Zoraida Noriega
Columnista / 30 de marzo de 2024

Mi red social

‘Shakirazo’ de Nueva York — Nada más con que Shakira lograra paralizar una de las zonas más congestionadas de Nueva York, como es Time Square, hasta congregar más de 40 mil personas, ya es todo un éxito. Los permisos para realizar el montaje del escenario, las cuantiosas pólizas de seguro, servicios de seguridad, contratación de ambulancias, etc, fueron algunas de las exigencias para llevar a cabo ese evento gratuito de gran escala. Por eso, la presentación que hizo allí, sin contratiempos, la cantante barranquillera con motivo del lanzamiento de su álbum ‘Las mujeres no lloran’ marcó historia. Sin embargo muchos la criticaron por haber utilizado el playback, un recurso que utilizan muchos artistas para simular cantar en vivo.

Cualquier político de Estados Unidos añoraría llenar Time Square como lo logró Shakira esta semana.

******

El peligro del playback — Es un secreto a voces que los cantantes más famosos del mundo usan playback durante sus presentaciones. No solo Shakira lo ha hecho, sino Jennifer López ,Madonna, Mariah Carey, Justin Bieber y Thalía, por mencionar algunos. No significa que un cantante sea menos capaz de cantar en vivo, sino que recurren a ese tipo de pistas, algunas veces porque se agitan bailando, que pueden tener problemas en la voz o para que el sonido sea impecable, que suene con la misma calidad del disco. Pero no todos han salido airosos con el playback. El peligro que corren es que de pronto la pista presente problemas, lo que resulta incómodo no solo para el artista sino para la audiencia. Todos recuerdan el caso de Madonna en un concierto en Toronto que sin percatarse que aún no tenía el micrófono en mano, fue pillada haciendo muecas mientras su voz sonaba en todo el estadio,

*****

No se quieren ni ver I. — Está claro que los miembros de la realeza británica siempre han sido herméticos, especialmente si se trata de problemas familiares. Se recuerda, que mientras la reina Isabel II agonizaba, esperaron hasta el último momento para anunciar su fallecimiento. Lo mismo ha pasado con Kate Middleton, quien meses atrás ya venía padeciendo de cáncer, y después lo anunció públicamente. La princesa de Gales y esposa de Guillermo sigue inmersa en su lucha para superar la enfermedad y no tiene entre sus planes ver a su cuñado ni a su esposa, el príncipe Harris y Meghan ( duques de Sussex) cuando estos regresen a Londres en mayo.

*****

No se quieren ni ver II — Las diferencias entre los príncipes de Gales y los duques de Sussex parecen irreconciliables por varias razones. Una de ellas es cuando Harry voló a Reino Unido para reencontrarse con su papá, el Rey Carlos III, para conocer de primera mano cómo se encontraba el monarca tras ser diagnosticado de cáncer, no se reunió con su hermano. Kate tampoco los llamó para anunciar que ella sufría la enfermedad, solo se enteraron a través del famoso video público.

****

“Como una máquina”. — El icónico actor y exfisicoculturista Arnold Schwarzenegger ha vuelto a ser noticia. Recientemente compartió con el mundo sureciente experiencia quirúrgica en su popular podcast “Arnold’s pump club”, al revelar que se sometió a una operación para la colocación de un marcapasos. “Ahora me convertí un poco más que una máquina”, escribió el protagonista de la saga Terminator. No es la primera vez que el famoso actor se somete a una operación a causa de su padecimiento. En 1997, le reemplazaron una válvula pulmonar para mejorar el flujo sanguíneo hacia los pulmones. Once años después, lo operaron a corazón abierto para cambiar nuevamente la válvula pulmonar. Y en el 2020 tuvo que ir nuevamente al quirófano para reemplazar su válvula aórtica, con el fin de mejorar el flujo sanguíneo en todo su cuerpo.

*****

¿Y quién lo comprará?. — El apartamento de Karl Lagerfelden el centro de París, que le sirvió también como estudio al prestigioso diseñador, fallecido en 2019 a los 85 años, fue subastado esta semana por 10 millones de euros -a 40.000 euros el metro cuadrado-, casi el doble de los 5,3 millones que era el precio de partida. El apartamento, de 260,21 metros cuadrados, situado en una tercera planta con vistas al río Sena en elbarrio de Saint Thomas d’Aquin, fue su principal centro de trabajo, durante la decena de años que lo ocupó al final de su vida y al que no solía invitar, cuenta también con una habitación que da hacia un patio interior. 

+ Noticias


Día de la Raza, ¡a celebrar la diversidad cultural!
La bandera feminista de Claudia Palacios en busca de la equidad de géneros
“La actividad física debe ser parte de nuestras vidas”, dice el entrenador Breitner Cantillo
WhatsApp: pronto podrás chatear con desconocidos desde su versión web