Enredad@s / 17 de abril de 2021

Lo que está en juego detrás de la pasión de un ‘gamer’

Romario Quintero

La industria de los videojuegos es una de las más crecientes y con un valor agregado impresionante, superando a otras ramas como la fílmica o de televisión.

“Mamá ya debo ingresar al juego, ya es tarde y voy a perder monedas”. Así comienza, por lo general, la rutina de un ‘gamer’ al momento de encender el computador. Para muchos es un simple juego de entretenimiento, pero para ellos va más allá de ganar monedas y dinero: lo que cuenta es el ‘status’ que genera en su círculo social y ser el mejor es el galardón más importante ante la sociedad de los videojuegos.

Cuando el juego va más allá de la vida social y las energías se ponen exclusivamente en la tecnología y sus encantos, algunos niños y jóvenes dejan de rendir en el colegio o la universidad. Otros ya mayores llegan al extremo de perder sus trabajos y no seguir la rutina casera de hacer ejercicios, ir al parque a realizar algún deporte o no tener una vida social con sus amigos.

 “Para nosotros es nuestra vida. Antes con mis amigos jugábamos por divertirnos, pero ahora todo cambió porque hacemos lo que nos gusta y al mismo tiempo ganamos dinero. La gente debe entender que ser un gamer es un trabajo honrado y no lo deben catalogar como algo para jóvenes vago, como a veces me dice mi padre”, expresó Jorge Humberto Villalba sobre Fortnite, el videojuego más popular del mundo.

En el caso de este juego ha sido la sensación de los últimos dos años, ha revolucionado el mercado y se ha convertido en un gran negocio que ya abarca varias esferas del marketing.

Se trata de una combinación entre el juego de guerra y reto. En la batalla en la que puedes ir solo o en equipo y superar a tu adversario, la duración de una partida puede estar entre 30 minutos y una hora, respectivamente.

“La vez que duré más en una partida fue una hora, ha sido el duelo grupal más genial que hemos tenido. Ese día estaba solo en la casa y me concentré más, gané (Risas). Yo trato de durar muchas horas jugando para subir nivel y así vender la cuenta al mayor precio. Mi mejor cuenta la vendí en 500 mil pesos y ya lo he convertido en un negocio”, expresó Villalba.

Sin embargo, esta pasión también puede llegar a convertirse en un riesgo para la salud. La Organización Mundial de la Salud ya reconoce el trastorno por adicción a los videojuegos como enfermedad mental. Los expertos de la OMS aseguran que un uso excesivo puede generar efectos peligrosos sobre el bienestar de las personas.

También, la Asociación Americana de Psiquiatría ha publicado una lista de criterios para evaluar la adicción a los videojuegos que puede extrapolarse al Fortnite.

  • Obsesión con el videojuego y pérdida de interés a otros pasatiempos.
  • Aumento progresivo del tiempo de juego.
  • Mentir sobre el tiempo real de juego.
  • Síntomas de abstinencia cuando no se puede jugar: irritabilidad, tristeza o inquietud.
  • Pérdida de la noción del tiempo.
  • Abandono de los estudios o del trabajo por el juego.
  • Incapacidad para parar cuando se impone una hora límite.

En el ámbito profesional, la industria mueve grandes cantidades de dinero y grandes marcas como el gaming Ballistix apoyan a la actividad a partir de activos sponsoreos. Uno de esos equipos es Team Liquid, Caleb Anderson, su director de Social Media, comparte una serie de tips para ser encontrado por los headhunters de una de las industrias más codiciadas. “Hay que estar dispuesto a sacrificarse y a trabajar largas horas. Esto como en cualquier trabajo puede abrir caminos a las carreras, especialmente para aquellos que están dispuestos a asumir nuevas responsabilidades sobre la marcha”, asegura Anderson.

Finalmente, un estudio que se realizó el pasado 2020 a nivel mundial señala que un 36% tiene una edad entre 24 y 29 años, mientras que un 34% tiene entre 18 y 23 años y un 11% pertenece a la franja entre los 30 y los 34 años. En los menores de 18 años (6%), mientras que los mayores de 50 que eligen los videojuegos con regularidad representan el 1%.

+ Noticias


Sigue el ‘moomy boom’ entre las famosas
¡A tomar bebidas calientes!
“Hace falta la calle, pero lo importante es que el Carnaval llegue a la gente”
Clubes para perros, una familia que crece en Barranquilla