carnaval de Barranquilla en el año 2001 y falleció el 13 de enero del 2007. A partir de 2003 sus siete hijos tomaron las banderas de ese hermoso legado (que tiene como directora a Alexandra, una de sus hijas). Hacen parte también de la dinastía Guzmán 10 nietos que son los músicos de la cumbiamba.  

FALTA DE APOYO

María Eloisa Guzmán tiene en la actualidad 85 años, pero hace 10  dejó de bailar a raíz de una isquemia que le impide mover con agilidad sus piernas. Sin embargo, está pendiente de los ensayos y del mínimo detalle de la cumbiamba que en este 2024 saldrá con 60 parejas luciendo las polleras de cuadritos rojos y blancos, tal como vistieron las cumbiamberas cuando los esposos Guzmán la fundaron.

Alexandra  dice al respecto: “en estos 9 lustros realizaremos cuadros coreográficos, haciendo énfasis en el baile de cumbia libre, lo más tradicional posible porque no queremos perder la verdadera esencia del baile de la cumbia”.

Betsy Guzmán (otra de las hijas del fundador) con Saylin, Virginia y Saskia Parrish.

Extraoficialmente, MiREDvista supo que Carnaval S.A. le rendirá un merecido homenaje a este grupo folclórico de Las Nieves durante la Lectura del Bando el 20 de enero, pero realmente lo que se necesita es brindarle apoyo económico, porque según relató Alexandra, el aporte que le entrega la secretaría de cultura es muy poco.

“Hace tres años no contamos con patrocinio de ninguna entidad, desde entonces nos ha tocado realizar varias actividades para costearnos todo. Le he enviado cartas a muchas empresas para que nos ayuden, pero hasta el sol de hoy no me han respondido”, dijo por último.

+ Noticias


Meme de la semana
Manuel Pérez Fruto: 45 años como reportero judicial
“El jugador colombiano tiene un ADN especial”: DT de Colombia
Messi y Maluma, la amistad que une al fútbol y la música