Zoraida Noriega
Columnista / 17 de septiembre de 2022

Mi red social

Herencia millonaria — ¿A dónde irán a parar la costosa joyería que tenía la reina Isabel II, lo mismo que los sombreros, carteras y vestidos? es la pregunta que todos se hacen a raíz del fallecimiento de la monarca. Según Brian Hoey, uno de los cronistas mejor informados de la realeza del Reino Unido, ella solía regalarle su ropa a las personas encargadas de vestirla con la condición de que no dijeran de dónde venía ese obsequio. Así lo escribió Hoey en uno de sus libros, argumentando también que algunos de sus trajes icónicos los heredarán su hija y nietas, su nuera Camilla o  irán a un museo. Seguramente, decimos acá, pasará lo mismo con sus joyas, aunque la mayoría pertenecen a la monarquía y han ido pasando de generación, en generación.

******

Foto The Royal Family

Banquete para perros — La reina Isabel II fue una gran amante de los perros y los caballos. De los 30 canes que tuvo a lo largo de su vida como monarca y que vivían a cuerpo de rey porque comían solomillo de ternera y pechuga de pollo cocinados por un chef y servidos por un camarero de palacio, solo le quedaron cinco antes de su fallecimiento: dos de raza corgi, un dorgi y dos cocker spaniel. Según registros de la prensa inglesa, el primer cachorro que tuvo se lo regalaron sus padres cuando ella apenas tenía 18 años. Dicen que siendo aún princesa y con apenas 21 años, se lo llevó a su luna de miel.

*****

Caballos de raza I — De su abuelo el rey George V la reina también heredó la pasión por los caballos. No solo fue una experta jinete y una gran conocedora de la cría y cruces de sus yeguas, sino aficionada a las carreras y a las apuestas que solía competir con caballos de su propiedad. El portal myracing.com comentó que en los últimos 30 años la monarca registró 451 victorias de 2.815 carreras que le dejó cuantiosas ganancias. Su majestad también fue inmancable en el circuito de las carreras de Ascot, que anualmente reúne a la alta sociedad y realeza del Reino Unido.

****

Caballos de raza II — Era tan conocido su amor por los equinos, que el presidente francés Emmanuel Macron le regaló, a nombre de su país, un caballo en su 70 aniversario en el trono, (Jubileo de Platino). El animal de 7 años llamado Fabuleu de Maucour, perteneció a la Guardia Republicana Francesa, fue entrenado y desfiló en los Campos Elíseos de París.

******

Dieta para la longevidad — Como buena inglesa todos los días tomaba té acompañado con galleticas o sándwiches de pepino, salmón ahumado, huevo y mayonesa o jamón con mostaza. Los complementaba con mermelada (hecha en el Castillo) y un poco de mantequilla. Darren McGrady, quien fue chef durante 11 años del Palacio contó a medios como GB y The Independent que la dieta palaciega tenía que cumplirse al pie de la letra.

*******

Menú real — Dijo McGrady que le presentaba tres o cuatros menús para la semana y ella decidía cuáles se quedaban y cuales eran descartados. Evitaba las papas, arroz y las pastas. Entre las opciones para este bloque de alimentos se servía sopa o crema rica en grasas y como plato fuerte salmón o filetesde res en salsa de champiñones. En los postres Isabel II no ocultó su preferencia por el pastel de chocolate. De acuerdo con el protocolo, todos los ingredientes de la cocina real son seleccionados cuidadosamente en granjas locales, lo que garantiza que son alimentos orgánicos. 

******

Las manos moradas — Dos días antes de su fallecimiento el mundo entero se alarmó al verle a Isabel II moretones en sus manos  cuando recibió a la primera ministra. Profesionales de la medicina dicen que fue una clara evidencia de enfermedad vascular periférica, que es una señal de la acumulación de depósitos de grasa y calcio en las paredes de las arterias (aterosclerosis). Cuando la circulación no es buena puede resultar en insuficiencia cardíaca debido a que los órganos no están recibiendo un buen suministro de sangre. Otros creen que podría haber sido un hematoma espontáneo. En todo caso, algo no le estaba funcionando bien a la monarca.

+ Noticias


Cali, sede de la Liga Profesional de Baloncesto 2020
Cómo eliminar el vello facial
Una dulzura que llegó de Europa
“Como presentadora siento respeto por el set, pero extraño la reportería: Andreína Solórzano