Zoraida Noriega
Columnista / 31 de julio de 2021

Mi red social

El Bacán flotante I — La vieja embarcación, que hace años se encuentra anclada al otro lado del Malecón del Río Magdalena y es considerada parte del atractivo turístico de ese lugar, se convertirá a corto plazo en el primer centro comercial flotante en Colombia. El ambicioso proyecto desde hace tres años lo viene gestando un grupo de inversionistas (el abogado Abelardo De la Espriella es uno de ellos) que se ha mostrado interesado en ofrecerle a los barranquilleros y visitantes una experiencia única.  El Bacán, así se llamará el novedoso mall que tendrá tiendas, zonas con juegos infantiles, bares, restaurantes, plaza de comidas, casino y un buen espacio para conciertos. Todo esto, sumado a la impresionante vista al Río con terrazas al aire libre.


El Bacan flotante II — Con esta idea tan bacana la capital del Atlántico innova en el caribe colombiano y se coloca a la vanguardia junto a otros países. Bacán es un término que en nuestro lenguaje coloquial se utiliza para referirse a una persona agradable y genial. El diseño está a cargo del arquitecto barranquillero José Pérez, el mismo creador del concepto gastronómico Caimán del Río, también en el Malecón del Río.  Aunque Pérez no quiso adelantar nada sobre este atractivo turístico, porque según él “aún sigue ajustando algunas consideraciones”, supimos de buena fuente que así como el formato que se utilizó para identificar al Caimán del Río, este proyecto que se sale de lo convencional, será muy colorido y estará decorado en su totalidad con detalles alusivos a sectores, costumbres y personajes de Barranquilla.  Toda una bacanería.


¿Cómo llegó? — Otro de los detalles  que rodearán a El Bacán es que se construirán pequeños muelles de donde zarparán lanchas que surcarán por el cauce del Magdalena. El barco que dejará de ser fantasma, ya que muchos no sabían porqué ha permanecido tanto tiempo encallado recibiendo los golpes de las aguas y la fuerte brisa, tiene 160 metros de largo por 22 de ancho.  Fue en su momento un buque carbonero llamado B Atlantic que llegó desde Venezuela a Barranquilla en 2018 para iniciar un procedimiento de desguace; sin embargo, los vestigios de la embarcación se convirtieron rápidamente en uno de los atractivos de la ciudad, especialmente del Malecón del Río, en donde locales y turistas se acercan a fotografiar y admirar el imponente barco que fue puesto en servicio en 1983 con funciones de granelero y hoy está nacionalizado.


El nuevo sonido de Cepeda I — El productor barranquillero Javier Cuello Gerlein y el ecuatoriano Giovanny Andrés Fernández son los autores de Lo que se va, el primer sencillo que recientemente fue lanzado y hará parte del decimocuarto álbum que prepara el cantautor y músico bogotano Andrés Cepeda. Lo grabó acompañado de la cantante mexicana y varias veces nominada a los premios Grammy, Ximena Sariñana. Lo que muy pocos sabían era que esa canción fue escrita especialmente para Cepeda por su estilo romántico y ser uno de los artistas colombianos más reconocidos en la escena musical Latinoamericana.


El nuevo sonido de Cepeda II — Es la primera vez que Cuello Gerlein compone para Andrés Cepeda. Los vinculó el productor estadounidense George Noriega, otro veterano productor que, además de ser el coautor del éxito Calma de Pedro Capó,  ha trabajado para estrellas como Ricky Martin, Shakira y Jennifer López. Todo el trabajo, desde grabación y realización del video de Lo que se va, fue en la virtualidad por la pandemia. “Para este tema quise cambiar el piano, el bajo, la guitarra, los vientos y la percusión, por herramientas que tenía guardadas en mi bodega de instrumentos musicales desde los 90”, dijo Cepeda. Para ello utilizó samplers, cajas de ritmo, sintetizadores y otros elementos como las maracas y tambora, que venía coleccionando.

+ Noticias


Y todo…¡por la cola de un gallo!
Conozca a Brownie, el perro presidencial de Chile que conquista las redes
Black Eyed Peas, Shakira y David Guetta, una mezcla a otro nivel
El vallenato de Jorge Celedón y Natalia Jiménez es para ‘morirse’ de emoción