Lo último / 15 de julio de 2023

La Virgen del Carmen, una vasta devoción que va de una generación a otra

Como todos los 16 de julio, la imagen de la Virgen del Carmen es llevada en procesión por las calles de Barranquilla.

Miguel Utria

Mientras los pueblos de la región Caribe se desbordan más en celebraciones culturales que religiosas, la iglesia se preocupa y prepara a nuevas generaciones para que no se pierda la devoción a la santa patrona.

El Día de la Virgen del Carmen, julio 16, es una fecha y acontecimiento de mucho renombre en toda la región Caribe colombiana, especialmente en los departamentos de Cesar, Magdalena, Atlántico y Bolívar.

Imagen de la santa en la Iglesia del Carmen es expuesta para adoración de los devotos.

La devoción por la Santa María del Monte Carmelo, es de tal resonancia y magnitud, que a las entradas de los pueblos de esta región, una imagen de la virgen saluda a los conductores, de quienes es su santa patrona como lo es de los navegantes y marinos.

Adicional a ello no hay templo católico que no tenga un espacio dedicado a esta advocación mariana, y que le dedique especial atención durante los días previos a la celebración en especial en la fecha en que se honra.

La devoción y fervor, va más allá de los seguidores en los templos que cada semana le dedican un momento de devoción especial en las congregaciones de hombres y mujeres presentes en cada parroquia de las ciudades.

“Yo soy devota de la Virgen del Carmen desde hace más de 30 años, por influencia de mi madre, mi abuela y mis tías, y desde hace 20 años hago parte de la congregación de la virgen en la parroquia”, asegura María Estela Cañas, parroquiana del templo de Santo Domingo de Guzmán.

Hay otro sector de la población que se dice devota de la virgen que acude al templo solo para esta fecha, y participa de las novenas, rezos del rosario, y por su puesto a la procesión y celebración eucarística el día de la virgen, la cual es de alta solemnidad. Pero lo más grueso de la población se desborda en celebraciones y parrandas, sin mencionar si quiera el nombre de la virgen durante la fiesta, a no ser por las canciones dedicadas a la santa que muchos consideran ‘patrona’ de las parradas.

Juan David Rendón, párroco de Nuestra Señora del Carmen.

Muchos seguidores de la virgen esperan la fecha para armar en sus casas altares con veladoras, flores y la imagen de la santa, y alrededor del mismo música, fiesta y derroche de festejo, como una manera de honrar su devoción.

El sacerdote Juan David Rendón, de la Orden Hermanos Menores Capuchinos, párroco de Nuestra Señora del Carmen en Barranquilla, sostiene que la devoción es muy fuerte en Barranquilla y el departamento del Atlántico y que le ha tocado “redescubrir esa fuerza que tiene la virgen del Carmen”, en el marco de su apostolado.

Aunque el templo quedó aislado de la comunidad por el creciente desarrollo de la ciudad que hizo que sus vecinos emigraran a otros sectores, por estos días son miles las personas que acuden a diario al mismo, según comenta el sacerdote-

El párroco, quien es oriundo del interior del país, no desconoce que alrededor de la ciudad y los demás pueblos del departamento y de la región, la fecha del 16 de julio es una monumental fiesta con música, conjuntos vallenatos, picós, licor, corridas de toros y un vasto contenido de manifestaciones que tienen su origen en la provincia del Caribe, desde mediados del siglo pasado.

Fachada de la parroquia que en Barranquilla lleva el nombre de la santa.

El sacerdote asegura que mientras las personas se dedican a las manifestaciones culturales, en su templo se ha preparado una programación que inició el pasado fin de semana con la procesión en la que los participantes fueron niños.

Destaca y celebra la participación de los más pequeños en estas manifestaciones como una manera de preservar la devoción religiosa en las venideras generaciones.

Además, en la parroquia desde el primero de julio se inició la programación como fue el rezo del santo rosario y la preparación para la novena, que iniciaron el 7 de julio hasta este sábado cuando es la víspera de la fecha central y en la que habrá actos especiales que terminan con la procesión por las calles aledañas al templo.

Precisamente el 16, la celebración del templo inicia a las 4:00 de la mañana con una caravana de vehículos que llevarán y escoltarán la imagen de la virgen por varios sectores de la ciudad, luego, a las 5:00 de la mañana habrá un repique campanas y acto seguido el rezo del santo rosario previo a una solemne eucaristía, que inicia a las 6:00 de la mañana.

Gracias a las campañas que viene adelantando la iglesia como una manera de preservar la devoción religiosa en las venideras generaciones, muchos niños participaron el año pasado en la procesión.

La fiesta a la virgen del Carmen, en el templo de su nombre, continúa con la bendición de vehículos a las 7:00 de la mañana, paralelo a otras celebraciones eucarísticas que se extenderán hasta las 12:00 del mediodía.

A las 4:00 de la tarde es la procesión que al culminar su recorrido, dará que paso a una solemne eucaristía, en la plazoleta, frente al templo, que será presidida  por el arzobispo de Barranquilla, monseñor Pablo Emiro Salas.

+ Noticias


¡A honrar los símbolos patrios este 20 de Julio!
Basura electrónica, la crisis actual de la tecnología en el mundo
Una deliciosa ensalada de lentejas rojas
Mero al limón